Logo Soy Carmin
Geraldine Bazán disfruta con su nuevo novio en la playa, mientras Irina Baeva llora tras las críticas.
Celebs

Geraldine Bazán disfruta con su nuevo novio en la playa, mientras Irina Baeva llora tras las críticas

La guapísima actriz Geraldine Bazán, fue sorprendida infraganti de vacaciones en la playa con su nuevo novio, Luis Rodrigo Murillo, mientras Irina Baeva llora en entrevista con Yordi Rosado

Por: Bonita Haro

Geraldine Bazán disfruta de su nuevo novio en la playa, mientras Irina Baeva llora tras las críticas..(FOTO: CAPTURA DE VIDEO)

Geraldine Bazán disfruta de su nuevo novio en la playa, mientras Irina Baeva llora tras las críticas.. | FOTO: CAPTURA DE VIDEO

Mientras Irina Baeva reconoce entre lágrimas que sigue sufriendo por las críticas ante su noviazgo con Gabriel Soto, Geraldine Bazán se muestra más feliz que nunca, disfrutando de su nuevo novio, Luis Rodrígo Murillo. La relación de la actriz mexicana de cine y televisión demuestra, al parecer, va viento en popa, pues incluso sus hijas ya conviven con su nuevo amor.

Tal parece que la guapísima Geraldine Bazán ya olvidó a Gabriel Soto, y, sobre todo, superó el amargo momento que vivió tras su separación del actor y el escándalo por su infidelidad con la actriz rusa, Irina Baeva. Y es que, la ex de Soto luce más feliz y enamorada que nunca al lado de su nuevo amor, el empresario Luis Rodrigo Murillo, quien no se le despega ¡para nada!

Y es que, la parejita fue captada dándose una escapada por la playa en Cancún, poco antes que la actriz de Por Amar sin Ley sufriera un accidente en su rodilla y tuviera que ser operada. La revista de espectáculos TvNotas, publicó unas imágenes infraganti en las que aparece Gery paseando en bañador en la playa, junto a su novio y sus dos hermosas hijas, Elisa y Miranda.

En las fotografías expuestas por la revista se puede apreciar claramente que las hijas de Geraldine Bazán ya conviven con el nuevo novio de su mamá, y tal parece que se llevan de maravilla. Y es que, a decir de las imágenes, Luis Rodrigo Murillo se porta como todo un caballero, siempre al lado de su novia cargando su bolsa, mientras ella no descuida ni un segundo a las pequeñas.

La guapísima actriz de 38 años de edad lució su espectacular figura con un mini bañador de dos piezas, que no dejó mucho a la imaginación, y que solo cubría con un kimono para la playa, así como un sombrero negro y gafas de sol.

Geraldine Bazán se ve más enamorada que nunca, pues desde que inició el año no se han separado ni un momento, y aunque han tratado de llevar su relación bastande discreta, han sido captados de sorpresa en el aeropuerto llegando de viaje, o como en esta ocasión, vacacionando en la playa.

Recordemos que a finales de diciembre se les vio arribando a la Ciudad de México procedentes de Aspen, Colorado, después de haber pasado el fin de año esquiando y disfrutando del clima frío, donde pasaron Navidad juntos, luego de que sus hijas se quedaran en México a pasar esta fecha junto a su papá.

Incluso, después de que Geraldine Bazán se lastimara la rodilla durante su viaje de Año Nuevo con sus hijas a Cancún, mientras anunciaba desde el hospital que tendría que ser operada y andaría en muletas por un tiempo, envió un misterioso mensaje a alguien que, aseguró, la consintió y cuidó durante su convalecencia.

Mientras Irina Baeva llora por las críticas

Mientras Geraldine Bazán se encuentra en su mejor momento, Irina Baeva confesó que sigue pagando muy duro el precio de haber iniciado “precipitadamente” su relación con Gabriel Soto, quedando como “la otra”, en medio de su divorcio con Geraldine Bazán.

Así lo confesó durante una entrevista con Yordi Rosado, a quien le dijo que, hasta la fecha, sigue sufriendo las consecuencias de su relación, pues a dos años de su relación continúa recibiendo ataques en redes sociales, e incluso en la calle.

“Hay mil versiones, mil mentiras, cosas ciertas y cosas así que, yo lo único que te puedo decir es sí, a lo mejor fue precipitado, a lo mejor fue un error que pagué muy caro, que lo sigo haciendo hasta el día de hoy. Lo hice por amor, me enamoré, me enamoré de un hombre que estaba separado, que sí tenía una historia”, dijo entre lágrimas la actriz rusa.

La actriz de la serie El Dragón reconoció que, en ese tiempo, le daba miedo salir de su casa, pues llegó a recibir amenazas en contra de su vida, o sugiriéndole que se quitara la vida.

“Han pasado muchas cosas, hemos vivido muchísimo, a lo mejor fue un error de mi casa estar con un hombre separado, mas no divorciado, pero en ningún momento es todo lo que se dice en las redes sociales”, dijo.

Aún así, fue tanta la presión social que Irina Baeva confesó que, en algún punto del escándalo, llegó a creerse que sí era todo lo que se decía de ella, hasta que su hermana le puso un alto y le pidió que ni siquiera lo pensara.

Irina Baeva aseguró que por mucho tiempo intentó hablar con Geraldine Bazán al respecto, para aclarar la situación y enfrentar todo lo que se decía de ella, sin embargo, ese momento no se dio, y según la actriz rusa, le desea lo mejor.

Hace poco más de una semana, Gabriel Soto e Irina Baeva anunciaron a través de las redes sociales su compromiso, mostrando el anillo que el actor le entregó desde el mes de octubre, mientras se encontraban en Huatulco, donde el actor grabó unas escenas de su nueva telenovela, Te Acuerdas de Mi, y de pasada le celebró su cumpleaños a su novia.

Desde entonces, y tras una serie de escándalos que los han perseguido desde que se divorció de Geraldine Bazán, y recientemente la filtración de un polémico video privado de Gabriel Soto, él e Irina Baeva han tratado de demostrar que su relación es muy fuerte y sólida, capaz de soportar cualquier obstáculo, tan es así que están ansiosos por comenzar una nueva vida juntos como esposos.

SI QUIERES VER LAS IMÁGENES DE GERALDINE BAZÁN CON SU NOVIO, DALE CLICK AQUÍ.

También te podría interesar:

Mentiras de amor que debemos dejar de creer para no sufrir

Que una mujer cambie después de casarse y ser madre, no es pretexto para engañarla

Disney+ tiene lo que tú y tus hijos necesitas, suscríbete