Trendy

No sabía en lo que me metía cuando me fui a vivir con él

Nada es como parece...

Por: Grecia Meza

Foto:mujerde10.com

Foto:mujerde10.com

Tengo varios años de relación con mi pareja, y desde hace ya algún tiempo habíamos platicado sobre el vivir juntos. Cuando el amor toca tu puerta no quieres escapar, al contrario, quisieras que estuviera vivo por el resto de tu vida. Estas son emociones que todas las parejas experimentan al inicio de una relación, pero que, con el tiempo, se van disolviendo para dar paso a otras emociones más profundas y duraderas.

Es cuando la relación cambia aún más, y decides por fin que el mudarse a vivir juntos puede ser una gran idea. Pero aunque no lo quieras, las dudas y el miedo se apodera de tu cabeza.

¿Te gustaría vivir con tu pareja en este momento? A mi me daría miedo, y es que dormir en la misma cama y compartir clóset, baño y refrigerador no es cualquier cosa, es cuando llega a nuestra cabeza el dicho de que "no conoces realmente a alguien hasta que no vives con él". Y totalmente cierta. 

* Suele pasar que la monotonía se apodera de los dos. Se pierden los nervios de verse, las mariposas en el estómago, las ganas de estar juntos cada instante… 

* Entenderás la importancia de darse su espacio. Antes aprovechaban cada oportunidad para estar juntos, y después de vivir juntos sabrán que es crucial darse un espacio para que cada quien haga lo suyo.

* Aprenderás a hacer acuerdos. ¿no te gustan sus ronquidos? ¿no levanta su ropa sucia? ¿no sabe usar la tapa del baño? Lo siento, pero tendrás que aprender a lidiar con eso todos los días. La tolerancia se convertirá en tu principal aliada. ¡Respira!

* Habrá más intimidad. Y no precisamente hablo de sexo. Se verán en calzones, con lagañas, despeinados… Pero no te asustes, se "supone" que su conexión será más profunda y tendrán entendimiento mutuo.

* Tendrás que compartir todo quieras o no. Sí, TODO. Olvídate de tener cosas solo para ti: cuando vives con tu pareja,todo se vuelve automáticamente de ambos. Hazte a la idea de que él se comerá tus barras de dieta, usará tu desodorante y se terminará tu champú carísimo.

* El dinero será platica de todos los días. Deberán tener “esa plática” nada romántica, por su bien. Esta  será para ustedes una etapa más realista, donde podrán desglosar gastos, hacer presupuestos y ver la forma en que se dividirán la renta, el súper, el gas, el agua... y bueno, todas esas cosas que pagan los adultos.

¿Estás lista para vivir con él?

Esto te puede interesar:

 

Temas

Comentarios

Te puede interesar