Logo Soy Carmin
Acoso y una familia rota son parte de la historia de Salvador Ramos, autor del tiroteo en Texas.
Trendy

Acoso y una familia rota son parte de la historia de Salvador Ramos, autor del tiroteo en Texas

De acuerdo con medios internacionales, el joven abandonó la escuela debido al acoso escolar que vivía continuamente; sus amigos y vecinos lo describen como “buena persona” y “tímido”, razón por la que su actuar genera más conmoción.

Por: Alicia Kelsey López Medina

Acoso y una familia rota son parte de la historia de Salvador Ramos, autor del tiroteo en Texas.(Especial: Twitter.)

Acoso y una familia rota son parte de la historia de Salvador Ramos, autor del tiroteo en Texas. | Especial: Twitter.

Acoso y una familia rota son parte de la historia de Salvador Ramos, autor del tiroteo en Texas. Las historias de vida no justifican las acciones de las personas, pero sí permiten conocer los posibles detonadores de sus acciones, sobre todo cuando atentan con la vida de los demás. Y eso ocurrió con el responsable del tiroteo en la escuela primaria Robb, en Uvalde, Texas, cuyo actuar cobró la vida de 19 menores de edad y dos maestras la tarde de ayer.

De acuerdo con diario El País, el actuar del joven de 18 años de edad ha conmocionado a los habitantes de ese lugar, sobre todo a la comunidad latina que predomina en la zona que está poblada por americanos de primera o segunda generación que son hijos de migrantes mexicanos y por eso casi todos dominan el español. Estas personas viven entre la ciudad de San Antonio y la frontera de México.

Te puede interesar: Mamá transgénero amamanta a su bebé y genera enojo entre usarios de redes

Lo que más sorprende a los habitantes latinos es que se trata de una historia llena de contrastes. Por una parte, la acción de Salvador Ramos ha sido catalogada como la peor masacre en una escuela en los últimos 10 años; por otra parte, algunas personas expresaron que recuerdan que el joven era “calladito”, retraído, solitario y fanático de los videojuegos, sobre de “Call of Duty and Modern Wafare”.

Para comprender más sobre la historia del agresor, el medio indagó entre los vecinos y recopiló los siguientes datos: su mamá, Adriana Martínez, “andaba en malos pasos” por el consumo de drogas y no cuidaba de él. En cuanto a su papá, simplemente no está presente en su vida. Por estas razones, sus abuelos se hicieron cargo de él; los abuelos ocupan una casa en la calle de Díaz, a escasos metros de la primaria Robb.

También se sabe que hasta el mes pasado trabajó en el restaurante de comida rápida Wendy’s, ya que renunció. Ahí lo describieron como tímido y sin muchas amistades porque tenía dificultad para relacionarse con las personas; esto se evidenciaba porque, a diferencia de otros empleados, no se integraba al equipo de trabajo.

Un hombre de nombre Eric, de 44 años, que prefirió no decir su apellido, compartió que su hijo estudia en la misma escuela donde acudía Salvador Ramos, a quien definió como “buena gente”, aunque también recordó que era víctima de acoso escolar. “Mi hijo dice que conoce a un muchacho al que le gustaba pegarle a él (en referencia al tirador)”.

Con respecto a este ámbito (el escolar), el diario The Washington Post investigó que el agresor era víctima de acoso escolar porque tenía problemas de tartamudez y un fuerte seseo. Además, en una ocasión, publicó en sus redes sociales una foto en la que se veía que tenía delineador, lo que hizo que algunos compañeros se burlaran de él.

El medio igual habló con uno algunos de los pocos amigos del joven; por ejemplo, Santos Valdez, quien recordó que estudió con Salvador Ramos en la primaria y que jugaban videojuegos juntos, pero empezó a cambiar su actitud e incluso le confesó que “por diversión” se cortaba con cuchillos. En tanto, Stephen García, quien se consideraba el mejor amigo del joven en octavo grado, dijo que “era el niño más agradable, más tímido” y que sufría de mucho acoso escolar.

Puedes leer: Influencer ofreció regalar lipo a fan y una madre escribió: "mejor regálame una quimio para mi hijo"

Esta situación provocó que Salvador Ramos dejará la escuela y, hasta cierto punto, se alejara de la vida social. A veces ayudaba a su abuelo en los trabajos que hacía; para el adulto mayor, no hubo nada inusual en la actitud de su nieto, además de que dijo que desconocía que tenía, ya que de saberlo hubiera hecho algo para frenarlo.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Alicia Kelsey López Medina

Las letras se volvieron mi refugio cuando tenía 12 años; con el paso del tiempo, mi amor por ellas creció y aquí estoy. Escribir me ha permitido colaborar con diferentes medios como el Diario de Yucatán, El Universal, Novias Pashá y Yo amo los zapatos. Mediante este noble trabajo puedo escribir desde notas humanas hasta moda; sin embargo, para mí, lo más importante es ser un canal para darles voz a quienes no son escuchados.

Ver más

Comentarios