Logo Soy Carmin
Consejos de sexualidad revelados por Harvard. Foto: Pexels
Sexualidad

Once cosas que aprender para no seguir siendo mala en la cama: Harvard

Si quieres mejorar tu vida sexual, debes poner en práctica estas recomendaciones avaladas por expertos.

Por: Jazmin Lopez

Consejos de sexualidad revelados por Harvard. Foto: Pexels(Copyright (c) 1998 Hewlett-Packard Company)

Consejos de sexualidad revelados por Harvard. Foto: Pexels | Copyright (c) 1998 Hewlett-Packard Company

La vida sexual es muy importante en una pareja. Desafortunadamente, existen muchas mujeres que carecen de información respecto a este tema y no se desenvuelven al máximo bajo las sábanas. Es por ello que hoy te daremos a conocer los mejores métodos para mejorar en el sexo, de acuerdo con investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

Consejos de sexualidad. Foto: Unsplash

11 cosas que aprender para ser mejor en la cama: Harvard

1. Practica ejercicios de Kegel

Los ejercicios de Kegel sirven para fortalecer los músculos pélvicos. 

¿CÓMO HACER LOS EJERCICIOS KEGEL?

1. Asegúrate de que la vejiga esté vacía, luego siéntate o acuéstate, como gustes.
2. Aprieta los músculos de la pelvis y mantenlos así hasta contar 8 segundos.

3. Relaja los músculos y cuenta hasta 10.

4. Repite 10 veces, 3 veces al día (mañana, tarde y noche).

5. Respira profundamente y relaja el cuerpo cuando estés haciendo estos ejercicios. Cerciórate de no apretar el estómago, los muslos, los glúteos ni los músculos del pecho. Después de 4 a 6 semanas, notarás algunos cambios en tu cuerpo.

2. Escribe tus fantasías

Se trata de explorar prácticas que crees que serán excitantes para ti o tu pareja. Por ejemplo, piensa en situaciones que te resultan excitantes y explícaselas. Este ejercicio es especialmente útil para parejas con poco deseo sexual.

3. Comienza a usar vibradores

Los vibradores pueden ayudar a las mujeres a conocerse mejor sexualmente, por lo que pueden explicar a su pareja qué es lo que les gusta al momento de tener relaciones.

4. Tómate tu tiempo

A medida que envejecemos, los reflejos sexuales se ralentizan. Es por ello que se suele necesitar más tiempo para llegar al orgasmo, y por eso es más fácil lograrlo en un entorno tranquilo, cómodo y sin interrupciones. Invertir más tiempo en hacer el amor nos puede llevar a experiencias sexuales mucho más satisfactorias.

5. Sé cariñosa

Aunque los problemas en la cama te preocupen y estés tensa, besarse y abrazarse es esencial para mantener los vínculos emocionales y físicos. Así que no te olvides de estos detalles bajo las sábanas.

6. Prueben diferentes posturas sexuales

Ampliar el repertorio de posturas, además de hacer que el sexo sea más interesante, puede ayudar a superar ciertos problemas. Además, ciertas posiciones facilitan que la mujer llegue al orgasmo.

7. Tengan más contacto

Muchos terapeutas aconsejan técnicas de enfoque sensorial para recuperar la intimidad física sin sentirse presionado. Se trata de tocarse el uno al otro mientras cada uno se concentra en sus percepciones y su sensualidad.

8. Lubrícate

Es común que la transición a la menopausia vaya acompañada de sequedad vaginal, que se puede subsanar con geles lubricantes. Los lubricantes son útiles para evitar relaciones sexuales dolorosas, que suelen derivar en problemas de libido y tensiones en la pareja.

9. Lee sobre sexo

La sexualidad en pareja es muy importante, así que si consideras que necesitas información al respecto, busca lo que es más adecuado para ti y asegúrate de que tanto tú como tu pareja están bien informados. Pueden intercambiar los pasajes que les resultaron más interesantes.

10. Olvídate de todo y relájate

Los investigadores de la Universidad de Harvard recomiendan que antes y durante el acto sexual te relajes lo más que puedas. Haz algo que te calme y te haga sentir bien antes de iniciar las relaciones sexuales, como salir a cenar o practicar técnicas de relajación como ejercicios de respiración.

11. Sé positiva y no te rindas

Si a pesar de haberlo intentado la situación no mejora, no te desesperes. Recurre a tu médico para que te ayude o te ponga en contacto con un terapeuta sexual que identifique lo que te priva de tener una vida sexual satisfactoria. ¡Manos a la obra!

TE RECOMENDAMOS