Logo Soy Carmin
Por qué no debes conformarte con ser la amante 
Buena Vida

Por qué no debes conformarte con ser la amante 

El papel de la amante no es fácil, es un cambio fuerte en tu estabilidad emocional y pocas salen victoriosas. 

Por: Karen Villaseñor

Por qué no debes conformarte con ser la amante (Foto Unsplash)

Por qué no debes conformarte con ser la amante  | Foto Unsplash

Ya sabes lo que dicen por ahí, nunca hay que decir que no. Es posible que tus valores algún día caigan en la tentación de convertirte en ¨la otra¨. Hay razones por las que no debes conformarte con ser la amante. La infidelidad duele y no solo a las personas que tienen el compromiso, también a la tercera en discordia. 

En el momento que aceptas ser la amante, también renuncias a una relación convencional. Es cuando firmas que estás de acuerdo en acomodarte a su agenda, en que tal vez no esté cuando te sientas mal y en que hay alguien más que tiene prioridad. 

  •  Tu autoestima en juego 

La mujer que decide ser la amante, necesita de amor propio, de saber que cuando se quede sola en casa, porque su pareja está con la esposa, se debe abrazar el doble. De lo contrario, terminará lastimada y aunque no lo diga se formará en resentimiento hacia él. 

  • Celos descontrolados 

Ya lo mencionaba anteriormente, una de las razones por las que no debes aceptar ser la otra, es porque ni siquiera tienes derecho a sentir celos. Y en caso de que así sea, vas a caer en un círculo tóxico, en donde las llamadas constantes, la inquietud y el miedo a que te abandone mañana será tu día a  día. 

  • A escondidas 

La amante no tiene la oportunidad de gritar su amor a los cuatro vientos, se tiene que acomodar a horarios y sitios no concurridos. A que tal vez cuando él se encuentre a alguien la presente como una conocida más. 

  • La comparación 

Desde el momento, en el que inicias una guerra interna con la esposa, empieza el calvario. ¿Qué tiene ella que no tenga yo? Las comparaciones te harán prestarle más tiempo a eso, que a tu propia relación y más que a ser feliz. 

  • Futuro incierto 

La realidad, es que nada garantiza que el ¨para siempre¨, se cumpla en una relación. Sin embargo, cuando aceptas el papel de ser la amante, las situación se vuelve aún más incierta. La idea de formar una familia no existe y en caso de que así sea, es posible que tengas que aceptar vivir la doble vida de tu pareja. 

  • Señalamientos 

Es posible que la mujer que decide ser la amante, tenga la fuerza para enfrentar miradas y señalamientos. Sin embargo, al caer la noche, cuando dejes la coraza a un lado, te vas a derrumbar, sentirte juzgada y poco apreciada.  

  • Él hace lo que quiere 

Ser la otra, es entregar tu todo, saber que ese hombre va a manipularte a su antojo. Porque claro, es  lo que mejor le conviene a la relación y su futuro. No te sorprenda que en días te adore y en los otros no quiera saber nada de ti, ¿vas a soportarlo?  

TE RECOMENDAMOS