Logo Soy Carmin
Perdí un bebé ¿cuándo dejaré de sentirme culpable? 
Buena Vida

Perdí un bebé ¿cuándo dejaré de sentirme culpable? 

Cuando lo hablé supe que no era la única, pero sigo sin entender por qué aunque nos pasa a muchas la gran mayoría calla, es importante saber que no estamos solas 

Por: Brenda Colón

Perdí un bebé ¿cuándo dejaré de sentirme culpable? (Unsplash)

Perdí un bebé ¿cuándo dejaré de sentirme culpable?  | Unsplash

Perdí un bebé, ¿cuándo dejaré de sentirme culpable? Recuerdo que todo inició con mucha ilusión, me encantaba ver zapatitos y juegos de cuna, no compraba nada porque aún no sabía si era niña o niño pero mi corazón se desbordaba de amor. Simplemente un día, en la revisión de rutina, me hicieron un ultrasonido y reinó el silencio, no había latido.

El mundo se vino abajo, todo era negro y yo no entendía qué pasaba, me dijeron que tenían que hacer un procedimiento para verificar que no hubiera residuos del producto, era mi bebé y ellos hablaban como si fuera cualquier cosa. Mi mente se apagó y desde ahí solo recuerdo el momento donde volví a casa y lloré por horas abrazada a la almohada.

Me tomé las vitaminas, salía a caminar, reduje mis horas de trabajo para no estresarme y afectar el embarazo, dormía lo mejor posible, comía bien, hice todo al pie de la letra pero simplemente no lo logré, ¿eso me hacía mala mamá? 

Mi esposo también sufrió. A veces somos egoístas y pensamos que la pérdida solo nos afecta a nosotras por ser el lugar donde el bebé crecía, pero a ellos les nace en el corazón y también sufren, es mucha impotencia al sentir que no pudiste cuidar el hijo que Dios te dio.

Queríamos muchísimo a ese bebé aún sin conocerle, había planes, anhelos, metas personales y como pareja, era enorme la ilusión de ver en persona a un chiquito o chiquita que habíamos hecho juntos, que era nuestro amor en físico y que conquistaría el mundo, que tendría lo mejor de nosotros...todo se había ido a la basura. 

Pocos supieron y aunque no me agradaba la idea de andar con un letrero en el pecho de “perdí un bebé”, por un momento lo consideré porque no faltaba quien preguntaba sin saber, quien cuestionaba que para cuándo seríamos papás sin saber de nuestra pérdida. Aprendí a odiar la pregunta, ni era su asunto y solo nos recordaba lo que no fue. 

El tiempo pasó y aprendimos a aceptarlo, hubo muchas pláticas, muchas lágrimas y tratamos de seguir aunque de repente había recaídas, especialmente cuando nuestros amigos o familiares hablaban de los cumpleaños de sus hijos o de que alguien más recibiría a un bebé. 

Perdí un bebé ¿cuándo dejaré de sentirme culpable? Unsplash

La importancia de saber que no estábamos solos 

Nuestra doctora nos dijo que este tipo de pérdidas eran muy comunes, pero a nosotros nos parecía extraño porque nadie hablaba de ello, ¿común de dónde? Creo que la culpa nos ganaba, no nos permitía ver que simplemente hubo un cambio en los caminos de la vida, pero que no habíamos hecho nada mal.

Fue en una reunión por el cumpleaños de una prima donde no pude más y lo dije, mi mamá me veía con el rostro atónito y mis tías también, pero una de ellas dijo “a mí también me pasó, fue horrible, pero no el fin del mundo”, a ella le siguieron dos amigas de la festejada y mi corazón descansó un poco.

No me malentiendas, siempre le agradeceré a mi esposo el haber estado a mi lado apoyándome para dejar esto atrás, pero el saber de otras mujeres me daba nuevas fuerzas, ya no me sentía tanto como una mamá fracasada, sino como una para la que la vida tuvo otros planes.

Particularmente a las mujeres nos educan con la idea de ser grandes mamás, de darlo todo por los hijos, de protegerlos como fieras, ¿y si esos hijos no llegan? ¿y si se tardan? ¿y si decidimos no tenerlos? Nada de eso nos resta valor, seguimos siendo mujeres fuertes y maravillosas, unas a las que la variedad de experiencias nos hace más grandes. 

Hoy no sé si un día seré mamá, pero no es algo por lo que quiero preocuparme, este tiempo con mi pareja ha sido de nuevos descubrimientos, nuestra relación ha madurado y estamos más cerca que nunca, pero estamos trabajando en aprender a amarnos así, si solo somos dos o 3 o cuatro, nos hemos enfocado en proyectos de ayuda a los demás y ayuda mucho.

El amor no se perdió con ese bebé, simplemente cambió y nos hizo evolucionar, le recordamos con amor, con ilusión y en momentos de duda le pedimos que interceda por nosotros ante Dios, pero si seguimos aquí, confiamos en que es por un propósito y que las respuestas llegarán más adelante, cuando sea el tiempo perfecto.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Brenda Colón

Brenda Colón

Redactora Web

Estudié la Licenciatura de Comunicación en UABC Tijuana, además cuento con una Maestría en Mercadotecnia y Medios Digitales por parte de UNID. Antes de llegar al maravilloso equipo de Soy Carmín, fungí como Community Manager de diversas empresas en Tijuana y jefa de redacción en diversos medios. Actualmente me apasionan temas como la maternidad, crianza infantil, las series de televisión, las películas y las novelas, además de las celebridades también me encanta escribir sobre pareja, inteligencia emocional, amor propio, vestidos, maquillaje, realeza, estudios curiosos, remedios caseros y salud, además de noticias de interés general.

Ver más

Comentarios