Logo Soy Carmin
Frases hirientes que jamás debes decirle a tus hijos
Buena Vida

Frases hirientes que jamás debes decirle a tus hijos

Algunos padres suelen emplear expresiones cuando se enfadan que, sin darse cuenta, pueden perjudicar el desarrollo y la autoestima de sus hijos. Entonces, es fundamental reflexionar sobre las palabras que utilizan para dirigirse a sus pequeños de manera habitual, especialmente, cuando están sumamente molestos

Por: Marisela Salazar

Frases hirientes que jamás debes decirle a tus hijos(Especial: Pexels)

Frases hirientes que jamás debes decirle a tus hijos | Especial: Pexels

Algunos padres suelen emplear expresiones cuando se enfadan que, sin darse cuenta, pueden perjudicar el desarrollo y la autoestima de sus hijos. Entonces, es fundamental reflexionar sobre las palabras que utilizan para dirigirse a sus pequeños de manera habitual, especialmente, cuando están sumamente molestos.

Según los especialistas, existen palabras hirientes que pueden provocar más daño, incluso, que los golpes y dejar una huella imborrable y profunda en el corazón de los niños, por ello, enlistan las frases que jamás debes decirle a tus hijos porque pueden provocar efectos negativos en su autoestima y motivación:

"Si no haces lo que te digo, te voy a castigar"

Las amenazas utilizan el miedo y pueden llegar socavar la confianza que tus hijos han depositado en ti. Al decirles esta frase, les estás enseñando que es legítimo conseguir lo que se quiere a través de la intimidación, pero además, haces que la sumisión forme parte de sus vidas y de su personalidad.

"Me arrepiento de haberte tenido"

En ocasiones los padres se frustran de tal manera cuando las cosas no resultan como esperaban, que acaban diciendo palabras realmente hirientes. Decirle a tus hijos que te arrepientes de haberlos traído al mundo es devastador, les genera ansiedad, desazón, desconfianza y soledad.

Seguir leyendo: Errores de crianza que lastiman el corazón de tu hijo

"Ojalá tu primo fuera mi hijo y no tú"

Por más molesta que estás debes controlar tu irritación y jamás hacerle creer a tus hijos que prefieres a otros niños en su lugar. Las comparaciones afectan su autoestima y pueden fomentar la envidia, un sentimiento sumamente perjudicial que es muy complicado de reconducir en la edad adulta.

"No sirves para nada"

Los insultos y humillaciones no deben usarse para educar a los hijos. Al decirles que no sirven para nada les transmites la idea de que son defectuosos y lo creen, entonces les niegas la posibilidad de centrar su atención en lo que pueden cambiar en el futuro para conseguir un mejor resultado.

Seguir leyendo: Consejos para criar a tu hija segura de sí misma

"Si te sigues portando mal te voy a abandonar" 

 Muchas de las palabras que los padres les dicen a sus hijos son fruto de la desesperación o el cansancio, sin embargo, es importante tener presente que uno de los mayores temores de los niños es el abandono de sus padres y escuchar este tipo de afirmaciones puede generarles estrés y ansiedad.

"Estoy harta de ti"

Al emplear esta expresión víctima de la ira, el agotamiento o el estrés, quizás no tienes la intención de herir los sentimientos de tus  hijos, pero debes ser consciente de que al escuchar esta frase ellos pueden creer que tus palabras son reales y provocarles un impacto negativo permanente.

"No llores, no es para tanto"

Muchas veces los padres tienden a infravalorar e invalidar las emociones de sus hijos pensando que carecen de importancia. Este tipo de frases pueden reprimir sus sentimientos y necesidades y provocar que durante su vida adulta exterioricen su sentir con algún déficit emocional y social. 

"Ya no te quiero"

El amor, la confianza y la seguridad que les aportes a tus hijos marcarán su personalidad y su vida adulta. Por lo tanto, jamás debes decirles que no los quieres porque, además de romperles el corazón, les generarás frustración, desconsuelo, soledad e inseguridad.