Trendy

Mobiliario para disfrutar del sexo

Diseñadores lazan propuesta para vivirlo intensamente

Por: Norma Portillo

Sillón   (Foto: Bala Studio)

Sillón (Foto: Bala Studio)

Muchas de las ahora leyendo, seguramente, han tenido algún encuentro sexual en un automóvil y aunque para algunas es muy incómodo, para otras representa el lugar donde se echa a andar la imaginación.

De igual manera, tener sexo fuera de cama, en cualquier otro lugar suena bastante erótico e interesante. De ahí tenemos que la pantalla grande se haya encargado de incluir en escenas famosas en las que el  mobiliario pasa a la historia como lugar ideal para tener sexo o por lo menos despierta la curiosidad de muchas de nosotras.

Es por eso que la filosofía de dos diseñadores mexicanos como son Xanath Lemmoglia y Andrés Amaya, retoma la tradición del mobiliario erótico y se han dedicado en cuerpo y alma al diseño de piezas que ayuden ergonómicamente a la actividad más placentera y que además los diseños sean de calidad.

Silla erótica   (Foto: Bala Studio)

 

“La idea del mobiliario erótico no es nueva, existe un gran ejemplo de esto desde el siglo XIX, como bien lo documenta Ramon Úbeda en su libro Sex Design (Ayer y hoy, 2004)”, cuenta Andrés Amaya,  “lo extraño es que, tratándose de una actividad importantísima para el ser humano, no se haya manifestado con esplendor en el siglo XX, donde encontramos una raquítica propuesta de construcción del paisaje erótico doméstico.

Esta pérdida del eslabón en la historia de este tipo de mueble se debe a la construcción de una sociedad hípersexualizada y agitada, con una visión del tiempo en donde llegar era más importante que transitar, lo que generó, en buena medida, la pérdida del mundo erótico. El proyecto que realizamos no esta ligado al análisis de una demanda del mercado, lo que proponemos es la reconstrucción de una sociedad que acepte su erotismo y en la que la sexualidad no continúe reducida a una habitación y a la experiencia de una cama o un sofá”.

La mesa   (Foto: Bala Studio)

 

Las piezas de Bala Studio han ganado varios premios, han sido exhibidas en museos y el interés por ellas crece cada día. “Recibimos muchos correos de Asia, Europa y América”, cuenta Andrés, “pero los países que terminan realizando una adquisición son menos, como EU, Francia, Bulgaria, Brasil o Japón, debido al alto costo de la exportación, sumado a que nuestras piezas son de edición limitada. Las personas que compran nuestros muebles compran un manifiesto, un discurso, una escultura y también un mueble para hacer el amor y, evidentemente, no lo esconden, sino que lo muestran en la sala de estar o en su habitación, ya que es una pieza que ofrece al usuario una forma de manifestar al mundo su postura respecto a la construcción erótica de su ser”.

Una vez que te acostumbras a accesorios para el sexo es muy probable que eches los eches de menos y que una king size resulte insípida. Es por eso que se cró la Suite Margarita Bonita cuya finalidad de este concepto no es otro que el diseño al servicio de la lujuria.

La musa   (Foto: Bala Studio)

 

Los hoteles que cuentan con este tipo de habitaciones son de cuatro o cinco estrellas, disponen de una decoración formada por piezas como la Movement Bed, una cama que cobra vida con movimientos circulares, verticales y combinados, y que está pensada para facilitar el apareamiento.

La suite Margarita Bonita está ya presente en numerosos hoteles del mundo. Con habitaciones estilo Catalina la Grande que pasó a la historia por modernizar el imperio ruso y por su voraz apetito sexual. Cuentan que su habitación era una especie de Disneylandia del sexo.

Revisando en Internet nos damos cuenta que existe un mundo de artilugios y mobiliario sexual como es la Silla del Amor automática. Diseñada por un profesor de robótica.

Con información de Smoda.elpais.com 

También te puede interesar:

 

Temas

  • mujer
  • sexo
  • muebles
  • erotismo
  • diseño

Comentarios

Te puede interesar