Logo Soy Carmin
Boicoteas tu felicidad, quizá tienes síndrome del impostor.
Buena Vida

Boicoteas tu felicidad, quizá tienes síndrome del impostor

Si dudas cuando las cosas salen bien, sientes que tus éxitos son un golpe de suerte y crees que no mereces las cosas buenas que te ocurren, esto es para ti

Por: Brenda Colón Navar

Boicoteas tu felicidad, quizá tienes síndrome del impostor.(Pexels)

Boicoteas tu felicidad, quizá tienes síndrome del impostor. | Pexels

¿Cuántas veces has tirado tu propio esfuerzo a la basura? Hablo de esas ocasiones donde lo das todo y cuando llega la recompensa crees que algo está mal o que en cualquier momento las cosas se pondrán feas. Si boicoteas tu felicidad, quizá tienes síndrome del impostor. Basta de ser nuestras propias enemigas, es momento de brillar. 

Desde 1978 se supo sobre el Síndrome del Impostor gracias a las psicólogas Pauline Clance y Suzanne Immes, quienes le definieron como “la incapacidad para aceptar los logros y el éxito como un mérito propio”. Tan solo la Asociación Española de Coaching asegura que afecta al 70% de la población ¡qué terrible!

Hablemos un poco más del tema 

Quien sufre el síndrome del impostor siente que no está a la altura de las circunstancias, no sabe aceptar cumplidos y siente que engaña a quienes la celebran. Por su parte Aida Baida Gil, psicóloga, señala sobre el tema que:

Todos podemos dudar si somos competentes o no cuando asumimos un cargo. De hecho, siete de cada diez personas pasan por esta sensación que, sin embargo, suele esfumarse con el tiempo”. 

El momento en que debemos preocuparnos según las expertas es cuando vamos ganando experiencia, cuando asumimos más responsabilidades y aún así nos sentimos mal o incluso peor. Sentir que en realidad no somos tan listas refleja miedos más profundos que pueden venir de nuestra infancia. 

Mucho tiene que ver la dinámica que hubo en tu familia, los estereotipos y valores que te inculcaron, la forma en que has medido éxitos y fracasos, ya que no todos nos exigimos igual. ¿Cómo viven el éxito quienes te rodean? 

¿Quienes tienen mayores probabilidades de sufrir síndrome del impostor? 

Quienes trabajan de forma independiente, quienes tuvieron ascensos sin esperarlos, si tus padres han sido exitosos o si eres estudiante y te evalúan frecuentemente formas parte de los grupos vulnerables al síndrome del impostor.

Particularmente a las mujeres, nos ocurre que nuestro entorno atribuye nuestros logros a la suerte, somos menos escuchadas y lamentablemente se nos demanda más, por lo que es tristemente normal que surjan inseguridades, problemas de autoestima, ansiedad y miedo. 

Los límites al síndrome del impostor

Si bien, los expertos en salud no le consideran un trastorno como tal, sí se ha comprobado que afecta de manera negativa nuestra calidad de vida, los logros, el cumplir metas en lugar de ser bueno provoca ansiedad, estrés, dejan ir oportunidades valiosas y rechazan la ayuda. 

¿No te parece que es una tontería el pensar que no vales para lo que has logrado?

Boicoteas tu felicidad, quizá tienes síndrome del impostor. Pexels

Cómo cambiar la actitud

Valerie Young, psicóloga experta en el tema, asegura que “Para dejar de ser un impostor debes dejar de pensar como tal”. Y sugiere algunos puntos que te ayudarán a cambiar de perspectiva: 

1.- Recordatorio de logros 

Haz una lista de todo lo bueno que has logrado en los últimos años y mantenla en un lugar visible, así cuando te sientas insegura recordarás lo mucho que vales. 

2.- Haz del silencio un amigo

Cada vez que alguien te halague no lo niegues, simplemente sonríe, agracede y listo, así detendrás el impulso de señalar o mostrar tus inseguridades. 

3.- Acepta y reconoce el problema

No puedes superar lo que no aceptas, así que analiza qué sientes, si te felicitan, te reconocen y sientes un nudo en la garganta, si te sientes nerviosa, si te sudan las manos, define lo que experimentas. 

4.- Transforma tu discurso

En lugar de decir que no estás preparada y que van a descubrir que no puedes, mejor di “me he preparado, sé lo que hago, sé el por qué y sé que puedo aportar a la causa”. 

Eres maravillosa, no dejes que nadie opaque tu brillo.

 

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS