Logo Soy Carmin
Flor de jamaica: Beneficios para la salud
Salud

Flor de jamaica: Beneficios para la salud

La flor de jamaica es una de las plantas medicinales más consumidas en México y aporta una gran cantidad de beneficios para el organismo; posee múltiples propiedades que ayudan a prevenir y aliviar enfermedades

Por: Marisela Salazar

Flor de jamaica: Beneficios para la salud(Especial: Pixabay)

Flor de jamaica: Beneficios para la salud | Especial: Pixabay

La flor de jamaica es una de las plantas medicinales más consumidas en México y aporta una gran cantidad de beneficios para el organismo debido a su alta concentración de vitaminas, minerales y compuestos bioactivos que poseen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antihipertensivas que ayudan a prevenir y aliviar ciertos padecimientos.

Esta planta medicinal contiene grandes cantidades de vitaminas A, C, B1 y E y minerales como hierro, potasio, magnesio, zinc, fósforo y calcio, y se ha usado tradicionalmente como remedio natural para tratar la presión arterial, el colesterol alto, acelerar el metabolismo, reducir la retención de líquidos y para perder peso.

La flor de jamaica es rica en calcio y hierro, dos minerales esenciales que ayudan en el crecimiento y desarrollo del cuerpo, necesarios para fabricar hormonas y tejido conectivo. Asimismo, sus propiedades antioxidantes se encargan de combatir a los radicales libres, causantes del envejecimiento prematuro.

Al ser rica en vitamina C, la flor de jamaica estimula la actividad del sistema inmune y protege al organismo de posibles resfriados o gripes, asimismo, ayuda a tratar las molestias causadas por la fiebre y también funciona como relajante para ayudar a conciliar al sueño, por ello, suele usarse por personas que padecen de insomnio, antes de dormir.

Seguir leyendo: Usos y beneficios de las plantas medicinales

Además, por su contenido de flavonoides, sustancias que poseen propiedades antidepresivas, la flor de jamaica ayuda a calmar el sistema nervioso, reducir la ansiedad y depresión. Y debido a sus propiedades diuréticas regulariza la evacuación y las deposiciones, por lo que suele usarse para tratar el estreñimiento y para perder peso.

La flor de jamaica ayuda a limpiar el hígado y los riñones, así como también, a eliminar las toxinas del cuerpo por medio de la orina. Beber infusiones de esta planta medicinal después de la comida, puede ayudar a digerir mejor los alimentos, a mejorar la salud del sistema gastrointestinal y evitar el cáncer colorrectal.

Seguir leyendo: Hoja santa: Usos medicinales y culinarios

Principales beneficios de la flor de jamaica:

  • Ayuda a disminuir y nivelar la presión arterial debido a que cuenta con propiedades antihipertensivas y cardioportectoras.
  • Ayuda a reducir los niveles de colesterol malo del cuerpo y a proteger de enfermedades del corazón al evitar daños en los vasos sanguíneos.
  • Es recomendable para aquellas personas que padecen diabetes debido a sus propiedades hipolipidémicas e hipoglucemiantes.
  • Ayuda al tratamiento de enfermedades hepáticas por sus propiedades antioxidantes que protegen el organismo al neutralizar los radicales libres presente en los tejidos y las células del cuerpo.

La flor de jamaica suele usarse para tratar los siguientes padecimientos:

  • Insonmio
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Enfermedades eruptivas de la piel
  • Fiebre
  • Inflamación abdominal
  • Cólicos menstruales
  • Infecciones respiratorias
  • Enfermedades coronarias
  • Anemia 
  • Fatiga
  • Enfermedades hepáticas

La flor de jamaica tiene su origen en el continente africano pero actualmente se puede disfrutar prácticamente en todo el mundo, es tan versátil que puede utilizarse tanto en agua fresca como en una deliciosa infusión, ya sea fría o caliente, aporta grandes beneficios para la salud.

Preparación de infusión:

  • Coloca las flores de jamaica en agua caliente
  • Deja reposar de 5 a 10 minutos
  • Cuela la mezcla
  • Agrega endulzante si lo deseas

Es muy importante consultar a un médico antes de emplear las plantas medicinales como remedios caseros, principalmente, en caso de estar embarazada, en periodo de lactancia, al padecer alguna condición médica preexistente o tomar medicamentos prescritos, para evitar efectos secundarios no deseados.