Logo Soy Carmin
Cómo explicar a tus hijos que perdiste un bebé
Buena Vida

Cómo explicar a tus hijos que perdiste un bebé

Expertos revelan cómo explicarle a los niños a dónde fue el hermanito que desapareció y la importancia de hablares con honestidad sobre la muerte y los sentimientos que provoca 

Por: Brenda Colón Navar

Cómo explicar a tus hijos que perdiste un bebé(Fotografía Pixabay)

Cómo explicar a tus hijos que perdiste un bebé | Fotografía Pixabay

Para muchos niños, el esperar un hermanito o hermanita es una gran ilusión. Disfrutan hablarle a la pancita de mamá, le cuentan a sus amigos, hacen planes y de repente, ese bebé no llega. Aún con el proceso que enfrentan los padres para digerir la pérdida, ¿qué hay del niño? Hoy te diremos cómo explicar a tus hijos que perdiste un bebé.

Es normal que un niño con uso de razón pregunte “a dónde se fue mi hermanito”. Azmira H. Maker, psicóloga experta en tratar duelos, divorcios y otros tipos de cambios en niños, reveló que era importante hacer partícipe al niño del proceso.

Cómo explicar a tus hijos que perdiste un bebé. Fotografía Pixabay

Las normas sociales no son muy abiertas al tratar temas como la muerte, especialmente con los niños pequeños, ni hablar de cuando es un embarazo que no termina en un feliz nacimiento. Los seres humanos batallamos con tratar el tema de una forma privada, consideramos la presión social y generalmente optamos por no compartir al respecto.

Hacer esto puede prevenir discusiones sanas sobre el tema de la pérdida con los niños. Ya sea que el emabarazo estaba en sus primeros meses o estaba por concluir, incluso si el bebé murió al nacer, no podemos negar el dolor, lo que menos imaginaríamos es cómo tratar el tema con nuestros otros hijos, incluso podríamos optar por no hablar al respecto.

La doctora Azmira H. Maker asegura que no hay una forma correcta o adecuada de tratar el tema con la familia, pues cada  quien decide cuál es el mejor camino como individuos, como pareja y como familia basados en creencias religiosas y culturales. Lo que sí existe es cómo tratar el tema de una forma que ayude al desarrollo del niño.

El primer paso es decidir con tu pareja sobre si hablarán con sus hijos sobre el hermanito que murió y si serán honestos sobre cuándo ocurrió, hablamos si de esa pérdida fue antes o después del nacimiento de tus otros hijos. Antes de los hijos, debemos explorar cómo se sienten papá y mamá al respecto.

Cómo explicar a tus hijos que perdiste un bebé. Fotografía Pixabay

Si papá y mamá no están en la misma sintonía sobre el tema, tratarlo con los hijos puede dañar la relación, por lo que una opción sería acudir a terapia.

Cuando los hijos eran conscientes del embarazo, es claro que percibirán la pérdida, el nacimiento y quizá el funeral si es que este tiene lugar. Por ello se les debe incluir en el proceso de duelo, pues no hacerlo provocará confusión, pueden culparse, culpar a sus padres o creer que ellos también pueden desaparecer.

Una pérdida misteriosa puede provocar que los niños incrementen su nivel de ansiedad como reflejo de la pena y depresión que atraviesan sus padres. Pueden reaccionar como niños sobreprotectores de los papás, muy apegados o dependientes, incluso molestos por no entender lo que los padres sienten, quizá presenten problemas para dormir.

Saber que ese hermanito no llegará, es importante que entiendan, procesen y sanen de la pérdida, pues aunque su capacidad congnitiva y emocional no es igual a la de un adulto, también requieren de apoyo, tiempo y espacio para vivir su duelo. La muerte no les impacta igual, pero sí tiene un efecto que no debemos ignorar.

Cómo explicar a tus hijos que perdiste un bebé. Fotografía Pixabay

Entre más pequeño es el niño, más simple y concreta debe ser la información que recibe. La edad, la experiencia y el temperamento determinan qué se les puede decir y de qué forma, no se necesita ser un experto, hay libros que pueden consultarse o buscar el apoyo de un terapeuta expertos.

Se puede proteger al niño no revelando detalles muy precisos, pero lo mejor es siempre hablar con la verdad aunque sea de forma general. Esto es porque con el paso del tiempo el niño podría hacer más preguntas y no es correcto cambiar la historia que ya conocen, esto podría provocar desconfianza en sus padres.

“El bebé enfermó en mi pancita”, “el bebé no podía respirar bien”, “el bebé no pasó el tiempo suficiente en mi cuerpo para crecer grande y fuerte”, son formas en que podemos compartir lo ocurrido. Puedes apoyarte con imágenes del ultrasonido, detalles tangibles con los que pueda ver el cambio, entender que era algo real y comprensible.

Lo mejor es que todo este proceso no solo ayuda a tus hijos a lidiar con esa pérdida, sino a ti y a tu pareja también. Por último, Azmira H. Maker señala que el tema no se tratará una única vez, a medida que pase el tiempo todos en la familia podrían volver a mencionarlo, es parte del proceso de todos.

Tu historia reproductiva es parte de la historia de tus hijos y algo que formará parte de su identidad. Por más difícil y doloroso que sea hablar de la muerte, el que lo hagas de una forma abierta, que aceptes preguntas, ideas, comentarios de su parte, hará que tus hijos vean la situación como algo digerible, algo que pasó y a lo que no hay que temer.

Es bueno que tus hijos vean tu dolor y es necesario que vean también que puedes ser honesta al respecto, que pueden hablar y que pueden sentir y compartir el dolor, que pueden superarle. Es de estas experiencias de donde surgirá su fuerza y su capacidad de sanar en la vida.

Con información de Psychology Today

TE RECOMENDAMOS