Logo Soy Carmin
Te perdono aunque no lo merezcas, quiero ser feliz.
Buena Vida

Te perdono aunque no lo merezcas, quiero ser feliz

Dejemos de ver el perdón como una oportunidad para que nos lastimen o nos humillen, se trata de reparar las alas para poder volar en libertad 

Por: Brenda Colón Navar

Te perdono aunque no lo merezcas, quiero ser feliz.(Pexels)

Te perdono aunque no lo merezcas, quiero ser feliz. | Pexels

Han pasado años desde que me lastimaste, desde aquel instante donde sentí que mi corazón se rompía en pedazos y que la vida jamás podría hacer igual. No hablaré más de las ilusiones que destruiste, de la inocencia que se fue a la basura. Simplemente te perdono aunque no lo merezcas, quiero ser feliz.

Hoy decido que mi vida no puede definirse por ese momento. ¿En qué cabeza cabe destruir la grandeza de una persona por la traición de otra que simplemente no supo amarle? Lo he entendido, no me lastimó el amor, sino alguien que no supo amarme y aunque no te justifico, lo entiendo. 

Ha llegado el momento de dejar que toda esa oscuridad abandone mi corazón, de que todas esas lágrimas que cayeron en mi almohada por ti tengan sentido. He aprendido, he crecido, y en mi vida ya no hay lugar para sufrir por ti.

Quiero que quede claro, no te perdono para darte una oportunidad de que estés cerca de mí, tampoco para que “demuestres” que tenías razón”, no te perdono por culpa ni por remordimiento, te perdono porque es momento de sanar heridas y de quitarte ese poder que te había dado sobre mí, ese que arruinaba todo lo bueno que podía pasar. 

No quiere decir que me ganaste

Perdonar y tirar la toalla no es lo mismo, este acto de perdón es para dejar esto atrás. Me he dado cuenta de que he perdido demasiadas oportunidades por mi dolor, he dejado que personas valiosas se alejen de mí por vivir en el pasado. Sé que aunque llegaste a mi vida, no era tu destino permanecer en ella, aprendí la lección, ya puedes irte para siempre. 

Imaginé que mi vida sería mejor sin esta maleta, que en el viaje encontraría muchas aventuras mejores que el daño que me hiciste y que eso sí valía la pena contar en mi historia. No quiero imaginarlo, quiero que sea realidad.

Te perdono aunque no lo merezcas, quiero ser feliz, Pexels

Olvidamos que cuando cargamos tanto dolor no sirve de nada, que nos resta tiempo, nos resta amor, nos resta autoestima, además, nos empobrece el alma. Siempre es fácil culpar a los demás, lo que hicieron, lo que dijeron, lo que nos hicieron sentir, pero somos nosotras quienes lo aceptamos en primer lugar.

Es por ello que así como hacemos la elección de sufrir, podemos hacer la de perdonar. Yo elijo ser libre, elijo cerrar la puerta del pasado y disfrutar las bendiciones del presente que florecerán en el futuro. 

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS