Salud

Deshidratación: qué es y qué síntomas provoca

La deshidratación suele revertirse mediante la ingesta de líquidos, pero en algunos casos, puede derivar en complicaciones graves que requieran un tratamiento médico inmediato

Por Marisela Salazar

-

La deshidratación ocurre cuando el organismo pierde más líquido del que ingiere, cuando eso ocurre, el cuerpo no cuenta con suficiente agua y fluidos para llevar a cabo sus funciones normales, y al no reponer el líquido que perdió, el cuerpo se deshidrata.  

No siempre existe un indicador confiable que advierta sobre la necesidad de agua del organismo, pero para prevenir la deshidratación lo recomendable es beber abundantes líquidos y consumir frutas y vegetales. 

Aunque todas las personas están expuestas a la deshidratación, esta afección es especialmente peligrosa para los niños y los adultos mayores, y los síntomas pueden variar según la edad de la persona.

La diarrea y los vómitos intensos son las causas más frecuentes de la deshidratación en los niños, en estos casos, lo recomendable es comienzar a darle más agua de lo habitual o una solución de rehidratación oral durante los primeros signos de enfermedad para evitar complicaciones.

Seguir leyendo: Bugambilia: Propiedades Medicinales

Mientras que los adultos mayores tienen un volumen menor de agua en sus cuerpos, y pueden padecer enfermedades o consumir medicamentos que aumentan el riesgo de deshidratación, y suelen deshidratarse con más frecuencia durante enfermedades menores como influenza, bronquitis o cistitis. 

Cualquier persona sin importar su edad, pueden sufrir deshidratación si no ingiere la cantidad de agua suficiente, principalmente en días calurosos y al practicar actividades físicas intensas, lo aconsejable en estos casos es beber más agua para ayudar a reducir la temperatura corporal y reemplazar lo que se pierde con la sudoración

Seguir leyendo: Diente de león: Importantes beneficios para la salud

Muchas personas, en especial los adultos mayores, no sienten sed hasta que están deshidratados, por eso es sumamente importante aumentar la ingesta de agua cuando hace calor o cuando padece alguna enfermedad. 

En la mayoría de los casos se puede revertir la deshidratación leve o moderada mediante la ingesta de líquidos, sin embargo, la deshidratación grave requiere de un tratamiento médico inmediato.

Personas más vulnerables a padecer deshidratación:

  • Bebés y niños
  • Adultos mayores
  • Personas con enfermedades crónicas
  • Personas que trabajan o hacen ejercicios al aire libre

Signos y síntomas de la deshidratación en bebés lactantes o niños pequeños:

  • Boca y lengua secas
  • Llanto sin lágrimas
  • No moja los pañales durante tres horas
  • Ojos y mejillas hundidos
  • Zona blanda en la parte superior de la cabeza hundida
  • Irritabilidad

Signos y síntomas de la deshidratación en adultos:

  • Sed excesiva
  • Micción menos frecuente
  • Orina de color oscuro
  • Fatiga
  • Mareos
  • Confusión

Posibles causas de la deshidratación:

  • Diarrea o vómitos. La diarrea aguda y grave puede provocar una enorme pérdida de agua y electrolitos en un corto período. Si presentas vómitos junto con la diarrea, pierdes incluso más líquidos y minerales.
  • Fiebre. Cuanto más alta es la fiebre que presentas, mayor es el grado de deshidratación. El problema empeora si tienes fiebre además de diarrea y vómitos.
  • Transpiración excesiva. Pierdes agua cuando transpiras. Si realizas actividades físicas enérgicas y no compensas los líquidos durante este tiempo, te puedes deshidratar. Si hace calor y hay humedad, transpiras más y pierdes más líquidos.
  • Mayor necesidad de orinar. Esto puede deberse a una diabetes no diagnosticada o no controlada. Ciertos medicamentos también pueden provocar deshidratación, generalmente, porque hacen que tengas una mayor necesidad de orinar.

La deshidratación puede derivar en complicaciones graves como las siguientes:

  • Lesión por el calor. La gravedad de esta lesión puede variar desde calambres musculares leves hasta agotamiento por el calor o un golpe de calor que puede poner en riesgo tu vida.
  • Problemas renales y urinarios. Episodios prolongados de deshidratación pueden causar infecciones urinarias, cálculos renales e, incluso, insuficiencia renal.
  • Convulsiones. Los electrolitos ayudan a llevar las señales eléctricas de una célula a la otra. Si tus electrolitos están desbalanceados, la señal eléctrica normal puede mezclarse, lo que puede producir contracciones musculares involuntarias y a veces pérdida de conciencia.
  • Choque por volumen sanguíneo bajo o choque ipovolémico. Es una de las complicaciones más graves y puede poner en riesgo tu vida. Ocurre cuando un volúmen bajo de sangre provoca una disminución en la presión arterial y en la cantidad de oxígeno en tu cuerpo.

Se recomienda acudir al médico cuando:

  • Has tenido diarrea durante 24 horas o más
  • Estás irritable o desorientada 
  • Estás mucho más somnolienta o menos activa que de costumbre
  • No puedes retener ningún líquido
  • Presentas sangre en las heces o las heces son oscuras

¿Has padecido deshidratación?

0%
No 0%
Síguenos en
Más sobre este tema

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones