Logo Soy Carmin
Los cinco venenos blancos que comes todos los días y dañan tu cuerpo.
Salud

Los cinco venenos blancos que comes todos los días y dañan tu cuerpo 

Hoy en día donde enfermedades como la obesidad, la hipertensión y la diabetes cobran vidas al por mayor, es importante conocer lo que hay detrás de nuestros alimentos y la importancia de comer aquello que realmente nos haga bien 

Por: Brenda Colón Navar

Los cinco venenos blancos que comes todos los días y dañan tu cuerpo.(Pexels)

Los cinco venenos blancos que comes todos los días y dañan tu cuerpo. | Pexels

Cada vez hay más consciencia sobre la importancia de comer sanamente y aunque en la nutrición hay un sinfín de opciones, lo más fácil en un principio es eliminar aquello que no nos hace bien, por ello te contaremos todo sobre los cinco venenos blancos que comes todos los días y dañan tu cuerpo. 

Aunque suene alarmante es real. Si bien, varios médicos señalan que el ser humano puede comer de todo siempre y cuando cuide el tipo de alimento, la frecuencia con la que le consume y la forma en que está preparado, la realidad es que caemos en platillos cómodos y muchas veces pensamos que comer sano es caro cuando no es así.

Los cinco venenos blancos de la nutrición han sido catalogados así porque aunque su sabor puede ser parte de nuestros favoritos, el consumirles en exceso daña nuestro organismo y detona varias enfermedades como la diabetes, la hipertensión y la obesidad, las que más vida cobran hoy en día e inclusive en niños. 

Lo ideal es alimentarnos de frutas, verduras, alimentos no procesados y evitar los excesos, pero los venenos blancos están tan presentes en nuestro alrededor que les consumimos sin problema en grandes cantidades y no es hasta que pasa el tiempo cuando entiendes sus consecuencias. 

Los cinco venenos blancos de la nutrición, sus efectos y sus alternativas 

Bueno, llegamos a la hora de la verdad, a contarte de los cinco venenos blancos de la nutrición. Recuerda, si los consumes en pocas cantidades y con poca frecuencia no habrá riesgo, pero un especialista en nutricion determinará tus mejores opciones. 

La leche de origen animal

Conocida como la famosa “leche de vaca”, el consumirle con frecuencia nos puede ayudar a desarrollar cáncer, obesidad, osteoporosis, alergias y problemas digestivos, de hecho la intolerancia a la lactosa es un estado natural, esa debería ser nuestra normalidad y es la forma donde el cuerpo nos dice que no le necesita. 

No dicen que debemos tomarla para fortalecer los huesos, pero por sus ingredientes, no es fácil que nuestro organismo absorba el calcio de ella. La leche animal también aumenta el riesgo de alergias y asma. Como alternativas, puedes optar por las leches de origen vegetal como la de soja, almendras, nueces y más. 

La harina refinada o blanca

La encontramos en postres, panes, pastas, pizzas y más y se obtiene moliendo granos de cereal, en este caso, solo la la parte del endospemo del trigo que contiene almidones (carbohidratos) y proteína, pierden toda la parte nutritiva. Además, las harinas blancas refinadas, pasan por procesos para blanquearle y en ello se usan sustancias nocivas. 

La alternativa es optar por harinas integrales que incluyen todos los nutrientes u opciones como la harina de almendra que es mucho más fácil de digerir y aporta más nutrientes al organismo. 

Consumir harinas refinadas no solo nos hace subir de peso, aumenta el nivel de azúcar en la sangre, al ser más carbohidratos, el cuerpo no les procesa por completo y acumula una parte favoreciendo el aumento de peso, evita que nos sintamos llenos, seguimos con hambre, crea adicción, reduce los niveles de vitamina B, nos hace sentir más cansadas y más. 

Los cinco venenos blancos que comes todos los días y dañan tu cuerpo. Pexels
La clave es cuidar qué comes, cada cuándo y cómo está preparado.

La manteca

En varios lugares se utiliza para cocinar y aunque algunos insisten en que da mejor sabor a los alimentos, la realidad es que aporta altas cantidades de calorías, al provenir de animales, también tiene muchas grasas saturadas y favorece la aparición de enfermedades como el sobrepeso y enfermedades cardiovasculares.

Como alternativa puedes optar por cocinar con aceite de oliva o de coco. 

La sal (sal yodatada) 

Consumir sal en exceso nos hace aumentar la tensión arterial, favoreciendo la aparición de infartos, derrames e insuficiencia cardiaca. Lo ideal es reducir nuestro consumo de sal y no tenerla en la mesa para evitar la tentación. La sal también nos hace retener líquidos e hincharnos. 

Puedes optar por usar sal rosa del Himalaya para tus alimentos y claro, reducir su consumo, pues de lo contrario también puedes detonar problemas de osteoporosis, cálculo renales, asma y algunos tipos de cáncer. 

El azúcar

Dejamos el azúcar para el final porque es de las que más presencia tienen en nuestros alimentos y bebidas del día a día. 

Compuesta por fructosa y glucosa, aunque nos aporta energía, el consumirle en exceso nos lleva a tener un exceso de calorías que nuestro cuerpo no consume. No somos tan activos como generaciones anteriores, no necesitamos tanta azúcar. 

Además de provocar obesidad, diabetes y enfermedades del corazón, dificulta que el cuerpo absorba calcio y magnesio, favorece la aparición de colitis, aumenta el nivel de triglicéridos en la sangre, reduce el nivel de complejo B, produce caries dentales, acné, gota y más. 

Como alternativa puedes optar por emplear stevia o splenda en todas tus recetas. 

Si deseas hacer el cambio hacia una alimentación más sana, lo mejor es acudir con un experto de nutrición para crear un plan de alimentos y bebidas de acuerdo a lo requerido por tu cuerpo para mantener tu salud en óptimo estado.

Comer sanamente no es caro cuando entiendes que es una inversión en tu calidad de vida, pues no tiene caso comer ahora y no gastar mucho si más adelante ese dinero que supuestamente ahorraste se invertirá en la compra de medicinas.

Visita nuestro canal de YouTube  

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS