Logo Soy Carmin
Tanto los partos vaginales como los partos por cesárea tienen riesgos y beneficios. Decidir cómo darás a luz a tu próximo bebé después de una cesárea anterior puede ser una decisión compleja.
Salud

La grave enfermedad que podrías desarrollar si tienes múltiples cesáreas

Tanto los partos vaginales como los partos por cesárea tienen riesgos y beneficios. Decidir cómo darás a luz a tu próximo bebé después de una cesárea anterior puede ser una decisión compleja.

Por: Gisselle Acevedo

Tanto los partos vaginales como los partos por cesárea tienen riesgos y beneficios. Decidir cómo darás a luz a tu próximo bebé después de una cesárea anterior puede ser una decisión compleja.(especial)

Tanto los partos vaginales como los partos por cesárea tienen riesgos y beneficios. Decidir cómo darás a luz a tu próximo bebé después de una cesárea anterior puede ser una decisión compleja. | especial

La grave enfermedad que podrías desarrollar si tienes múltiples cesáreas. Según los médicos, cada cesárea es generalmente más complicada que la anterior. Sin embargo, las investigaciones no han permitido establecer el número exacto de cesáreas que se consideran seguras.

Las mujeres que tienen varios partos por cesárea tienen un mayor riesgo de lo siguiente:

  • Lesiones en la vejiga y los intestinos:

El riesgo de una lesión en la vejiga aumenta a más del 1 por ciento después de un tercer parto por cesárea. Es probable que el aumento del riesgo se deba a las bandas de tejido cicatricial (adherencias) que se forman después de una cesárea y que unen la vejiga al útero. Las adherencias posoperatorias también pueden causar obstrucción del intestino delgado.

  • Sangrado abundante:

El sangrado abundante es posible después de cualquier cesárea. Las investigaciones señalan que, después de un tercer parto por cesárea, los riesgos de necesitar una transfusión de sangre y una cirugía para extirpar el útero (histerectomía) para controlar un sangrado potencialmente mortal aumentan a más del 1 por ciento.

  • Problemas con la placenta:

Cuantas más cesáreas hayas tenido, mayor será el riesgo de tener problemas con la placenta, como la placenta implantada demasiado profundamente en la pared uterina (placenta accreta) o la placenta que cubre parcial o completamente la abertura del cuello del útero (placenta previa). Si ya has tenido una cesárea, el proveedor de atención médica podría recomendarte una ecografía para determinar la ubicación de tu placenta durante los embarazos posteriores.

Tanto los partos vaginales como los partos por cesárea tienen riesgos y beneficios. Decidir cómo darás a luz a tu próximo bebé después de una cesárea anterior puede ser una decisión compleja. Habla con el proveedor de atención médica. Puede ayudarte a evaluar los riesgos de someterte a una nueva cesárea frente a tu deseo de embarazos futuros.

¿Cómo se hace una cesárea?

Por lo regular se efectúa un corte por encima de los huesos del pubis, en dirección horizontal y suavemente curvado hacia arriba. Además de por la escasa visibilidad de la futura cicatriz, se suele realizar así porque al seguir las líneas naturales de tensión de la piel, pero principalmente porque proporciona un mejor cierre de la pared abdominal y del útero, menor riesgo de rotura uterina en un embarazo posterior y menor dolor postoperatorio.

Para llegar a la profundidad del útero y sacar al bebé es preciso atravesar hasta cinco capas de tejido:

  • La piel.
  • La capa de grasa subcutánea.
  • La aponeurosis que recubre la musculatura abdominal. Los músculos abdominales normalmente no se cortan, sino que se abre un hueco entre ellos y se apartan a los lados.
  • El peritoneo (membrana que envuelve la pared del abdomen por dentro) hasta llegar al útero, donde se separa la capa que lo recubre y lo une a la vejiga.
  • La parte baja del útero y la bolsa amniótica, para permitir que salga el líquido amniótico, y por último el bebé y la placenta.

¿Cuánto tarda en cerrar?

La cesárea es una cirugía mayor abdominal y por tanto, requiere más tiempo de recuperación que un parto por vía vaginal.

La cicatriz que se forma después de la cesárea no solo existe a nivel de la piel, que va a ser la zona visible, sino que hay multitud de capas de tejidos diferentes que, una vez suturadas con un material que será reabsorbido por el organismo, tienen que cerrarse y cicatrizar del mismo modo que lo hace la piel.

En el caso de estas regiones profundas el proceso de cicatrización puede durar de uno a tres meses, mientras que el del tejido cutáneo suele tardar 7 o 10 días.