Logo Soy Carmin
Señales de que tus padres no fueron el apoyo que necesitabas
Buena Vida

Señales de que tus padres no fueron el apoyo que necesitabas

El apoyo de los padres es esencial en el desarrollo y crecimiento, no obstante, a veces en lugar de ser un sustento, propician un ambiente dañino; en Soy Carmín te decimos cómo darte cuenta de esto

Por: Diana Miriam Alcántara Meléndez

La relación entre padres e hijos es un vínculo importante que impacta en el desarrollo de las personas. Desde pequeños es importante instruir, guiar y nutrir la relación, pues es parte vital en el desenvolvimiento, las habilidades y hasta la autoconfianza y autosuficiencia.

Hay muchos tipos de relaciones entre padres e hijos, dependiendo incluso de su personalidad y contexto. Sin embargo, suceda como suceda, debe siempre sostenerse en la cordialidad y el respeto; es claro que cada quien demuestra apoyo y amor a su manera, pero debe existir sin falta en todo círculo familiar.

Las relaciones dañinas entre padres e hijos son duras sobre todo para los segundos, pues no encuentran en los otros el apoyo y amor que necesitan para crecer, no importa si hablamos de niños pequeños o de adultos. No es dependencia o sobreprotección lo que se habla, sino el cariño y aliento que siempre hace falta en la vida, aunque sea demostrado con pequeños detalles.

Puedes leer: Cosas que dice una madre a su hija que afectan su relación

Los padres no ayudan a sus hijos cuando les manipulan, confrontan o tratan sin respeto. A veces, la actitud así es producto de padres con un trastorno mental o una adicción grave, porque sus propios problemas causan una inhabilidad para relacionarse, dice la autora, experta en relaciones de codependencia, Darlene Lancer.

Señales de que tus padres no fueron el apoyo que necesitabas
Señales de que tus padres no fueron el apoyo que necesitabas. FOTO: Unsplash

Añade que una experiencia traumática, abusiva o disfuncional de la infancia, puede dejar heridas que pueden tardar en sanar. Es importante darse cuenta de ello, como primer paso, para no negar esa relación de abuso emocional o de abandono de los padres, sino entenderla y tomar acción para sanar.

La experta comparte algunas preguntas que puedes hacerte sobre el comportamiento de tus padres, para descubrir si su influencia pudo ser negativa para ti.

¿Tienden a reaccionar de forma exagerada o a crear una escena?

¿Utilizan el chantaje emocional?

¿Hacen demandas frecuentes o irrazonables?

¿Intentan controlarte? (Mi manera o no se hace)

¿Te critican o te comparan?

¿Te escuchan con interés?

¿Manipulan, usan la culpa o se hacen la víctima?

¿Te culpan o te atacan?

¿Se responsabilizan y se disculpan?

¿Respetan sus límites físicos y emocionales?

¿Ignoran sus sentimientos y necesidades?

¿Te envidian o compiten contigo?

La sugerencia, comparte también Darlene Lancer, es separarse emocionalmente de ellos. No tiene que ser forzosamente alejarse físicamente, sino dejar de reaccionar a sus ataques o influencia negativa, para dejar de sentirse responsables por eso que hace daño o te hace sentir mal.

Asertividad y límites

Para sobrellevar la situación, es importante poner límites y avanzar con asertividad. No hay que darles la espalda por completo, pero tampoco hay que buscar peleas o discusiones por todo. Ofrece una mano amiga, pero pon en claro que necesitas tu espacio.

También considera que si cortar por completo es lo mejor para ti, es una decisión que deberás tomar con responsabilidad. Háblalo claro, expón tus ideas e independízate. Finalmente, la experta también recomienda acudir a la terapia, a la ayuda profesional, para sanar heridas y retomar la comunicación gradualmente, hasta encontrar un punto medio que favorezca a todas las partes.

Sanar una relación comienza contigo, dice la autora, así que también tienes que trabajar en ti; si tus padres no pueden cambiar, tú sí.  Algunas consideraciones a forma de recomendación que Darlene Lancer comparte.

  • Tus padres no tienen que sanar para que te mejores.
  • Tú no eres tus padres.
  • Tampoco eres las cosas hirientes que dicen de ti.
  • No es necesario que te agraden tus padres, pero es posible que aún estés apegado y los ames.
  • No puedes cambiar o rescatar a los miembros de la familia.
  • La indiferencia, no el odio o la ira, es lo opuesto al amor.
  • Odiar a alguien interfiere con amarte a ti mismo.
  • La ira y el resentimiento no resueltos te lastiman.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Diana Miriam Alcántara Meléndez

Creo por completo en el poder de la palabra escrita; es por eso que estudié comunicación y guionismo. Tengo un Master en Comunicación, Periodismo y Humanidades con especialidad en Narrativa Audiovisual de la Universidad Autónoma de Barcelona. Soy amante del cine, las series, la música, la cultura popular, la literatura, la moda y todo lo que tenga que ver con entretenimiento, curiosidades y aprender cosas nuevas. Siempre tengo un dulce en la bolsa, hay sin falta un libro en mi buró y no puedo vivir sin papel y pluma a la mano para apuntar nuevas ideas.

Ver más

Comentarios