Logo Soy Carmin
No es el tamaño de tus problemas, sino el de tu fe en Dios.
Buena Vida

No es el tamaño de tus problemas, sino el de tu fe en Dios

Es capaz de remediar cualquier situación, para él no hay imposibles y lo único que pide a cambio es que creas en él, que confíes en su palabra

Por: Brenda Colón Navar

No es el tamaño de tus problemas, sino el de tu fe en Dios(Unsplash)

No es el tamaño de tus problemas, sino el de tu fe en Dios | Unsplash

Ahora que llega el fin de año, seguramente tendrás tiempo de pensar en las grandes lecciones que esta vuelta al sol trajo a tu vida y sé que no todas han sido buenas. Si algunos de los tragos más amargos de tu vida ocurrieron en el 2019 te tengo noticias: no es el tamaño de tus problemas, sino el de tu fe en Dios.

Quizá eres alguien que cree en el poder de Dios, quizá eres de las que duda o no cree por las veces que siente que le ha fallado, pero Dios no se equivoca. Muchas veces nos aferramos a las cosas que no son buenas, nos negamos a entender razones aunque todas las respuestas hayan estado frente a nosotros todo el tiempo. 

A estas alturas ya no importa por qué pasó, sino entender el para qué y pedirle a Dios que ordene las cosas. El miedo nos congela, nos intimida y nos puede llevar a considerar las peores soluciones, pero no importa lo difícil que todo parezca, Dios siempre tiene una respuesta y una forma de cambiar las cosas. 

Lo digo y lo sostengo porque lo he visto, cuando descansas en Dios, cuando realmente confías en su voluntad y no la tuya es cuando los milagros ocurren y las cosas cambian, puede ser rápido o puede ser de poco a poco. Finalmente lograrás estar del otro lado, incluso en formas y lugares que no esperabas, pues Dios siempre tendrá planes de bien para ti. 

¿Hasta dónde llega tu fe? 

Hablar de la fe en Dios no es simplemente pedirle que se encargue de todo y evadir nuestras responsabilidades o creer ciegamente en él y obsesionarnos al grado de llegar a lo absurdo y lo ilógico, Dios es muy claro.

Uno de sus mandamientos más grandes es amar al prójimo como a ti mismo, ¿lo estás haciendo? Trata a los demás como quisieras que te trataran y si siguen aprovechándose de ti, entonces sabrás que son personas que no merecen un lugar en tu vida.

No es el tamaño de tus problemas, sino el de tu fe en Dios. Unsplash

Creer en Dios implica también confiar en su espíritu y aspirar a lo bueno, por lo que debemos experimentar frutos espirituales como la paz, el gozo, la paciencia, la amabilidad, la bondad, la fe y la mansedumbre o gentileza, cuando te entregas a él todas estas virtudes aparecen en tu corazón y siempre estarás a tiempo de aceptarlas y vivirlas. 

Así que no pierdas la fe, no importa la situación, Dios siempre estará contigo si lo deseas y superarás este problema tal como has superado muchos más y los que vienen. Su gracia, su amor, te llevarán por el mejor camino si dejas que te guíe. 

Temas

Comentarios