Trendy

Mara, al igual que todas las mujeres vulnerable hasta después de muerta

¿Dónde están los Derechos Humanos de todas y cada una de las mujeres que no han recibido justicia ni se ha esclarecido su muerte o paradero?

Soy Carmin
Por Soy Carmin

Estos días ante el caso lamentable de Mara Castilla que viene a engrosar la estadística del feminicidio en el país ha circulado una imagen que propone una serie de medidas para estar a salvo dentro de un vehículo enunciando frases como no te sientes detrás del conductor o tendrás tiempo de bajarte; la sed mediática de algunos bloggeros confunde a la gente; una mujer sola en un vehículo una vez que se traban los seguros está completamente VULNERABLE.

Me respalda el caso no solo de Mara, sino el de Samai Alejandra Vázquez Salgado en Puebla, quien fue asesinada a sueldo después de subirse a un taxi para ir a hablar con su novio sobre el hijo que estaba esperando, el novio era casado y pagó para que se le privara de la vida; ¿Ahí que pretexto hay? ¿Cuántas copas había tomado Samai? Ninguna, se subió a un taxi que se le acercó desde una plaza comercial, traía su GPS encendido, hablaba con su madre a quien dio las señas del taxista, las placas, a quien le pidió auxilio en el momento exacto de los hechos y quien llamó a la policía, pero fue demasiado tarde.

Robustece mi argumento de vulnerabilidad el caso de 'Daphne' y 'los Porkys', ya que el Juez señaló en su sentencia que el hecho de que pudiera cambiarse del asiento de atrás al de adelante evidenciaba que dentro del vehículo SUV, automático, en movimiento, seguros puestos y rodeada de tres hombres, ella era libre.

¿Entonces cuando estoy segura? Según el panorama latinoamericano actual y en un crudo resumen, nunca, defenderse del agresor en México podría costarte a ti una pena mucho mayor o una garantía impagable para estar libre durante el proceso, lo que se puede corroborar googleando el caso de Yakiri Rubio; vivimos en un Estado que multa las mujeres por prostitución pero envía a los contratantes a su casa con su esposa a que piensen en lo que han hecho.

Ninguna madre debería tener que identificar el cadáver de su hija en una plancha de la morgue, como ex fiscal, te prometo que es un momento que no se puede describir; invierte más tiempo la fiscalía buscando coches perdidos que esclareciendo los casos que involucran a mujeres, se mediatizó más el caso Wallace que el caso de María José Enciso Monroy, que está por cumplir un año más donde su agresor se niega a dar señales de su paradero protegido bajo el manto de los Derechos Humanos.

¿Dónde están los Derechos Humanos de todas y cada una de las mujeres que no han recibido justicia en este País ni se ha esclarecido su muerte o paradero? ¿Cuándo se empezará a proceder contra la violencia desatada en medios que linchan a la víctima por tener 19 años y estar en un bar como el 90% de los mexicanos?

Mara no era una niña de 19 años, es una persona mayor de edad que ha sufrido en vida el más bajo de los delitos y eso parece no importarle a nadie porque se discute como iba a vestida, que fotos posteaba, que frases compartía o su ingesta de alcohol.

Mara como muchas de nosotras aun después de su muerte sigue siendo VULNERABLE.

Por @Male Capetillo (Stephany Capetillo autor independiente)


Sigue a SoyCarmín en
y en

Comentarios