Buena Vida

Lecciones nos enseñan nuestros hijos y nos hacen fuertes

A pesar que llevamos la responsabilidad de criar y educar a nuestros hijos, son ellos los que se convierten en nuestros verdaderos maestros de vida y nos fortalecen como mujeres, como madres y como seres vivos; estas son las lecciones que dejan nuestros hijos en nosotras

Por Bonita Haro

-

La vida nos dice que al convertirnos en mamás tenemos la responsabilidad de guiar y educar a nuestros hijos para que estén preparados de la mejor manera para enfrentar el futuro, cumplir sus sueños, y ser felices. Sin embargo, en esta dinámica, quienes terminan convirtiéndose en nuestros maestros son ellos, y es importante tomar nota de todo lo que nos enseñan. Esta son las lecciones que las madres fuertes aprenden de sus hijos.

Y es que, definitivamente, nadie nace sabiendo cómo criar y cuidar a un hijo, sin embargo, ellos se convierten en los mejores guías, y nos fortalecen con los retos que implica y la manera en la que debemos combinar todas nuestras facetas con la de ser madre. Lo más importante, es que te enseñan a ser feliz como nunca antes por más sencillo difícil que resulte tu experiencia como madre.

Lecciones que nuestros hijos nos enseñan

  • Primero debes estar tú, para cuidar a los demás

Para poder lograr que los demás estén bien, primero debes estar bien tú. No es egoísmo, es autoconservación, pues a final de cuentas, descuidarte podrías correr el riesgo de descuidar a los demás. Además, es un ejemplo que tus hijas necesitarán aprender, el quererse, cuidarse a sí mismas, y ponerse como prioridad antes que a los demás.

  • Entendemos a nuestras propias madres

Algo que nuestros hijos nos ayudan a comprender una vez que nos convertimos en madres, es a entender a quien nos dio la vida, y que todas las lecciones, regaños, y en lo que quizás no estuvimos de acuerdo, fue por nuestro propio bien. Nadie experimenta en cabeza ajena, hasta que lo vive en carne propia, y gracias a nuestros hijos es posible entenderlo.

Sigue leyendo: Galilea Montijo y Adamari López deslumbran con vestido verde; una enseña de más

  • Soy más fuerte de lo que pensaba

Sin duda, tener hijos es un gran reto para toda madre. El criarlos, educarlos, y principalmente, ponernos en su lugar representa un esfuerzo diario en el que debemos poner todo nuestro empeño y fortaleza. Tener hijos nos hace fuertes y poderosas, y claro, las más felices.

  • El amor verdadero existe

No importa tu situación sentimental, con tus hijos siempre descubrirás que el amor verdadero existe, aquel incondicional que da sin recibir y que llena como ninguno, el amor a primera vista que surje incluso sin decir una sola palabra, aquel que no tiene caducidad y que crece día con día. El amor de un hijo no se compara como ninguno.

  • Ser intuitivas

Nuestros hijos pueden darnos una gran lección, que en ocasiones es mejor confiar más en la intuición que en la razón, y a que podemos aprender de nustros errores y usarlos a nuestro favor.

  • Nos conecta con la imaginación

Los niños nos enseñan a creer, nos muestran que la imaginación nos da ilusión y que se vale soñar con grandes cosas. Nos reencuentra con nuestro optimismo perdido, y nos hace olvidarnos por un segundo la vida adulta, mejorando nuestro humor de un momento a otro.

  • Nos hacen valientes

Un hijo nos ayuda a hacer cosas que no nos atreveríamos a hacer por nuestra propia cuenta. Nos empuja a ser mejores y a no temerle a nada, con tal de asegurarlos a ellos. Nos enseña a decir lo que sentimos sin vergüenza, e incluso, de enorgullecernos de ello. ellos son nuestros verdaderos maestros de vida.

¿Estás de acuerdo?

SI 0%
NO 0%
Síguenos en
Más sobre este tema

Mantente informado sobre lo que más te importa

Recibe las noticias más relevantes del día en tu e-mail

Debes ingresar un E-mail valido. Ha sucedido un error en la suscripcion.
¡Tu suscripcion ha sido exitosa!

Suscribirse implica aceptar los términos y condiciones