Trendy

Las llamas la desfiguran y así fue su transformación

Ella sufría pero alguien se compareció de su dolor...

Por: Martha Gastelum

Las llamas la desfiguran y así fue su transformación

Las llamas la desfiguran y así fue su transformación

En 2001 un terrible hecho cambio la vida de la pequeña Zubaida Hasan, que con tan solo 9 años de edad quedó atrapada en un incendio en un pueblo de Afganistán.

Sus quemaduras dañaron gravemente gran parte de su cara y su pecho, pues su cara se le había derretido literalmente sobre su pecho. Para su mala suerte, en ninguno de los hospitales locales podían hacer algo por ella.

La pequeña Zubaida sufría de dolor físico, pues no podía comer ni dormir bien porque no podía cerrar correctamente sus ojos y su boca.

Al año siguiente de su grave accidente, en 2002, su padre la llevó a una base militar de Estados Unidos y los soldados sintierón el dolor por el que la familia estaba pasando y de inmediato contactaron a un reconocido cirujano plástico de los Angeles.

Zubaida y su padre. Foto: viraldiario.com

El Dr. Peter Grossman se especializa en víctimas de quemaduras. Zubaida y su padre viajaron para conocer al médico y cuando este vio el estado de Zubaida y declaró que estaba muy grave y que en definitiva había que hacer algo. Este sería un proceso largo (estimó 3 años) para reconstruir su rostro y conseguir mejorar su estado.

Se tomaron múltiples injertos de piel de su espalda para ser utilizados para las operaciones. Los cambios se empezaron a notar después de cada intervención y con el tiempo ya se notó la cara de una niña.

Zubaida Hasan. Foto: bashny.net

 

El doctor  Grossman y su esposa estuvieron muy al pendiente de Zubaida, debido a que su padre necesitaba viajar a Afganistán, ellos decidieron llevarse a la niña a su casa, en el tiempo que ella necesitaba del resto de las operaciones. Zubaida llevó muchas alegrías a la vida de la pareja, pues Peter y su esposa no tenían ningún hijo propio.

Operación de Zubaida. Foto: viraldiario.com

 

En ese tiempo Zubaida aprendió inglés en sólo 12 semanas, en la escuela tenía amigos, y en la casa comenzaba a llamar “mamá” y “papá” a los Grossman. Finalmente, en lugar de tres años, la recuperación de Zubaida había ido tan bien que el tratamiento terminó después de sólo un año. Ella tuvo su décima operación en su undécimo cumpleaños.

Cuando la niña estaba lista, había llegado el momento de regresar con su familia y hubo tristeza en casa de los Grossman. Sin embargo cuando Peter y Zubaida abordaron el avión y llegaron a  Afganistán con los familiares de la chica, ellos se quedaron sin habla al ver los resultados que el médico había hecho en su hija.

Zubaida con sus médicos. Foto: grossmanburnfoundation.org

 

Para Peter Grossman fue una gran experiencia la que vivió con Zubaida. No solo por ayudarla en su proceso de reconstrucción facial sino que también pudo experimentar por un tiempo ser un "padre".

Al despedirse de Zubaida él bromeó y le dijo:

“Si me entero de que te casas a los 13 años, te voy a dar una patada en el trasero“.

Con una sonrisa en su nuevo rostro, Zubaida dijo que nunca olvidará al doctor Grossman.

Fuente:grossmanburnfoundation.org

Sigue leyendo:

 

Temas

  • Afganistán
  • Zubaida Hasan
  • mujeres
  • fuego
  • atrapada
  • vida
  • sufría
  • dolores
  • injertos
  • quemaduras

Comentarios

Te puede interesar