Logo Soy Carmin
Amor, cuidar nuestra casa también es una forma de amarme.
Buena Vida

Amor, cuidar nuestra casa también es una forma de amarme

Quiero que entiendas que mi esfuerzo por mantenerla en orden no es una obligación por ser mujer, sino una forma de demostrar lo mucho que me importa nuestro hogar 

Por: Brenda Colón Navar

Amor, cuidar nuestra casa también es una forma de amarme.(Unsplash)

Amor, cuidar nuestra casa también es una forma de amarme. | Unsplash

Por mucho tiempo nos han dicho que las mujeres somos las encargadas de cuidar la casa y la familia, pero en mi breve paso por el amor, y digo breve porque conozco parejas que llevan muchos años juntas, he llegado a la conclusión de que esos cuidados deben ser por amor y no por obligación. Amor, cuidar nuestra casa también es una forma de amarme.

Sí, alguna vez te conté que para mí era importante demostrarte amor para que no tuvieras dudas de lo que siento, pero eso no siempre será con besos, abrazos o con otras partes de mi cuerpo, también se da en preparar tu platillo favorito, en desmancharte los puños de las camisas y hasta en ver que no nos falte papel de baño.

Cuando lo pongo en papel, o bueno, en estas letras, pareciera algo simple, pero es muy grande. Estoy convencida de que uno cuida lo que ama y cuando compartimos la vida con alguien, ese amor también envuelve nuestra casa. ¿Sabes? Los desayunos en la cama no son exclusivos de mi cumpleaños y del día de las madres.

Quizá en casa viste que solo tu mamá y tal vez tus hermanas se ocupaban de las labores del hogar, pero no puedo explicarte la gran satisfacción que te dará hacer algo con tus manos y tratar de cuidarlo para que los demás no lo estropeen, incluso te ayudará a comportarte mejor con toda la familia.

Cuidar de nuestro hogar no te hará menos hombre, sino todo lo contrario, me permitirá ver lo mucho que valoras nuestro espacio, lo que con tanto esfuerzo hemos construido y me demostrará que este compromiso sigue tan fuerte como el primer día, no todo es traer dinero a casa. 

Tareas para todos 

Habrá ocasiones donde haremos algo que no nos gusta o que simplemente no imaginamos, pero hacerlo y aligerar la carga del otro nos permitirá tener una relación mucho más tranquila, nos demostrará lo fuerte que somos como equipo y que más allá de lo que otros digan, primero está todo aquello que nos haga feliz.

Amor, cuidar nuestra casa también es una forma de amarme. Unsplash

Aclaro, esta carta no se trata de dejarte el trabajo a ti, tampoco de pedirte ayuda, sino de expresarte lo que deseo y que podría contribuir a nuestra relación. No quiero que nuestros hijos sean inútiles o que acepten hacer todo el trabajo por creer que a su pareja no le corresponde, no quiero verlos cansado todo el tiempo, quiero que disfruten del amor.

Pudiéramos decirles muchas cosas, pero nada será tan fuerte como nuestro ejemplo. No ayudes, esta es tu casa, cuando hablas de ayudar pareciera que estás de visita. Hacer las cosas te hará entenderme mejor, amarme mejor y valorar tu casa, te provocará que nos extrañes cuando estés lejos y que tengas ganas de volver, siempre te esperaremos.

Entonces, este es el momento de cuidarnos, de mejorar el refugio de nuestro amor y el lugar donde podemos cuidarnos de todo el mundo, la casa es de los dos, tal como el amor, las responsabilidades y las obligaciones, gracias por tu esfuerzo y por todo lo que haces por nosotros. 


 

TE RECOMENDAMOS