Logo Soy Carmin
Eyaculación femenina ¿realmente ocurre y cuándo sucede?
Sexualidad

Eyaculación femenina ¿realmente ocurre y cuándo sucede?

Un tema que parece un mito, te contamos todo lo que debes saber sobre la eyaculación femenina.

Por: Janet Barragán

Eyaculación femenina ¿realmente ocurre y cuándo sucede?(Pexels)

Eyaculación femenina ¿realmente ocurre y cuándo sucede? | Pexels

Eyaculación femenina ¿realmente ocurre y cuándo sucede? La eyaculación femenina es cuando la uretra de una mujer expulsa fluido durante las relaciones sexuales. Puede suceder cuando una mujer se excita sexualmente, pero no se relaciona necesariamente con tener un orgasmo.

Los científicos no comprenden totalmente la eyaculación femenina y existen investigaciones limitadas sobre cómo funciona y su propósito. La eyaculación femenina es perfectamente normal, aunque los investigadores tienen opiniones divididas sobre cuántas personas la experimentan.

 

¿Qué es la eyaculación femenina?

La eyaculación femenina puede suceder debido a la excitación sexual.

La eyaculación femenina se refiere a la expulsión de fluido de la uretra durante el orgasmo o excitación sexual. La uretra es el conducto que traslada la orina de la vejiga hacia el exterior del cuerpo.

Existen dos tipos diferentes de eyaculación femenina:

  • Derramar fluidos

Usualmente, este fluido es incoloro e inodoro, y se presenta en grandes cantidades.

  • Eyacular fluidos

Este tipo se parece mucho más al semen masculino. Usualmente es espeso y lechoso.

El análisis ha demostrado que el fluido contiene fosfatasa ácida prostática (FAP). La FAP es una enzima que se encuentra en el semen masculino que ayuda a la movilidad del esperma.

Además, la eyaculación femenina usualmente contiene fructosa, que es una forma de azúcar. Generalmente, la fructosa se encuentra presente en el semen masculino en donde actúa como una fuente de energía para el esperma.

  • ¿Es real la eyaculación femenina?

Durante muchos años, los científicos consideraban que las mujeres que eyaculaban durante las relaciones sexuales estaban experimentando problemas de continencia. Desde entonces, la investigación rechazó esta idea y confirmó la existencia de la eyaculación femenina.

Un estudio de 2014 determinó que el fluido se acumula en la vejiga durante la excitación y sale a través de la uretra durante la eyaculación. Siete mujeres que reportaron experimentar la eyaculación femenina durante las relaciones sexuales fueron parte del ensayo.

El estudio determinó que todas las mujeres empezaron con una vejiga vacía, que se empezó a llenar durante la excitación. Las tomografías después de la eyaculación revelaron que las vejigas de las participantes estaban vacías nuevamente.

¿Qué tan normal y común es?

La eyaculación femenina es perfectamente normal, aunque las personas no lo discuten con mucha frecuencia. De acuerdo con la Sociedad Internacional para la Medicina Sexual, diferentes cálculos sugieren que entre el 10% y el 50% de las mujeres eyaculan durante las relaciones sexuales.

Algunos expertos consideran que todas las mujeres experimentan eyaculación, pero muchas no lo notan. Es posible que no lo sepan porque el fluido puede desplazarse para atrás, hacia la vejiga, en lugar de salir del cuerpo.

¿Existe algún beneficio para la salud?

Los beneficios médicos de las relaciones sexuales incluyen aliviar el estrés.

No existe evidencia de que la eyaculación femenina tenga algún beneficio para la salud. Sin embargo, una investigación determinó que las relaciones sexuales en sí ofrecen varios beneficios.

Durante un orgasmo, el cuerpo libera hormonas analgésicas que pueden ayudar con el dolor de piernas y espalda, dolores de cabeza y cólicos menstruales.

Inmediatamente después del clímax, el cuerpo libera hormonas que promueven un sueño reparador. Estas hormonas incluyen prolactina y oxitocina.

Otros beneficios médicos incluyen:

  • aliviar el estrés

  • estimular el sistema inmunológico

  • proteger contra enfermedades cardíacas

  • reducir la presión arterial

  • Conexión con el ciclo menstrual

TE RECOMENDAMOS