Logo Soy Carmin
Héctor Suárez: ‘¿Qué se hace cuando se tiene así de roto el corazón?’, su hijo lo despide con una carta 
Trendy

Héctor Suárez: ‘¿Qué se hace cuando se tiene así de roto el corazón?’, su hijo lo despide con una carta 

Una enorme herida en el alma y el corazón, es así como el hijo de Héctor Suárez, habla sobre la partida de su padre, esta mañana. 

Por: Karen Villaseñor

Héctor Suárez: ‘¿Qué se hace cuando se tiene así de roto el corazón?’, su hijo lo despide con una carta (Foto Instagram)

Héctor Suárez: ‘¿Qué se hace cuando se tiene así de roto el corazón?’, su hijo lo despide con una carta  | Foto Instagram

‘Me hará mucha falta verte, oírte, sentirte, tocarte, abrazarte, besarte’...

 ‘¿Qué se hace cuando se tiene así de roto el corazón?’ Es la pregunta de un hijo desconsolado, que amó a su padre hasta el último momento. Se fue Héctor Suárez, un gran actor, comediante, pero también un gran ser humano. Así lo confirma cada uno de sus seres queridos. Sin embargo, Héctor Suárez Gomís, está destrozado, lo despide con una carta. 

El hijo de Héctor Suárez, abrió el corazón, se mostró vulnerable, así, como cuando pierdes a un pedazo de ti y, no sabes qué hacer. Así, con el alma rota y los ojos cansados de llorar. Y es que nadie te prepara para un adiós, no importa si la persona ya es mayor o ha pasado por fuertes enfermedades, de todos modos sientes que te arrancan el corazón. 

Héctor Suárez Gomís destrozado por la partida de su padre 

Y es que hace apenas un par de horas que partió y él ya lo extraño, no tiene idea cómo le dirá a su hijo pequeño, Pablo, que su abuelo ya no podrá jugar con él. No sabe cómo le hará de ahora adelante para hablar con el fallecido actor, cada vez que sienta ganas de enviarle un mensaje...tendrá que aprender. 

 

Así lo escribió: 

Esta será la primera de muchas cartas mías que ya no vas a leer.

Estoy totalmente roto y me invade un gran dolor.

Han pasado apenas unas horas y de momento, lo que más extraño; es tu olor.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Héctor Suárez Gomís (@pelongomis) el

 

De niño cuando me abrazabas, tu olor se me quedaba impregnado durante horas. Además de sentir seguridad y todo tu amor, siempre, en cada abrazo; me sentía protegido cuando te olía.

Cuando me dabas las buenas noches, los buenos días, en nuestros saludos y nuestras despedidas; además de abrazarte y darte un beso, me encantaba olerte.

 

Hace cinco años fue la primera operación y recuerdo que cuando llegaron por ti para llevarte al quirófano, me invadió un miedo terrible porque existía la posibilidad de no volverte a ver y al abrazarte, respiré muy profundo para que nunca se fuera de mí ese olor... ¡El olor de mi papá!

En total fueron 15 operaciones y en las 15, hice exactamente lo mismo: antes de que te llevaran al quirófano, te daba un beso, te abrazaba y respiraba muy profundo para quedarme con tu olor... y hoy que me despedí de ti para siempre; lo hice por última vez. ¿Qué se hace cuando tienes así de roto el corazón? ¿Llorar? ¡No he parado de hacerlo! ¿Qué se hace cuando tu héroe ha dejado de existir? ¿Qué voy a hacer mañana cuando quiera mandarte un mensaje escrito o uno de voz?

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

TRES GENERACIONES

Una publicación compartida de Héctor Suárez Gomís (@pelongomis) el

 

¿Cómo le explico a Pablo que ya no va a volver a ver a jugar con su abuelo? ¿Qué va a hacer Ximena con ese encargo que ya nunca te podrá dar? ¿Cómo hago para dejar de sentir tanto dolor?

Hace exactamente un año estabas en el hospital, te iban a quitar el riñón izquierdo y te marqué a tu celular para decirte que no te perdieras la pelea de Andy Ruiz que yo acababa de ver en vivo.

 

¿Te acuerdas? ¡Te acabas de ir para siempre y ya estamos hablando de box!

Así será de ahora en adelante, voy a platicar contigo y me vas a responder en mi mente. No sé cuánto tiempo tarde en adaptarme a nuestra nueva forma de comunicarnos, pero lo voy a hacer todos los días y a todas horas.

Me hará mucha falta verte, oírte, sentirte, tocarte, abrazarte, besarte y lo que más extraño ahorita; es no poder olerte. ¡Gracias por ser mi papá!

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Esta será la primera de muchas cartas mías que ya no vas a leer. Estoy totalmente roto y me invade un gran dolor. Han pasado apenas unas horas y de momento, lo que más extraño; es tu olor. De niño cuando me abrazabas, tu olor se me quedaba impregnado durante horas. Además de sentir seguridad y todo tu amor, siempre, en cada abrazo; me sentía protegido cuando te olía. Cuando me dabas las buenas noches, los buenos días, en nuestros saludos y nuestras despedidas; además de abrazarte y darte un beso, me encantaba olerte. Hace cinco años fue la primera operación y recuerdo que cuando llegaron por ti para llevarte al quirófano, me invadió un miedo terrible porque existía la posibilidad de no volverte a ver y al abrazarte, respiré muy profundo para que nunca se fuera de mí ese olor... ¡El olor de mi papá! En total fueron 15 operaciones y en las 15, hice exactamente lo mismo: antes de que te llevaran al quirófano, te daba un beso, te abrazaba y respiraba muy profundo para quedarme con tu olor... y hoy que me despedí de ti para siempre; lo hice por última vez. ¿Qué se hace cuando tienes así de roto el corazón? ¿Llorar? ¡No he parado de hacerlo! ¿Qué se hace cuando tu héroe ha dejado de existir? ¿Qué voy a hacer mañana cuando quiera mandarte un mensaje escrito o uno de voz? ¿Cómo le explico a Pablo que ya no va a volver a ver a jugar con su abuelo? ¿Qué va a hacer Ximena con ese encargo que ya nunca te podrá dar? ¿Cómo hago para dejar de sentir tanto dolor? Hace exactamente un año estabas en el hospital, te iban a quitar el riñón izquierdo y te marqué a tu celular para decirte que no te perdieras la pelea de Andy Ruiz que yo acababa de ver en vivo. ¿Te acuerdas? ¡Te acabas de ir para siempre y ya estamos hablando de box! Así será de ahora en adelante, voy a platicar contigo y me vas a responder en mi mente. No sé cuánto tiempo tarde en adaptarme a nuestra nueva forma de comunicarnos, pero lo voy a hacer todos los días y a todas horas. Me hará mucha falta verte, oírte, sentirte, tocarte, abrazarte, besarte y lo que más extraño ahorita; es no poder olerte. ¡Gracias por ser mi papá!

Una publicación compartida de Héctor Suárez Gomís (@pelongomis) el

 

Visita nuestro canal en YouTube...

TE RECOMENDAMOS