Trendy

Su sueño de ser modelo la puso al borde de la muerte

Inició su carrera a los 15 años y antes de los 19 ya había aparecido en la portada de Vogue, pero el precio fue muy alto. 

Por: Ana Izabal

Instagram

Instagram

Para muchas niñas su más grande sueño es el de convertirse en una reconocida modelo, sin embargo, para muchas de esas pequeñas el sueño se convierte en pesadilla cuando se ven atrapadas en las garras de la anorexia y la bulimia. 

Para Kayley Chabot, una chica canadiense de 19 años, el sueño de recorrer una pasarela se volvió una realidad a la tierna edad de 15 años. Viendo el potencial que tenía, sus padres accedieron a enviarla a Nueva York donde iniciaría a trabajar medio tiempo en una agencia de modelaje, pero lamentablemente, los estrictos estándares de belleza de la compañía terminaron orillándola a quedar solo en los huesos. 

 

Instagram

 

Instagram

 

Básicamente, me dijeron que necesitaba perder más peso y que era mi obligación permanecer delgada.

Para Kayley, convertirse en modelo era su mayor anhelo, trabajar con grandes diseñadores y ser reconocida a nivel mundial, pero la ingenuidad de su edad le hizo creer que para lograr todo eso necesitaba dejar de comer. 

Su dieta diaria estaba conformada por 500 calorías solamente, además de cumplir con pesadas rutinas en el gimnasio por la mañana y de nuevo en la noche, por lo que al final del día, su cuerpo había quemado absolutamente todo.

 

Instagram

 

Instagram

 

Pero mientras su extrema delgadez le parecía "perfecta", su cuerpo le enviaba señales de que moría poco a poco. "Mi cabello se caía a montones y me desmayaba todo el tiempo" dice Kayley, ahora que ve el pasado con dolor y reconoce que desearía no haber llegado a esos extremos. 

Nadie me dijo que me detuviera. Todos pensaban que era el sacrificio que debía hacer para convertirme en una modelo famosa. En mi agencia me seguían cuestionando acerca de mi cuerpo y yo pensaba que era demasiado gorda. Solo tenía 15 años y estaba muriendo.

Conforme sus problemas físicos y mentales crecían, también lo hacía su carrera. A pesar de sólo ser una adolescente, le fue posible desfilar en los fashion shows más importantes de París y su mayor logro, aparecer en la portada de Vogue en su edición italiana.

Viendo sus sueños realizados y a la vez luchando contra su obsesión y conducta destructiva, se vio atrapa en un círculo vicioso del que pensó no podría escapar. 

 

Inatagram

 

Instagram

 

Para mantenerse delgada recurría a diferentes trucos, como basar su alimentación en café negro, incluso recuerda beber refresco dietético todo el día y ver documentales de personas obesas mientras hacía ejercicio. 

Pero el desorden alimenticio no fue todo, pues encontró en el alcohol y las drogas una salida fácil a todo el dolor que experimentaba, su adicción llegó a tal punto que un día simplemente no pudo más. 

Ahí estaba yo, luciendo tan enferma y todos seguían diciendo lo bien que me veía. Comencé a desear escuchar eso todo el tiempo, se convirtió una droga escuchar a las personas decir que estaba muy delgada.

Instagram

 

Hoy Kayley está de regreso en Canadá con su familia reconstruyendo la vida que dejó atrás. Paso a paso, va superando el daño físico y psicológico que sufrió durante sus días como modelo profesional y está concentrando todas sus fuerzas en convertir los malos hábitos en buenos.

Se esfuerza por llevar una vida saludable, comiendo correctamente, realizando todo tipo de actividades al aire libre y sobre todo, enseñando a las niñas más pequeñas la importancia de mantenerte siempre fiel a tu persona y a tu cuerpo. 

 

Esto puede interesarte: 

 

Temas

  • Trendy
  • Mujeres
  • Anorexia
  • Modelo

Comentarios

Te puede interesar