Trendy

El calvario de las esposas de tripulantes del submarino argentino desaparecido

"Fernando es un padre maravilloso. Mi compañero de todo. Cuando caí, él me levantó. Siempre nos separó el trabajo", cuenta Jesica Gopar.

Por: Gisselle Acevedo

Facebook: Jesica Gopar

Facebook: Jesica Gopar

El submarino argentino, ARA San Juan desapareció hace 8 días, no hay noticias sobre los 44 tripulantes que iban a bordó, tampoco se sabe qué es lo que realmente pasó con la nave.

Esposas, madres, padres, llora, hijos de apenas meses han aprendido a decir papá, pero solo el viento les responde; papá no vuelve, no aparece por la puerta y tal vez jamás lo haga.

Al conocer el calvario que están viviendo estas familias, uno por segundos se pone a pensar qué harías en una situación similar y de inmediato la piel se eriza, las lagrimas salen sin preguntar. 

Han pasado ocho días, ocho largos y dolorosos días y la mayoría de los que perdieron a un ser querido dentro de la mencionada tripulación han optado por despedirse al no encontrar ninguna esperanza y otros más lloran, se aferran, siguen esperando un milagro que no llega. 

Hablemos primero del caso de Jesica Gopar, una de las mujeres que vio partir a su esposo, pero no le ve volver.

"ADIOS AMOR", con estas dos palabras escritas en mayúsculas, Jésica eligió despedir a su marido, Fernando Santilli, uno de los 44 tripulantes del submarino y que los indicios apuntan a que habría sufrido una explosión en su interior a pocas horas de la última comunicación el miércoles de la semana pasada.

Tras ser informada de las novedades, la mujer recurrió a su cuenta de Twitter para expresar sus sentimientos.

El martes subió un posteó a su cuenta en Facebook en la que le contaba a su pareja que el pequeño bebé que tienen lo esperaba y que había aprendido a decir "papá".

"Fernando es un padre maravilloso. Mi compañero de todo. Cuando caí, él me levantó. Siempre nos separó el trabajo. Fragata libertad, Francia por 5 meses y ahí siempre por 13 años juntos. Respiro por él. Que no se termine la búsqueda. Te necesito en casa", había escrito ayer junto con otro mensaje: "¿Hasta cuándo? Tengo un hijo. Nunca nos preparan para esto. Yo sola estoy buscando ayuda psicológica, me estoy quedando sin esperanzas y pienso Cómo será todo sin él. Me duele el alma. Me quiero morir. Hijo por vos lucho".

 

Esta no es la única historia desgarradora, hay otras peores, sí como la de la esposa de uno de los tripulantes del submarino ARA San Juan que sufrió un infarto luego de que la Armada le informara que la nave sufrió una explosión.

Al enterarse de la trágica noticia, los familiares explotaron en llanto y en ira. Algunos denunciaron que las autoridades les habían mentido. Otra mujer embarazada tuvo que ser internada tras descompensarse. 

Según la agencia ANSA, varios familiares de los marinos debieron ser ingresados en el Hospital Privado de Comunidad de Mar del Plata.

"La esposa de un tripulante, al enterarse de la posibilidad de un desenlace fatal, sufrió un infarto, mientras que otra mujer embarazada tuvo que ser atendida por una descompensación", agregó la agencia.

"Aún no trascendieron las identidades de ambas. La mujer infartada permanecía estable, mientras que la embarazada presentaba un cuadro sin complicaciones, aunque seguía en estado de shock", finalizaron.

También habló Itatí Leguizamón, la mujer coincide con Jessica Gopar,: 

"No dijeron que están muertos, pero es una suposición lógica, desde el miércoles están ahí", dijo a la prensa la mujer que de apoco deja ir al gran amor de su vida y se consuela publicando fotografías en donde se les ve felices, abrazados, juntos, como tal vez nunca más lo estén. 


Y por lamentable que parezca, no solo hay viudas, en la tripulación también iba una mujer exitosa que podría estar muerta. Se llamaba Eliana María Krawczyk, la primera submarinista en obtener el cargo de oficial de la historia argentina.

Eduardo, el padre de Eliana, vio a su hija por última vez hace dos semanas, antes de que el navío zarpase.  

"Me dijo que estaba contenta de estar embarcada. Ella es jefa de armas del submarino. No es un oficial que se recibió y quedó ahí nomás, ella sigue estudiando", añadió.

Krawczyk, de 34 años, estudió Ingeniería Industrial en su Oberá natal. Sin embargo, en un momento decidió abandonar la carrera para entrar a la Armada. Había visto una propaganda en internet sobre la vida en los buques de guerra y se interesó.

En 2003 rindió el ingreso a la Escuela Naval Militar, le fue bien y en 2004 ya estaba integrada en la que sería la promoción Nº 137.

"Era la pasión de ella, el amor de ella es el mar", afirmó Eduardo Krawczyk. "Es la primera mujer argentina en llegar a oficial. Y de Sudamérica", agregó, orgulloso.

Ella es Eliana María Krawczyk.

Las últimas noticias sobre el submarino 

Una explosión en el submarino argentino ARA San Juan. Eso fue lo que comunicó hoy por la mañana, en su primer parte oficial, el portavoz de la Armada, Enrique Balbi. Como había hecho ayer, cuando anunció que se había encontrado una “anomalía hidroacústica” y luego aseguró que se trataba de “un ruido”, el funcionario militar se sirvió de varias palabras para describir el fenómeno:

“Se detectó un evento anómalo singular corto violento no nuclear consistente con una explosión”. Al final de su conferencia de prensa, cuando le preguntaron si se trataba de una explosión, Balbi reconoció: “De acuerdo a este informe, sí”.

Ocurrió el miércoles 15 a las 10.31, tres horas después de que el submarino ARA San Juan, con 44 tripulantes abordo, se comunicara por última vez. Fue en una zona del océano que coincide con la ruta que la nave debía realizar hacia Mar del Plata.

La Armada no confirmó ni descartó que esa explosión proviniera del submarino pero, minutos después del anuncio, Itatí Leguizamón, esposa de uno de los tripulantes, aseguró:

“Ya no tengo esperanzas”."¡Cómo voy a estar esperanzada! Mandaron una mierda a navegar"

La tragedia ha enlutado a Argentina: 

 

Temas

  • Jesica Gopar
  • Submarino ARA San Juan
  • Argentina
  • mujer
  • amor

Comentarios

Te puede interesar