Logo Soy Carmin
Tiffany Wright se renta para ser dama de honor encubierta. FOTO: INSTAGRAM
Trendy

Ella se renta para dama, se prueba vestidos de novias "flojas" y hasta espía a novios en despedida

Ha participado como dama de honor encubierta en más de 150 bodas, ayudándole a las novias "flojas" hasta a probarse su vestido, y a espiar a sus prometidos

Por: Bonita Haro

La dama de honor profesional se prueba los vestidos de novia de sus clientas. FOTO: INSTAGRAM

La dama de honor profesional se prueba los vestidos de novia de sus clientas. FOTO: INSTAGRAM

Tiffany Wright, una joven de 36 años, tiene el trabajo más loco e inusual del mundo: se renta para dama de bodas. Aunque no lo creas, esta profesional de los matrimonios tiene entre sus obligaciones probarse vestidos de novias perezosas, e incluso, espía a los novios en sus despedidas de soltero.

Esta peculiar trabajadora es muy solicitada en lo que hace, al grado de haber ayudado, hasta la fecha, a 150 novias que la han contratado, desde el 2016 que inició el negocio. Y aquí va lo bueno, con cada cliente ha ganado más de 109 mil pesos, ¡impresionante!

Los caprichos de las novias

Originaria de Oxfordshire, la dama de honor profesional ha cumplido los caprichos de las novias que menos te imaginas, como asegurarse que las damas de honor se mantengan delgadas para el día de la ceremonia.

“Entonces, como una forma discreta de ayudarlos a perder peso, organicé un fin de semana de bienestar para todos ellos, que fue básicamente un campamento de entrenamiento para perder peso, confesó.

Asimismo, dio a conocer que también se ocupa de que las damas de honor no salgan embarazadas, ¿cómo le hará?

No es nada fácil

Tiffany reconoce que su trabajo no es nada fácil, pues le ha tocado cumplir pedidos de lo más comprometedores e inusuales, como cuando tuvo que viajar a Ibiza por orden de una novia celosa para vigilar a su prometido y sus acompañantes.

“Mantuve la distancia durante todo el viaje y los observé de cerca. Obviamente, había desconfianza en la relación, pero el novio no se equivocó, como informé”, detalló.

En otra de sus experiencias, Tiffany Wright dijo que también se le ha pedido que durante la boda mantenga al fotógrafo profesional alejado de los invitados más atractivos de la fiesta, con el fin de que no la opacaran en su gran día.

Cómo inició el negocio

A Tiffany se le ocurrió la idea de convertirse en una "dama de honor profesional" después de asistir a 17 bodas en dos años y notó un tema común en todos ellos: una novia extremadamente estresada.

"Aunque a veces estoy encubierta, al final de la boda, y después de que la novia ha tomado algunas copas, a menudo terminan diciéndole a las personas quién soy y que en realidad solo me encontraron hace un par de semanas".

La dama de honor profesional tiene en su colección una gran cantidad de vestidos de dama de honor de las 150 bodas que ha asistido como profesional, de las cuales, solo 7 ha ocupado verdaderamente ese título, y en el resto ha servido como asistente personal prenupcial.

Ella comenta que no tener una conexión personal o familiar con alguno de los involucrados en la boda, puede ser un gran alivio y una ayuda para el cumplimiento de algunas tareas.

"'Por ejemplo, los padres de una novia se divorciaron y su padre quería traer a su nueva novia (que tenía una edad similar a ella) con él a la boda y era mi trabajo darle la noticia a su madre".

"Puede ser un trabajo difícil a veces, pero es único y no podría desear una mejor carrera, a pesar de las bridezillas".