Logo Soy Carmin
Huracán Dorian: padre pierde a su hijo de 5, ve morir a 15 más  
Trendy

Huracán Dorian: padre pierde a su hijo de 5, ve morir a 15 más  

La historia de Adrian Farrington, un padre, es quizás de las más dolorosas que alguien tenga para contar, luego de la furia del huracán Dorian. 

 

Por: Karen Villaseñor

Huracán Dorian: padre pierde a su hijo de 5, ve morir a 15 más  (Foto especial AP)

Huracán Dorian: padre pierde a su hijo de 5, ve morir a 15 más   | Foto especial AP

El huracán Dorian, es considerado uno de los fenómenos más fatalistas de la historia. Las Bahamas quedaron destrozadas, pero al final lo material es lo de menos. Este hombre vivió lo más doloroso que puede pasarle a un padre. Algo desgarrador, pierde a su hijo de 5 años, la corriente lo arrastró y no pudo hacer nada, ve morir a 15 más. 

Adrian Farrington, tiene el corazón destrozado, su mirada no está aquí, está llena de dolor, de impacto, de la furia de la naturaleza. Se fue, se fue entre la corriente, un pequeñito de solo 5 años, que tenía miedo y no dejaba de llorar. Hoy, el padre cuenta su historia en la cama de un hospital, el Princess Margaret (PMH), en Nassau. 

 

No pudo hacer nada 

Adrian Farrington, explicó al medio The Nassau Guardian: 

“Tenía la pierna entumecida, pero todavía estaba tratando de mantenerme a flote con mi hijo. Después de aproximadamente una hora de pisar el agua y sangrar, noté ... algunas aletas nadando a lo largo de las casas.

“Entonces, agarré a mi hijo y lo puse encima del techo. El agua estaba alta en el techo.

Farrington dijo que su hijo, Adrian Farrington Jr., de 5 años, seguía llorando.

“Seguí diciéndole: 'No llores. Cierra tu mes. No llores Sigue respirando. No llores Cierra la boca '”, dijo.

El agua estaba muy alta 

El padre relató, con el alma destrozada: 

"Tan alta que podría haber tomado mi codo y podría haberlo puesto en el techo para subir al techo".

"Pero antes de que pudiera sentarme en el techo para abrazarlo, la ráfaga del huracán lo arrastró por el techo de regreso a la marejada en el lado siguiente", dijo.

Guarda su última imagen 

Hoy, para este padre la vida no volverá a ser igual, él recuerda exactamente el momento en que su hijo intentó tomarlo de la mano y con pánico le gritaba 'papá. 

Pese a que el padre se movió rápidamente para ir a buscarlo, ya no lo encontró. Se sumergió pero no había nada. Él intentó sentir algo bajo el agua, que le indicara que ahí estaba su hijo, pero fue inútil. 

Mientras él lo hacía, otras personas se llevaron a su esposa, tenían que ir cuanto antes a un lugar seguro, pero él se resistió, no quería volver sin su hijo. El terror de saber que había tiburones nadando también lo mantuvo alerta.  

El padre nadó y nadó, hasta llegar a una iglesia, sin imaginar que sería testigo de una tragedia más: 

"La iglesia no tenía puertas ni ventanas, solo las paredes y el techo", observó Farrington.

Dijo que había unas 12 personas en la iglesia.

"La pared de la iglesia se movía como cuando pones ropa en la línea en un día ventoso", dijo.

“Entonces, después de notar que la pared temblaba tanto, me moví de una posición sentada a una posición de pie con la entrada de la puerta allí mismo. Cuando siento que la pared me empuja, todo lo que hice fue agarrarme de la pared ...

"... Todos los demás que estaban dentro, corrieron para tratar de sostener la pared y yo vi la pared y el techo aplastar a todos dentro de la iglesia.

¿Qué le quedó? Con el corazón desgarrado, siguió nadando y sus ojos vieron a un hombre que intentaba salvar a su familia: 

“Estaba este chico. Lo vi ver morir a su familia dentro de la casa y ... no podía salvarlos porque tenía todo resguardado ”. 

“La oleada estaba a medio camino de la puerta y él no podía abrir la puerta y yo miré que él golpeó la puerta. Sus hijos llorando por dentro y él afuera llorando.

“Después de que surgió la oleada y no pudieron salir, él simplemente dejó de nadar. Ni siquiera intentó subir al techo. No intentó hacer nada. Él simplemente dejó de nadar. Él simplemente se rindió ".

Sin embargo, Farrington continuó: 

 “Estaba gateando tratando de llegar a la clínica cuando algunas personas me vieron y terminaron de llevarme a la clínica. 

“Estas eran personas locales que estaban buscando, probablemente también buscando a sus familiares. Después de que me encontraron, me llevaron al hospital ".

TE RECOMENDAMOS