Logo Soy Carmin
La importancia del sistema inmunológico
Salud

La importancia del sistema inmunológico

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, se encarga de combatir y destruir a los organismos infecciosos que lo invanden antes de que causen daño

Por: Marisela Salazar

La importancia del sistema inmunológico(Fuente: Unsplash)

La importancia del sistema inmunológico | Fuente: Unsplash

El sistema inmunológico es una red de células, tejidos y órganos que conforman la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, se encargan de combatir y destruir a todos los organismos que lo invanden. Cuando el sistema inmunológico funciona adecuadamente protege al cuerpo de las infecciones que causan las enfermedades.

"Cuando las bacterias y los virus invaden el cuerpo, atacan y se multiplican, a esto se le conoce como infección y la infección causa la enfermedad que afecta al cuerpo. El sistema inmunitario protege al cuerpo de la enfermedad combatiendo las bacterias y los virus", destacan los expertos.

El sistema inmunológico permanece siempre alerta para detectar, atacar y destruir a todos los agentes infecciosos, sean virus, bacterias, sustancias químicas o toxinas, que entran en el cuerpo antes de que causen daño. El sistema inmunológico reconoce a estos invasores externos, llamados antígenos, y los elimina. 

De acuerdo con especialistas, la primera línea de defensa del cuerpo es un grupo de células llamadas macrófagos que circulan por la corriente sanguínea y en los tejidos, vigilantes de los antígenos. Cuando un invasor entra al cuerpo, un macrófago rápidamente lo detecta y lo captura dentro de la célula. 

En ese sentido, explican que las enzimas en el interior del macrófago destruyen al antígeno procesándolo en pedacitos llamados péptidos antigénicos. A veces, este proceso es suficiente para eliminar al invasor, pero en la mayoría de los casos, otras células del sistema inmunológico deben unirse a la lucha para destruirlo.

Seguir leyendo: Abrazar árboles puede sanar la mente y el cuerpo, estudios

"Cuando el sistema inmunitario reconoce un antígeno lo ataca y a esto se le llama respuesta inmune. Parte de esta respuesta es producir anticuerpos, que son proteínas que actúan para atacar, debilitar y destruir antígenos. Y el cuerpo también produce otras células para combatir el antígenos", recalcan.

El sistema inmunológico se encarga de combatir a los virus, bacterias o cualquier otro organismo infeccioso que amenace la salud, pero cuando ocurre una falla, el mismo sistema inmunológico que ha sido diseñado para proteger al cuerpo también puede volverse en su contra.

Seguir leyendo: La playa mejora la salud mental, estudio

Cuando el sistema inmunológico no funciona adecuadamente, no puede distinguir a las células propias de los invasores externos y en lugar de combatir a los antígenos, las células del sistema inmunológico o los anticuerpos que producen, luchan en contra de sus propias células y tejidos por error.

A este proceso se le conoce como autoinmunidad y los componentes involucrados en la ofensiva se llaman linfocitos autorreactivos o autoanticuerpos. Esta respuesta errónea del sistema inmunológico contribuye a varias enfermedades autoinmunes como el lupus, la miastenia gravis y la artritis reumatoide. 

"Algunas personas pueden tener una respuesta inmune aunque no exista una amenaza real. Esto puede provocar problemas como alergias, asma y enfermedades autoinmunes. Cuando padecen una enfermedad autoinmune, el sistema inmunitario ataca por error a las células sanas de su cuerpo", destacan.

Algunos síntomas que pueden advertir que el sistema inmunológico no se encuentra del todo bien son:

  • Infecciones o resfríos recurrentes
  • Alergias
  • Enfermedades simples que demoran en curarse o se agravan
  • Fiebre frecuente
  • Ojos secos
  • Cansancio habitual
  • Náuseas y vómitos
  • Diarreas
  • Manchas en la piel
  • Caída del cabello

Algunos consejos que ayudan al sistema inmunológico son:

  • Consumir frutas y verduras
  • Lavarse las manos de forma adecuada y frecuente
  • Hacer actividad física
  • Tener un sueño reparador
  • Manejar el estrés para evitar bajar las defensas
  • Respirar aire puro
  • Tomar baños de sol