Logo Soy Carmin
Heber: el niño valiente que venció al cáncer de la mano de Dios
Trendy

Heber: el niño valiente que venció al cáncer de la mano de Dios

A Heber Antonio Venegas Carreto le detectaron un tumor alojado en su cerebro a los cinco años de edad. Clamó a Dios y le entregó su vida. Libró de su mano la batalla y contra todo pronóstico venció al cáncer. Ahora comparte su testimonio para brindar esperanza a quienes aún luchan contra la enfermedad

Por: Marisela Salazar

Heber: el niño valiente que venció al cáncer de la mano de Dios(Especial: Facebook)

Heber: el niño valiente que venció al cáncer de la mano de Dios | Especial: Facebook

La historia de una familia de Gómez Palacio, Durango nos demuestra que los milagros existen. A Heber Antonio Venegas Carreto le detectaron un tumor alojado en su cerebro a los cinco años de edad. Clamó a Dios y le entregó su vida. Libró de su mano la batalla y contra todo pronóstico venció al cáncer. Ahora comparte su testimonio para brindar esperanza a quienes aún luchan contra la enfermedad.

"No te rindas, confía en Dios, si se puede", expresó.

Todo comenzó en marzo del 2020. El vomito y el dolor abdominal frecuente de Heber durante las madrugadas alertó a sus padres y decidieron acudir con un Gastropediatra. Después de revisarlo, el especialista los refirió con un Neurólogo porque detectó que presentaba dificultades para caminar y pérdida de equilibrio.

El Neurólogo solicitó realizar una tomografía del cráneo de Heber con urgencia y los resultados fueron desalentadores. Fue en ese momento cuando el especialista mencionó el diagnóstico que ningún padre espera escuchar sobre la salud de su hijo. Su pequeño de cinco años y dos meses de edad tenía un tumor alojado en su cerebro.

"Volteó su computadora y me empezó a mostrar su cabecita, me explicó que tenía Hidrocefalia Obstructiva. Observé y vi algo en medio de su cerebrito que no me gustó. Me dijo señora lamentablemente es lo que yo temía. Es un tumor de fosa posterior", escribió su madre Karen Yulliana.

El 15 de marzo del 2020, Karen Yulliana dió a conocer el diagnóstico de su hijo Heber a través de sus cuentas oficiales pidiendo a sus familiares y amigos que se unieran en oración. En ese momento, entregó la vida de su hijo a Dios y clamó a Él para soportar la batalla que a penas comenzaba. Y con una fe inquebrantable declaró la victoria y la sanación de su pequeño. 

"Hoy con mis ojos llenos de lágrimas escribo todo esto porque sé que en el futuro será un recuerdo del cual diré: fue una lucha que nos acercó más a Dios y aumentó la fe que sentíamos perdida y declararemos victoria y sanación en el nombre de Jesús", publicó.

Después de ser diagnosticado, Heber fue internado de urgencia para drenar el líquido almacenado en su cerebro que le provocaba los vómitos y los dolores abdominales y de cabeza. Y permaneció en la Unidad Médica de Alta Especialidad número 71 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la ciudad de Torreón, en Coahuila.

"Sé que este es el comienzo de una lucha constante y sufrimiento pues no será fácil ver a mi niño en un quirófano o en quimios. Hoy declaro en el nombre de Jesús. Que mi hijo será sano en su nombre y seremos una familia que dé testimonio de principio a fin de esta horrible lucha", expresó.

Karen Yulliana no dormía velando el sueño de su hijo, se recostaba junto a él cada noche para contemplarlo, mientras sus lagrimas se desbordaban sin cesar. Su corazón estaba roto en mil pedazos, pero confió y descansó en los brazos de Dios, porque solo Él sabía su clamor de madre y jamás la abandonó. 

"Le pedía fuerza porque sentía que no podía más, me sentía destrozada. Le pedí que Él fuera el que nos guiara en esta lucha tan difícil, pues nunca había entendido el significado de lo que eran las luchas y las tribulaciones. Entendí que debía doblar rodilla como nunca lo había hecho pues la lucha estaba en lo que más amamos", dijo su madre.

Heber superó tres intervenciones quirúrgicas de alto riesgo. Soportó días difíciles y dolorosos, pero no se rindió, jamás desdibujó la sonrisa de su tierno rostro. Con la ayuda de los doctores, enfermeros, familiares y amigos, pero principalmente, de la mano de su bondadoso Dios luchó con todas sus fuerzas contra su enfermedad.

"Haber sigue de pie, demostrándonos a todos que existe un Dios de milagros y mientras haya vida hay esperanza, siempre y cuando nuestra fe esté puesta en Jesús. Me dice que le va a echar ganas porque quiere ir a cantar a la iglesia y tocar la batería", compartió su madre.

Un año y cuatro meses despúes de haber sido dignosticado, Dios hizo el milagro: Heber venció al cáncer. Sus padres decidieron decorar la camioneta familiar con globos de colores y cartulinas que anunciaban la victoria del pequeño de seis años de edad para agradecer a Dios por el milagro y brindar un mensaje de esperanza a quienes aún luchan contra esta terrible enfermedad. Y publicaron las fotografías en las se aprecia a Heber sonriente, celebrando que venció al cáncer. 

"Hoy fue mi última quimio. Hoy vencí al cáncer", escribieron.

Las imágenes se viralizaron rápidamente conmoviendo a miles de usuarios de redes sociales de todos los rincones del país que se unieron al festejo y enviaron emotivas felicitaciones y palabras de aliento al valiente niño que en medio de su enfermedad clamó a Dios y peleó de su mano una dura batalla hasta salir victorioso.