Logo Soy Carmin
No es que sea dura, es que no me rindo: Carolina Herrera
Celebs

No es que sea dura, es que no me rindo: Carolina Herrera

En medio del lanzamiento de su nueva colección, cuenta detalles de su vida privada.

Por: Jasiel Armenta

No es que sea dura, es que no me rindo: Carolina Herrera

No es que sea dura, es que no me rindo: Carolina Herrera

Hace unos días el reportero de El País, Licenciado en Ciencias de la información Jesús Rodríguez, con su popularidad a base de investigaciones de perfiles de gente muy importante a nivel mundial, le realizó una entrevista a la emblemática Carolina Herrera, en medio de la realización de su nueva colección de invierno.

Sigue leyendo: Frases de Carolina Herrera para mujeres seguras y elegantes

 

Retrato por Andy Warhol

 

Esto fue lo que el compartió para los seguidores del mencionado medio de comunicación y nosotras recopilamos lo más importante para estar al tanto de este gran ícono de la moda y estilo de vida que es la empresaria y diseñadora Carolina Herrera.

La descripción al inicio de la publicación que este genio de la pregunta le hizo fue la siguiente: 

"Llegó a la moda por casualidad, cuando ya tenía 42 años y cuatro hijas. Hasta entonces era una dama burguesa exquisita e inquieta. Hoy es una diseñadora universal. Amiga de Warhol y Jackie Kennedy, es la más pura representante del estilo americano. Esta es la historia de su triunfo."

 

Sigue leyendo: 8 Cosas que debes tener en tu closet según Carolina Herrera

 

5 de diciembre en su estudio de la Séptima Avenida. Foto: Fernando Sancho

 

En la entrevista el describe a la imponente mujer de la siguiente manera:

"Uno se topa con “la señora” de espaldas, a contraluz, en mitad del salón bañado por el sol de mediodía de su estudio de la Séptima Avenida, y se le ocurre que podría ser una maestra de danza, con esa silueta menuda, erguida y hierática; la melena corta; la cabeza alta; las manos desnudas y masculinas, reposando en las caderas; un atuendo estricto, de un minimalismo militar, y un armonioso balanceo al andar, desenvuelto y cimbreante, a bordo de sus tacones de ocho centímetros. Se mueve como si estuviera entrando en el restaurante más cool del Uptown. Dicen en el mundo de la moda que nadie lo hace como ella."

 

bruce weber photograph- Santa Domingo- 2001

 

Y para darnos más énfasis en lo que Carolina representa, nos ayuda a imaginarnos como es ella desde la perspectiva del reportero, esto es lo que agregó:

"Su voz es autoritaria, profunda y teatral, con un ligero deje venezolano. Su sentido del humor, refinado e irreverente. Como sus trajes de noche. “Pero siempre con buen gusto, no se confunda”. Tiene ojos negros de latina y cutis de adolescente. Solo hace una concesión a la frivolidad con su lápiz de labios rojo ferrari, como el retrato que le hizo Andy Warhol y que cubre una pared de su despacho, rodeado por una gran terraza con cantos rodados y macizos de plantas y repleto de libros de amigos desaparecidos (Dalí, Diana Vreeland, Gore Vidal) y viejas fotografías. Entre ellas, en la que posó en blanco y negro para el fotografo Robert Mapplethorpe, al que conoció en Mustique, en el Caribe, en el entorno de la princesa Margarita (hermana de la reina de Inglaterra), Mick Jagger y el dueño de la isla desde 1958, lord Glenconner."

 

Junto al retrato que le realizó su amigo Andy Warhol. Foto: Fernando Sancho

 

Herrera se refirió al fotógrafo famoso por sus retratos en blanco y negro de la siguiente manera:

“Bob Mapplethorpe era guapo, encantador y muy educado. Coincidimos en un vuelo privado y nos caímos muy bien. Era muy talentoso; rompedor. Me rogó que posara para él. Era pobre. No tenía ni asistente. Mi marido le ayudó con las luces. Murió muy joven. Como Halston [el gran modista americano] y Steve Rubell [el dueño de la discoteca Studio 54, donde se mezclaban lo más salvaje y lo más chic de Manhattan]. Los ochenta fueron bellos y terribles”.

Sigue leyendo: Iris Apfel en contra de Carolina Herrera 

Foto: Robert Mapplethorpe photograph- 1976

 

Jesús Rodríguez, le cuestionó sobre la amistad que tenía con cada una de estas distintas personalidades, famosos que a simple vista no tienen nada en común pero que si profundizamos en sus vidas puede que haya una conexión más fuerte de lo que imaginamos, esto fue lo que ella respondió.

"Éramos amiguísimos. Y luego cada uno llevaba la vida que quería. ¡Qué aburrimiento si tus amigos son todos iguales! Lo que no aguanto es la envidia y el cotilleo. Lo odio y lo odio. Que cada uno viva como le dé la gana." recalcó La Diseñadora.

Carolina & Reinaldo at La Vega Caracas- 1974

 

El periodista confesó también que no fue fácil entrevistarla, debido no solo a su vertiginosa agenda que la mantiene continuamente en danza, es su legendaria impaciencia. Le cuesta centrarse. Pierde el móvil, recuerda y olvida anécdotas, salta de la niñez a la madurez; tiene alergia a entrar en la letra pequeña de su vida. Se zafa. Es una tímida proyectada al estrellato sin que aún se explique cómo y por qué.

Sigue leyendo: Nada envejece más a una mujer que vestirse como joven

 

Carolina en su taller

 

Carolina por su parte recalcó:

"Soy una persona normal que juega con sus nietos y pasea rápido por Central Park para que le lata fuerte el corazón. No me paso el día en un avión, ni de fiesta, ni llevo siempre blusas blancas y jamás tomo champán. Prefiero tequila. En casa soy una malísima cocinera que no sabe ni hervir agua, pero la dirijo muy bien. Fui educada para ser la señora de su hogar, dirigir al servicio y tener muchos hijos…”.

Carolina con sus nietos

 

Es la última exponente de un mundo en extinción, pero resulta entrañable tras su gélida envoltura de alta sociedad. Puede ser dura, lo reconoce, pero jamás levanta la voz.

 “No es que sea dura…, es que no me rindo. La moda es un mundo lleno de egolatrías donde no puedes ceder. Te comen. Pero nunca he dado un grito. Yo trato esta compañía como si fuera mi familia. Y consigues más diciendo a uno de tus empleados: ‘No te preocupes, vamos a hacerlo juntos’, que si vas humillando. Aunque tengo la última palabra. Cada prenda que sale de este taller tiene que gustarme a mí. Hago una moda que me agrada para que las mujeres luzcan femeninas, sofisticadas, elegantes, refinadas y con glamour. No trabajo en la industria de la moda; trabajo en la industria de la belleza: Chanel decía que la moda pasa y el estilo se queda. Hay casas que solo piensan en cambiar cada temporada; aunque no tenga sentido. Y yo les pregunto: ‘¿Hacia dónde y para qué?”.

 

¿Y qué le contestan? le preguntó Jesús.

"Para hacer que las mujeres parezcan más jóvenes. Y no se dan cuenta de que el primer signo de vejez es intentar parecer más joven. Lo que te pones debe ir con tu edad. El primer complemento de belleza de una mujer tendría que ser un espejo de cuerpo entero para que vea qué le queda bien. Yo sé qué me queda bien. Y prefiero pasar por vieja que por ridícula." Recalcó Herrera.

 


Rodríguez le cuestionó, ¿Cuál es el objetivo de sus diseños?

"Mujeres bellas, seguras y modernas. No creo que haya ninguna que quiera ser admirada porque la visten como un payaso semidesnudo, como hacen ciertos diseñadores. Las mujeres para las que trabajo quieren ser admiradas por estar lindas, no por ser adefesios." Dictó La bella mujer.

Sigue leyendo: ¡El imperio del buen gusto de Carolina Herrera! 

Famosas que visten de Carolina Herrera

 

El reportero a su vez siguió con sus preguntas, ¿Y otros por qué hacen adefesios? a lo que Carolina le respondió.

"Para llamar la atención de la prensa y las redes sociales, que lo rigen todo. ¿Y cómo se hace para que la prensa te siga prestando atención? Algunos piensan que hay que hacer algo loco tenga o no tenga sentido. Algunos diseñadores humillan a las mujeres para conseguir el éxito."

 

 

Jesús Rodríguez da una descripción gráfica de lo que Carolina representa en una habitación frente a él, y lo hace de la siguiente manera: 

"Circula con decisión por el estudio con la barbilla alta, la mirada perdida y una mueca severa, contraída, como un mariscal pasando revista a las lánguidas modelos que desfilan en privado con su colección pre fall 2017 para críticos y compradores distinguidos. Alisa una pechera, palpa un dobladillo, revisa un ojal, observa la caída de una falda de noche de un terciopelo tan ligero y fluido como la seda. Sus estampados favorecen y son eternos. Se realizan en el taller, en el piso 16º, una planta debajo de este estudio, donde están clasificados por colecciones."

Colección de invierno 2017

 

Esta temporada se inspiran en la paleta de colores de Tamara de Lempicka, a lo que la diseñadora compartió.

“En esta casa cada prenda tiene que estar bien terminada. Tiene que ser impecable hacia fuera y perfecta por dentro. Es nuestra seña de identidad. Lo aprendí de mi madre y mi suegra, a las que vestían Dior, Balenciaga y Lanvin”. Dijó La sofisticada mujer.

 

Vestidos de noche de Carolina Herrera 2017

 

Sin duda, una mujer que nos inspira todos los días, sus diseños, su personalidad pero sobre todo sus declaraciones, es una mujer que pisa fuerte y que su visión no es solo lo estético, también defiende con la selección de cada prenda la personalidad de las mujeres modernas 'chapadas' a la antigua, una descripción que puede sonar contradictora pero al ver a Carolina Herrera podemos observar que estas actitudes pueden ir de la mano sin ninguna complicación, porque para ser de mente abierta, no tienes que enseñar de más, tan solo con dar tu opinión sobre las cosas te defines como la mujer actual que eres.

Te podría interesar:

Temas

  • Carolina Herrera
  • Entrevista
  • Invierno 2017
  • Celebs

Comentarios

TE RECOMENDAMOS