Sexualidad

Vuélvelo loco de amor con estas caricias en la cama

Lo tendrás comiendo de tu mano. 

Por: Jasiel Armenta

Vuélvelo loco de amor con estas caricias en la cama

Vuélvelo loco de amor con estas caricias en la cama

Si quieres sorprender a tu chico con caricias que recuerde por siempre, no te enfoques únicamente en los genitales, existen otras áreas que le brindan mucho placer, aprende a acariciarlas.

Las caricias son imprescindibles para alcanzar un orgasmo y saber acariciar sus zonas erógenas te ayudarán a lograrlo.

Si bien esas áreas son diferentes para cada persona, hay áreas que por su alto contenido nervioso o por ser relacionadas con el placer, provocan gran excitación. Estás zonas son:

 

El placer en la cama es cosa de dos.
Foto: pexels

 

Cabello y cuero cabelludo. Darle un agradable masaje a tu pareja en el cuero cabelludo puede ser una fuente de placer. Le ayudas a que se relaje y libere tensiones, especialmente al principio. Por medio de la relajación se obtiene buena tensión en el cuerpo para que el ciclo de respuesta sexual funcione adecuadamente.

Ojos, boca y lengua. Pídele que cierre sus ojos y le otorgas unos besos suaves, estos estimulan los nervios parasimpáticos de los párpados produciendo una relajación y sensibiliza la relación.

La sensibilidad de los labios aumenta con la excitación y se vuelven más receptivos con el rose de otros labios. Los besos juegan un papel muy importante en los juegos previos.

La lengua es excelente como receptora de sensaciones sexuales, además con ella puedes estimular cualquier parte del cuerpo.

Oídos y orejas. La parte de atrás del lóbulo de la oreja y el pabellón auricular aumentan su sensibilidad a medida que crece la excitación.

Puedes lamer, soplar o mordisquear con cuidado porque es una zona delicada. Otra cosa que puedes hacer es susurrarle palabras al oído. Investiga qué tipo de palabras le agrada escuchar.

 

No dejes que tu pareja lo haga todo.
Foto: pexels

 

Nuca, cuello y hombros. Puedes estimular estas zonas con las manos, besos o lamiendo. Los besos apasionados pueden dejarle marcas como moretes por ser una zona con muchos vasos sanguíneos, así que ten cuidado.

Pezones. Esta zona está cargada de terminaciones nerviosas por lo que es muy agradable para ellos la estimules, puedes hacerlo con la mano, besándolos o usando tu lengua.

Dedos. Hay quienes les gusta los estimulen los dedos oralmente. La imagen visual que te metas sus dedos a tu boca es para ellos muy erótica y ,lo mismo sucede con los dedos de sus pies, asegúrate que estén limpios.

Perineo y ano. La zona entre los testículos y el ano es el perineo, estimúlalo con los dedos o con la boca. Esta zona es altamente sensible y erótica.

El ano aunque todavía hay muchos hombres y mujeres que tienen tabú respecto a acariciar el ano, quienes lo aceptan gozan mucho de ello y potencializan sus orgasmos.

 

Diviértete, disfruta y rompe limites en la cama.
Foto: pexels

 

Cara interna de los muslos. Por su cercanía a los genitales, esta zona suele ser sumamente erótica y si utilizas algún juguete para recorrerla lo vuelves loco.

Genitales. Puedes estimular el pene y los testículos con las manos o la lengua y boca, el punto G con los dedos. Si tu chico es de los que no les gusta acaricien el ano para llegar al punto G, lo puedes hacer a través del perineo.

Este recorrido lo puedes hacer reiniciando tu viaje una y otra vez, alternando las paradas. También puedes darle un masaje erótico para reforzar su confianza y la intimidad emocional, prolongan el orgasmo y rompen la monotonía.

Puedes utilizar tu pelo, senos una tela agradable para generar diferentes sensaciones, deja los genitales para el final, no vayas al grano y hazlo sentir especial.

Temas

  • mujer
  • relaciones de pareja
  • relaciones íntimas
  • caricias
  • caricias íntimas

Comentarios

Te puede interesar