Logo Soy Carmin
Alejandra Guzmán revela el viacrucis que ha vivido tras más de 40 cirugías.
Celebs

Alejandra Guzmán revela el viacrucis que ha vivido tras más de 40 cirugías

En una reveladora entrevista, la cantante mexicana, Alejandra Guzmán dio detalle de lo difícil que ha sido su recuperación después de que le inyectaron plástico en la parte trasera, lo que provocó que le tuvieran que hacer más de 40 cirugías

Por: Bonita Haro

Alejandra Guzmán revela el viacrucis que ha vivido tras más de 40 cirugías.(FOTO: INSTAGRAM)

Alejandra Guzmán revela el viacrucis que ha vivido tras más de 40 cirugías. | FOTO: INSTAGRAM

Si bien, la cantante de Rock en México, Alejandra Guzmán nunca ha ocultado su gusto por hacerse arreglitos estéticos a lo largo de su vida, por primera vez, abrió su corazón y reveló detalles nunca antes dichos, acerca del procedimiento estético que casi le arranca la vida, al inyectarle polímeros en los g1úteos en el 2012. A raíz de esto, la intérprete de Eternamente Bella revela el viacrucis que ha vivido tras más de 40 cirugías para resarcir el daño que esto le ocasionó.

Durante una profunda y reveladora entrevista para el canal de Yordi Rosado, Alejandra Guzmán confesó que, en esa ocasión, lo que le inyectaron fue plástico, lo que le generó severos daños a su salud, e hizo que su piel se necrosara, al grado de poner en peligro su vida. Después de eso, ha tenido que pasar por más de 40 cirugías para repararlos daños, en un proceso muy largo y doloroso.

“Empecé a darme cuenta de que no estaba bien de salud cuando estaba en Londres haciendo un disco. Ahí ya no podía caminar y me empezaba a sentir muy mal, con una fiebre espantosa”, reveló la Reina de Corazones.

“Se necrosa tu piel, se pone negra y dura como una piedra y el plástico no permitía que pegara mi piel con mi piel porque había plástico”, reconoció.

De hecho, el procedimiento para su recuperación era bastante riesgoso, por lo que, Alejandra Guzmán relató que, con tal de salvar su vida, tuvo que firmar un documento en el que autorizaba que se le practicaran experimentos para intentar que sobreviviera, y en caso de que no resultara así, no demandarlos.

Sigue leyendo: Alejandra Guzmán presume cinturita más pequeña que Thalía, a sus 53

“Estuve internada seis meses en el hospital con un sistema que te empieza de sacar más de piel por dentro (...) Me han operado como 40 veces. Tengo una historia clínica que wow, soy la VIP de ahí. Ya no me siento mal. Siento que ya no tengo nada porque me han rebanado una tras otra”, detalló.

No obstante, tras todos los estragos que ha sufrido su cuerpo a raíz del grave error que cometió hace casi 10 años en el que casi pierde la vida, y que dejó en su cuerpo marcas que aún conserva, y que, asegura, ha aprendido a amar.  

“Amo mis cicatrices, ahora me quiero más que antes, me acepto más, me cuido más y el haber estado en el hospital me hizo darme cuenta de la capacidad que tiene uno de aprender”, enfatizó.

Sigue leyendo: Consejos para realzar la retaguardia naturalmente, sin cirugías

Sigue cargando con esa cruz

No obstante, y a pesar de todos los esfuerzos que ha hecho y que los especialistas han invertido en ella para reparar el daño, Alejandra Guzmán reconoció que, a la fecha, le siguen extrayendo la sustancia de su cuerpo. Pero, increíblemente, ha reconocido que para ella, eso es un motivo de alegría, motivándola en otros momentos difíciles para no tirar la toalla y seguir al pie del cañón.

“Todavía me siguen sacando, pero la última vez me sacaron de un lado de ‘acá'. Pero aún así yo sigo cantando. Un día le hablé a mi papá, y por eso me tatué una calaca ahí en el oído, porque la muerte me susurraba ‘vámonos’ y yo le decía: ‘no, hoy no’”, aseguró.

 

“Le hablé y le dije ‘papi, yo ya quiero tirar la toalla. Ya estoy cansada (..) ya no puedo, ya adiós’. Y me dice ‘nada más quiero que saludes a mi amigo’ y me pone al público (al teléfono)”, reconoció.

Para ella, el calor del público la ha mantenido viva y motivada a continuar avanzando, dejando atrás el dolor físico. En ese momento, la ayudó a no rendirse y a salir del hospital dispuesta a seguir luchando por su vida.