Logo Soy Carmin
Abuelita: ‘No me vayan a abandonar’, llevaba una semana encerrada y sin comida 
Trendy

Abuelita: ‘No me vayan a abandonar’, llevaba una semana encerrada y sin comida

Luisa Victoria Sánchez, es una abuelita de 91 años que se robó el corazón de millones de internautas, luego de aparecer en redes sociales con lágrimas y desesperación pidieron un poco de comida. Pues, la tenían encerrada. 

Por: Karen Villaseñor

Abuelita: ‘No me vayan a abandonar’, llevaba una semana encerrada y sin comida (Foto especial Unsplash)

Abuelita: ‘No me vayan a abandonar’, llevaba una semana encerrada y sin comida  | Foto especial Unsplash

El ser humano es tan egocéntrico que tiene la idea de que nunca va a envejecer, por ello, no respetamos a los de la tercera edad. Esos adultos mayores que un día lo dieron todo por sus hijos, pero ahora reciben maltrato tras maltrato. Así, como la historia de esta abuelita, que hoy ruega desesperadamente ‘No me vayan a abandonar’, llevaba una semana encerrada y sin comida. 

El lamentable  hecho sucedió en Lima,  la abuelita de 91 años recientemente conmocionó las redes sociales. Pues, apenas y se podía apreciar su rostro tras la puerta de su propia casa. Tal parece que su hijo la encerró y no le dejó comida. La abuelita alertó a los vecinos con sus gritos, en los cuales pedía desconsolada un poco de ayuda. 

 

Rescatan abuelita encerrada y sin comida 

Fue gracias a los vecinos que los elementos del Escuadrón de Emergencia Lima Este 2, acudieron de forma inmediata al lugar. En el video viral, se puede apreciar como le piden a la abuelita, Luisa Victoria Sánchez,  que por favor ya no llore, que pronto la van a sacar y la llevaran a comer.  

Por su parte, los vecinos del  asentamiento Micaela Bastidas 2 en Ate Vitarte, expresaron que la abuelita es maltratada tanto física como emocionalmente, aparentemente por su hijo. El cual la dejó en casa encerrada, sin comida y sin electricidad; corriendo el riesgo de que pueda tropezarse y sufrir alguna  caída grave. 

El hecho, es que el Escuadrón de Emergencia, tuvo que entrar por el segundo piso.  Lo lamentable es que la abuelita de 91 años se encontraba en pésimas condiciones, tenía claras señales de desnutrición y además, estaba muy abrumada.   

‘No me vayan a abandonar’

La abuelita relató que un día anterior había comido arroz, pero que ya se le había acabado. Una vez fuera la pusieron en una silla de ruedas y ella suplicó que por favor no la abandonaran, lo repetía temerosamente una y otra vez. 

Desde luego, los expertos le pidieron que mantuviera la calma, que todo estaría bien y se dirigieron al hospital.  

Finalmente, los vecinos piden que se le busque algún asilo en donde la traten bien. Mientras que la Sección de Familia de la comisaría de Ate, ya abrió la carpeta de investigación para delimitar el culpable de semejante abuso y buscarle un sitio a la abuelita Luisa.

 

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS