Logo Soy Carmin
Mujer fuerte: Por qué no soy feliz si tengo todo.
Buena Vida

Mujer fuerte: Por qué no soy feliz si tengo todo 

Si sientes que hay un vacío en tu vida y que ha sido imposible llenarlo, aquí podría estar la respuesta que tanto has buscado

Por: Brenda Colón Navar

Mujer fuerte: Por qué no soy feliz si tengo todo.(Unsplash)

Mujer fuerte: Por qué no soy feliz si tengo todo. | Unsplash

Una mujer fuerte es aquella que sabe adaptarse a toda condición de vida para salir victoriosa, pero también es la que no se da por vencida en la búsqueda de respuestas. Si eres de las que se ha preguntado “¿Por qué no soy feliz si tengo todo?”, no estás solas. 

En la vida tenemos diversas experiencias y aunque algunas nos dan plenitud, hay otras que van dejando huecos. Muchas veces resulta difícil afrontarlas y las vamos dejando, sentimos que por ignorarles desaparecerán pero no es así, incluso pueden hacerse más grandes. 

Nos aferramos a una vida plena y trabajamos mucho para tener lo que creemos que nos hizo falta, así, llegamos a un punto en la vida donde podemos tener una pareja maravillosa, hijos, quizá una casa, viajes, dinero suficiente para darnos un gusto de vez en cuando, pero sigue sin ser suficiente, ¿hay algún problema? Tal vez.

El hueco que no llena lo material ni las personas incorrectas

Muchas veces esta sensación de sentirnos incompletas, perdidas o infelices, se debe a que no nos sentimos merecedoras de lo bueno, a problemas emocionales del pasado o incluso a que hemos vivido tanto tiempo en lo próspero que perdemos la noción de la realidad y las cosas que más importan. Estas sugerencias te ayudarán a analizar las cosas:

1.- Ayuda a tu comunidad 

El conocer la necesidad que te rodea te ayuda a colocar tu situación en perspectiva, a reconocer las bendiciones que tienes y lo mucho que puedes ayudar a otros. La sensación de dar a los demás te llenará el corazón de gratitud hacia la vida. Busca un lugar donde puedas apoyar de voluntaria y notarás la diferencia.

2.- Analiza tu relación con familiares y amigos del pasado

Si hay problemas que llevan mucho tiempo sin resolverse, de alguna manera saldrán a flote y podrían afectar tu vida actual. No es bueno guardarse las cosas porque así no arreglas nada, se convierten en bombas a punto de estallar y lo hacen en los momentos menos indicados. 

Reestablece esas conexiones y trata todos esos temas que quedaron en el tintero, será bueno para ti y los involucrados. 

Mujer fuerte: Por qué no soy feliz si tengo todo. Unsplash

3.- Recuerda tus momentos decisivos 

Aunque ahora parezca sencillo o prácticamente automático, tu situación actual no es una casualidad y vale la pena voltear al pasado para recordar los momentos más importantes de tu vida, los que te hicieron crecer y llegar a este punto. Recordar de dónde vienes y lo que has pasado te permite valorar tu presente y tu futuro.

4.- Fortalece tu fe

Hay personas que encuentran propósito en la fe, quizá tú creciste con algunas ideas y alejarte de ellas te ha creado un problema de identidad, este podría ser el momento de sanar esa relación. 

5.- Consulta a un especialista en salud emocional

Si a pesar de todos los intentos tu situación no mejora y sigues sintiendo que a pesar de todo te cuesta demasiado ser feliz, lo mejor será consultar con un médico especialista en salud mental, podrías tener algún desequilibrio hormonal, problemas emocionales por sanar que no deseas admitir y más.

TE RECOMENDAMOS