Logo Soy Carmin
Pacientes recuperados del virus pierden deseo sexual, confirma IMSS y estudio internacional
Salud

Pacientes recuperados del virus pierden deseo sexual, confirma IMSS y estudio internacional

“Son secuelas que pueden durar varios meses, aún no se ha definido el periodo de duración; no tenemos mucha información sobre cómo tratar a este tipo de pacientes”, aseveró especialista del IMSS.

Por: Gisselle Acevedo

Pacientes recuperados del virus pierden deseo sexual, confirma IMSS y estudio internacional(AP)

Pacientes recuperados del virus pierden deseo sexual, confirma IMSS y estudio internacional | AP

Pacientes recuperados del virus pierden el deseo sexual, según lo que ha confirmado el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Pero dicha declaración podría tener sustento en un estudio internacional que señala que el virus podría dañar la salud sexual y reproductiva de hombres y mujeres. Esto podría deberse a efectos psicológicos, inmunológicos o sistémicos.

Pero comencemos por explicar lo dicho por el IMSS. Resulta que en México un número importante de pacientes recuperados del virus que hoy nos tiene en casa refieren haber perdido el deseo y placer durante sus encuentros sexuales, explicó César González Bonilla, coordinador de Investigación en Salud del Instituto Mexicano del Seguro IMSS.

“Yo he visto reportes de anorgasmia, es decir, ausencia de orgasmos, de reducción del libido entre los pacientes”, explicó en entrevista con el Diario Milenio.

Se trata de un sector que antes refería haber tenido una vida sexual activa y en la actualidad cursan con falta de deseo y de sensación placentera, dijo.

“Seria importante identificar si se trata de un trastorno orgánico o bien psiquiátrico ya sea por depresión o por un temor de haber padecido la enfermedad“, dijo.

El especialista precisó que las complicaciones neurológicas se dividen entre las que afectan al sistema nervioso central, las que afectan directamente al cerebro a través del sistema vascular y las neuropatías periféricas en las que se ven afectadas terminaciones nerviosas, entre estos, de los órganos sexuales.

“Los nervios pudendos son los que inervan todo el área genital y si hay alguna neuropatía periférica, obviamente que no va a haber ni sensación ni se tendrán toda la sensaciones normales de placer”, dijo tras referir que aunque este problema está documentado como secuela del covid no se le ha dedicado la suficiente atención.

Lo que sí se ha identificado es que el virus puede afectar terminaciones nerviosas, disminuyendo la sensibilidad al grado de no responder a estímulos sensoriales, no llegar a la excitación y, por lo tanto, al orgasmo genital.

Si bien, aclaro, este tipo de neuropatía periférica no se ha estudiado en el país, los sectores más afectados luego de sufrir covid son los que cursan con diabetes.

Por otra parte, comentó, que los pacientes recuperados también han referido padecer de cansancio crónico aun cuando ya fueron dados de alta.

“Sufren del llamado síndrome de desgaste post viral caracterizado por ese cansancio crónico, falta de concentración, dificultad para conciliar el sueño.

“Son secuelas que pueden durar varios meses, aún no se ha definido el periodo de duración; no tenemos mucha información sobre cómo tratar a este tipo de pacientes”, aseveró.

Estudio internacional señala que pacientes recuperados perderán el deseo sexual

Actualmente, no hay suficientes datos sobre el efecto del virus en los genitales y el comportamiento sexual. Sin embargo, algunos estudios difirieron de un país a otro indicaron un cambio en el comportamiento sexual. 

De NBC News, en un grupo de poco más de 9000 personas, solo el 24% dijo que la infección por el virus había afectado positivamente su vida sexual, el 28% era neutral y el 47% dijo que lo había afectado negativamente.

Además, un estudio en China mostró que la actividad sexual disminuyó entre hombres y mujeres jóvenes.

Sin embargo, una encuesta sobre las circunstancias del encierro y su efecto sobre la actividad sexual en Bangladesh, India y Nepal muestra que un aumento del 3,3% en la actividad sexual de los participantes de 1 a 5 veces por semana a más de cinco veces.

La diferencia entre países está relacionada con el nivel de desarrollo del país y su cultura. Pero al echar un vistazo general, el virus afectó la sexualidad de demasiadas personas.

Como nos hemos conocido, la pandemia y el toque de queda continuo hacen que algunas personas se queden sin trabajo, quedándose todo el tiempo en el hogar sin ninguna actividad, y la mayoría de ellos ahora enfrentan problemas económicos que conducen al estrés, la depresión y la ansiedad. 

Esto indujo cambios significativos en el comportamiento sexual. Esto se explica psicológicamente porque algunas personas, cuando se estresan, lo más lejano que pueden hacer es el sexo, mientras que para otras su libido y su comportamiento sexual aumentan considerablemente.

Como resultado del aislamiento social, algunas personas sufren de un estado de ánimo deprimido, que altera las sustancias químicas del cerebro que tienen un papel en la promoción de la libido en mujeres y hombres. 

Este problema podría ser difícil en adultos mayores que ya tienen un problema médico que afecta el flujo sanguíneo en sus órganos y, de hecho, en el órgano sexual. Además, la depresión puede llevar a dormir demasiado o muy poco, lo que, incluso con el descanso, no devuelve a la persona a un estado de ánimo normal que disminuye el deseo de actividad sexual. 

Algunas personas recurren a tomar medicamentos para reducir el estrés y la depresión. Las personas que toman medicamentos antidepresivos como los ISRS, pueden sufrir una disminución de la libido debido al aumento de los niveles de serotonina en el cuerpo. Otros consumen drogas, lo que afecta negativamente a su comportamiento sexual.

No se sabe que el virus se transmita a través de las relaciones sexuales. Pero como la intimidad incluía el contacto físico entre parejas, lo que interfiere con la distancia social recomendada, los besos y el intercambio de saliva que podrían conducir a la transmisión de infecciones. Esto, además del estado actual de estrés y miedo, conduce a evitar las relaciones sexuales incluso con una pareja sana.

Además, el virus provoca manifestaciones que afectan negativamente la sexualidad del paciente o hacen que la otra pareja se abstenga de la relación sexual incluso después de la cura de la infección. Por ejemplo, algunos pacientes con el virus presentaban lesiones purpúricas que afectaban a todo el cuerpo. 

Esta erupción aún no se ha explicado en esos pacientes, pero la vasculitis o las enfermedades de histiocitosis de células de Langerhans (HCL) están en el área de sugerencia.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Gisselle Acevedo

Una mujer que se rehúsa a estar anclada siempre en un mismo lugar. En mi profesión cubrí desde la fuente política, pasé por la económica, turística y educativa; me especialicé en investigación periodística y hoy, con mis letras trato de pugnar por la igualdad de género. Además redacto notas de showbiz y salud.

Ver más

Comentarios