Logo Soy Carmin
5 Cambios en tu vagina tras dar a luz: soluciones
Sexualidad

5 Cambios en tu vagina tras dar a luz: soluciones

Si estás desesperada porque tu zona íntima no luce como antes; no te preocupes, tenemos las respuestas que tanto esperabas.

Por: Jazmin Lopez

FOTO: Pexels

FOTO: Pexels

El embarazo es un proceso que conlleva constantes cambios y después de él, se presentan otros cuantos. En ocasiones, resulta difícil preverlos y nos toman por sorpresa. Sin embargo, no debes alarmarte debido a que es un proceso totalmente natural por el que todas las mujeres que traen a un nuevo ser al mundo, pasan.

En esta ocasión te daremos a conocer 5 cambios que presenta tu vagina tras dar a luz y algunas de las soluciones para acelerar el proceso de recuperación.

Resequedad

Este es uno de los cambios más comunes después del parto y que preocupa a muchas mujeres. ¿Por qué se reseca la vagina después de tener a un bebé? Esto se debe a que los niveles de estrógeno se disminuyen debido a la lactancia. Una vez que dicho periodo finaliza, tus niveles de estrógeno vuelven a aumentar y tu lubricación vaginal se regenera. Así que no te preocupes, es un proceso natural y tu cuerpo se recuperará poco a poco.

Sangrados

No se da en todos los casos, pero si te pasa a ti, no debes asustarte al menos que sea un sangrado excesivo. Estas descargas de líquido, por lo general, duran entre 2 y 6 semanas. A medida que  pasa el tiempo, los loquis cambian de color y también se modifica tanto la cantidad como la consistencia.

Cambio de color

Otro de los cambios que tu vagina presenta luego de dar a luz es el color de la vulva (el área exterior de la vagina que incluye clítoris, labios y periné).  ¿A qué se debe el cambio de color? La pigmentación de esta área suele modificarse por las alteraciones hormonales que presentaste durante el embarazo. Las suturas (en caso de que se te hayan practicado), también son una razón importante por el que se modifique el tono de esa zona. Sin embargo, tu piel se recuperará poco a poco.

Dolor

Después de dar a luz, muchas mujeres padecen de ardor o dolor en la vagina, sin embargo, no se da en todos los casos. Los factores que influyen para que esto paso son los desgarros y la episiotomía.

Si el desgarro fue mínimo, seguramente los puntos que se apliquen serán pocos y, por lo tanto, la recuperación será rápida. Mientras que si se trata de episiotomía, lo más probable es que mientras los puntos sanen, es inevitable que sientas cierto tipo de molestias al menos que tomes algunos analgésicos.

Algunos médicos recomiendan tomar ibuprofeno para disminuir el dolor. También es recomendable tomar baños de agua tibia para que el malestar e inflamación disminuyan.

 

Flacidez

Tras un parto, es muy probable que sientas tu vagina más flácida (y con justa razón) ya que esta se ensancha lo suficiente para que tu bebé pueda salir. Si te sientes desesperada y no sabes cómo recuperar el nivel de elasticidad que poseías antes de dar a luz, lo primero que debes tener en cuenta que es un proceso que lleva su tiempo.

¿Cómo puedes solucionar la flacidez vaginal?

Existen varios métodos que te pueden ayudar pero esta vez te daremos a conocer los más efectivos.

- Radiofrecuencia

Este método es de los más modernos y promete ser menos invasivo. Consiste en el estrechamiento de la vagina por calentamiento, ya que al recibir calor el tejido vaginal produce más elastina y colágeno. Los resultados de este tratamientos se estiman en un 88% exitosos luego de 12 meses de práctica. El resultado es permanente y el tratamiento es indoloro. 

 

- Cirugía 

Este método es más invasivo que el anterior y solo se puede realizar en casos extremos en los que la vagina ha sufrido demasiado daño o estiramiento. La cirugía consiste en la reconstrucción del tejido vaginal y solo puede ser determinado por un especialista.

- Rehabilitación de la zona pélvica

Este método es considerado por los especialistas como clásico y con resultados más lentos. Consiste en el fortalecimiento de la pelvis mediante la realización de ciertos ejercicios. Esta alternativa es la "menos efectiva" en el sentido de que muchas mujeres renuncian antes de lograr resultados, aún así es la menos dolorosa o riesgosa. 

Opciones alternativas para disminuir la flacidez vaginal


Para intensificar la recuperación de tu zona pélvica de manera más rápida y menos intensa, puedes hacer ejercicios Kegel.

¿Qué son los ejercicios Kegel?

Los ejercicios de Kegel pueden ayudar a fortalecer los músculos debajo del útero, la vejiga y el intestino grueso. Pueden ayudar tanto a hombres como mujeres y se pueden realizar en situaciones como las siguientes:

-Después de una cirugía ginecológica (mujeres)

-Después de una cirugía de la próstata (hombres)

-A medida que envejece

-Si aumenta de peso

-Después de un embarazo y parto


¿Cómo hacer los ejercicios Kegel?

1. Cerciórate de que la vejiga esté vacía, luego siéntate o acuéstate, como gustes.

2. Aprieta los músculos de la pelvis y mantenlos así hasta contar 8 segundos.

3. Relaja los músculos y cuenta hasta 10.

4. Repite 10 veces, 3 veces al día (mañana, tarde y noche).

5. Respira profundamente y relaja el cuerpo cuando estés haciendo estos ejercicios. Cerciórate de no apretar el estómago, los muslos, los glúteos ni los músculos del pecho. Después de 4 a 6 semanas, notarás algunos cambios en tu cuerpo.

 

Si observas que tu zona íntima presenta algunos de los cambios que te presentamos en esta ocasión, es importante que sepas que son totalmente normales. Obviamente, al pasar por diversos procesos, tu entrepierna sufre algunos cambios.

Sin embargo, debes dejar que el tiempo haga lo suyo y que el cuerpo actúe bajo su propia naturaleza ya que poco a poco irás recuperando la elasticidad, el color y todos los cambios que presentaste tras traer a un nuevo ser al mundo.

Sigue leyendo: Esto es lo que causa mal olor en tu zona íntima

Temas

  • cambios
  • zona íntima
  • post parto
  • mujer
  • bienestar
  • salud
  • cómo recuperar
  • soluciones
  • ejercicios
  • kegel
  • dar a luz

Comentarios

TE RECOMENDAMOS