Trendy

¿Por qué se recurre a la prostitución?

Estudios ayudan a comprender la mentalidad del cliente

Por: Norma Portillo

Foto: Static.t13.cl

Foto: Static.t13.cl

La Universidad de Witwatersrand de Sudáfrica desmonta los estereotipos predominantes de hombres que pagan por sexo. Un estudio arrojó que los clientes suelen ser más o menos pudientes y tener estudios y cuatro de cada diez son solteros.

Es decir, los clientes no son explotadores y abusadores sexuales, sino que acuden a la prostitución por muchas razones, que abarcan desde la experimentación hasta la incapacidad de encontrar pareja, pasando por aquellos que quieren mantener relaciones con mujeres sin compromiso o que no encuentran satisfacción sexual con sus parejas.

Los clientes pueden no recurrir a la prostitución callejera sino que acuden a burdeles o centros de masajes, y los que acuden ahí suelen ser pudientes o con estudios.

Estas son las principales razones por las que los hombres recurren a la prostitución:

Disfruto haciendo el amor con gente diferente (47%)

Me ha permitido explotar mi sexualidad (40%)

Me permite probar cosas que no había probado antes (41%)

Me gusta que no haya lazos emocionales (38%)

Me permite hacer cosas que no podría hacer con mi pareja (28%)

Es la única manera en que puedo hacer el amor (25%)

El secretismo me excita (21%)

Me hace sentir mayor confianza sobre mi cuerpo y sobre mí mismo (21%)

Es bueno para mi autoestima (19%)

Lo hice por curiosidad (16%)

Es rápido y fácil: no tengo tiempo para otras relaciones sexuales (16%)

Es la única manera en que puedo obtener satisfacción sexual (9%)

No me siento preparado para otras relaciones sexuales (8%)

La encuesta también sugiere que el cliente se preocupa por la trabajadora sexual más de lo que se pensaba. Y el 35 % dijo que dejaría de visitar esos lugares si empezara una relación de pareja, mientras que el 27% no irían si pudiesen tener relaciones sin pagar por ellas, lo que refuerza el carácter sustitutivo de la relación.

Estos son algunos ejemplos de clientes que acuden a trabajadores sexuales:

Roger, 50 años, casado y con tres hijos. “Si tuviese una vida sexual activa en casa, definitivamente no utilizaría a las escorts, pero mi mujer nunca quiere”, explica. “Estamos felizmente casados, aún salimos, pero en lo que concierne al sexo… supongo que me he rendido”.

Por su parte Paul es un jubilado que cayó en severa depresión después de divorciarse, por lo que acudir con las trabajadoras sexuales le sirve como terapia “Me hace sentirme mejor y ayuda con mi depresión”, reconoce. “Quiero algo, ella quiere dinero, los dos estamos felices. Fin”.

Bob comenta: “Tengo mis necesidades, quiero sexo”; explica. “Esta es la única manera en que puedo hacerlo… Me siento especial, aliviado”.

Nick, un cuarentón soltero con gustos peculiares: “Si conoces a alguien, incluso si lo conoces desde hace un mes, te preguntas, ¿cómo saco a pasear el fetichismo en nuestra relación?”, se pregunta. “Es lo que para eso me sirven las escorts, ya que listan sus servicios, así que si hay cosas que quieres probar, están ahí”.

Otra característica común a muchas de estas relaciones es que no son exclusivamente sexuales. Nick, por ejemplo, afirma quedarse charlando un buen rato después del acto. Roger añade que “la mitad del tiempo quiero que me arrullen, que me abracen de manera íntima...”

Algunos dice que las prostitutas no se parecen en nada a la imagen que tenemos de ellas. “No son las heroinómanas violentas que pasan enfermedades de las que sueles leer, suelen ser gente normal”. Paul dice al respecto “Descubrí que muchas de las cosas que me habían contado eran mitos y basura”.

La conclusión a la que llegaron los investigadores es que “el deseo se encontrar placer sexual no significa automáticamente que los hombres que pagan por sexo simplemente busquen un cuerpo femenino pasivo y receptivo para el desahogo sexual”.

Y aunque algunas de ellas han pasado por situaciones violentas, la mayor parte de los clientes son capaces de respetar los límites.

También te puede interesar:

Temas

  • mujer
  • sexo
  • placer
  • prostitución
  • estereotipos

Comentarios

Te puede interesar