Logo Soy Carmin
¿Le gritas a tus hijos? Psicólogo revela lo que esto significa y no te va a gusta
Buena Vida

¿Le gritas a tus hijos? Psicólogo revela lo que esto significa y no te va a gusta

Gritarle a tus hijos no te hace ver como alguien con autoridad, te hace ver débil.

Por: Gisselle Acevedo

¿Le gritas a tus hijos? Psicólogo revela lo que esto significa y no te va a gusta

¿Le gritas a tus hijos? Psicólogo revela lo que esto significa y no te va a gusta

Desde hace varios años las técnicas de crianza cambiaron en la mayoría de los hogares de todo el mundo, pero no todo fue para bien, los golpes con los que se reprendía a los hijos fueron cambiados por gritos y los padres, sin darse cuenta, con esto fomentaron problemas en la autoestima de sus pequeños. Si eres una de esas madres que le gritas a sus hijos, quédate a leer esto, un psicólogo reveló lo que este acto significa y segura estoy que no te va a gustar.

Conclusiones de estudio

En los hogares donde los gritos son recurrentes, los niños tienden a desarrollar una baja autoestima e índices más altos de depresión. Un estudio de 2014 publicado en The Journal of Child Development comprobó que gritar produce en los niños secuelas similares al castigo físico: altos niveles de ansiedad, estrés, depresión y un aumento de los problemas de conducta.

Qué significa que le grites a tus hijos. FOTO: UNSPLASH

Lo que en verdad significa que le grites a tus pequeños

Según un psicólogo gritarle a tus hijos no hace que te vean como alguien con autoridad, sino como alguien fuera de control. Te hace ver débil. Siendo sinceros, estás gritando porque eres débil. Gritar, incluso más que dar nalgadas, es la reacción de una persona que ya no sabe qué más hacer.

No nos referimos a gritarle a tu hijo cuando corre hacia el tránsito vehicular, sino a hacerlo para corregirlo. Gritar con el fin de reformar una conducta no es eficaz y lo único que logra es infundir el hábito de los gritos en los niños. Les gritamos a diario por las mismas razones, y luego les gritamos aún más fuerte porque el primer grito no funcionó. Recoge tu ropa. Baja a cenar. No te montes en el perro. Deja de golpear a tu hermano.

“Se grita cuando se canaliza de manera indebida las emociones. Todos los padres acabamos por gritar a nuestros hijos tarde o temprano y quien diga lo contrario, miente. Pero que sea casi inevitable, no significa que esté justificado. Por ello, cuando ocurre conviene pedir disculpas, explicar con calma las razones por las que hemos perdido los nervios y reconocer que no hemos sabido gestionar la situación, para así evitar que ocurra en más ocasiones”, comenta Iván Carabaño Aguado, médico adjunto del servicio de pediatría en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid.

7 consecuencias que tiene el gritarle a tus hijos 

1.- Los gritos generan en el niño estrés y alarma que suele desencadenar el llanto. Es conveniente elegir las palabras, el tono y volumen de voz adecuados y que vayan acompañados de una comunicación no verbal (gestos, miradas) acorde al mensaje que se pretende transmitir.

2.- Los momentos de descontrol emocional, como cuando se pierden los nervios y se grita, dificultan el hecho de que el niño pueda reflexionarcon tranquilidad sobre lo que provoca el enfado de sus progenitores. Los gritos bloquean la capacidad del pequeño para discernir sobre la situación. Se sentirá desbordado y sus padres no resultarán un modelo para gestionar y expresar sus emociones de manera adecuada y ajustada en cuanto a forma e intensidad (tono y volumen adecuado de voz).

3.- De padres gritones, hijos que también gritan. Los niños aprenden sobre todo por imitación. Así que, si no queremos recibir lo mismo, es preferible controlar el volumen de voz que usamos con nuestros hijos. Los progenitores resultan un espejo para sus hijos en cuanto a la forma de expresar sus emociones, en este caso su enfado.

4.- El niño puede desarrollar un concepto negativo de sí mismo y tener baja autoestima. La autoestima del niño se desarrolla sobre todo en el seno de la relación con sus padres. Cuando los gritos son habituales (sobre todo si van acompañados de mensajes negativos), el niño sentirá que todo lo que hace es incorrecto y está justificado que le griten.

5.- Se generan sentimientos de angustia y ansiedad. Si el niño/a es muy sensible y tiende a no expresar sus emociones y defenderse por temor cuando sus progenitores le gritan, es posible que cuando se encuentre en situaciones similares con otras personas, sienta ansiedad y se bloquee.

6.- Sentirá enfado y frustración. Por lo que el niño se puede enfadar con más facilidad, ya que puede sacar la conclusión de que los gritos son un recurso habitual de sus progenitores porque resultan eficaces para conseguir objetivos.

7.- Los gritos crean sentimientos de indefensión. Si el tono de voz elevado ante las desavenencias es la norma, el niño/a puede llegar a la conclusión de que sus sentimientos o necesidades son desatendidos y tenderá a no expresarlos en el futuro.

Temas

  • Padres
  • cómo criar a los hijos
  • que significa que le grites a tus hijos
  • psicólogo

Comentarios