Logo Soy Carmin
Crianza respetuosa, qué hacer cuando los hijos son groseros
Buena Vida

Crianza respetuosa, qué hacer cuando los hijos son groseros

Responder una grosería de los hijos con una misma agresión complica más las cosas y se vuelve un problema del que se pueden desprender varios transtornos o traumas, por ello es que es de vital importancia que predomine la crianza respetuosa

Por: Aline Ordaz

Seguramente en más de una ocasión te has preguntado, qué hacer cuando los hijos son groseros, pero tranquila, pues desde la crianza respetuosa no hay motivos para subirse al ring con los niños, básicamente es respetarlos en todo momento.

Y es que es un mal común que cuando no sentimos amenzadas incluso por nuestros hijos, nuestra respuesta también sea agresiva o sintamos como madres que ahora sí "se han ganado" un golpe, un grito o humillaciones frente a otras personas.

Puedes leer: Hijos, cómo desarrollar sus habilidades sociales para evitar uno que otro berrinche

Pero la verdad es que responder una grosería de los hijos con una misma agresión complica más las cosas y se vuelve un problema del que se pueden desprender varios transtornos o traumas, tanto en madres como en hijos, por ello es que es de vital importancia que predomine la crianza respetuosa.

Las groserías de los hijos puede ser como tal una palabra que ha dicho en público, darte un golpe, muecas, escupir, gritar, vaya, hacer todo un berrinche ya sea en casa o en el lugar menos indicado, por lo que para evitar todo esto hay que desarrollar una comunicación efectiva y afectiva.

Aunque es bien cierto que hay ocasiones en las que los hijos realmente se privan por no obtener lo que quieren o por que no quieren ir a algun sitio, también es verdad que hay maneras de convivir sin que se pierda el respeto, una de las opciones es no tomar la grosería como algo personal.

Claro que nos pega en el orgullo que nuestros hijos se pongan a dar pataletas, pero lo mejor que podemos hacer es bajar a su altura, mirarlo a los ojos y pedirle que respire y luego preguntarle qué necesita, "Hijo, entiendo que estés molesto, dime en qué puedo apoyarte para que te sientas mejor".

Te puede interesar: Participante de Miss Universo da positivo al virus en Israel y otra más renuncia 

Es muy importante que los hijos conozcan sus emociones y que no sean catalogadas como buenas o malas, los hijos pueden gritar, llorar y expresarse como quieran pero vamos aprendiendo a identificar cuando podemos o no ponernos como monos saltarines.

Una de las maneras en las que te puedes adelantar a los hechos es preparando a los hijos, compartir las actividades que harán durante el día los hace sentirse parte y van asimilando a las personas que verán y al lugar al que asistirán.

Crianza respetuosa, qué hacer cuando los hijos son groseros. Foto: PEXELS

Es más fácil educar para prevenir que actuar en el momento en la que los hijos se vuelven groseros, pero si ya estamos en el callejón sin salida, bien puedes llenarlo de mimos o decirle que cuando se calmen harán algo divertido.

Cuando los hijos nos hacen pasar un momento bochornoso, lo menos indicado es que se haga todo un drama y lances discursos del bien y del mal, puedes ayudarlo a que se calme y llevarlo a un sitio más privado donde platiques con él y no se sienta expuesto, evidenciado o hasta humillado.

Video: Ex novia de Octavio Ocaña comparte fotos de su bebé y todo mundo cree que es igualito al actor, visita nuestro TikTok para conocer toda la información

También es muy satisfactorio compartir con los hijos esos mismos sentimientos que ves que han aprendido de ti pero sobre todo, la manera en la que tú misma confrontas esas actitudes, por ejemplo "siento un enojo muy grande porque no me sale este dibujo, pero voy a mantener la calma".

"Tengo ganas de sacar toda mi furia, mejor enfocaré toda esa fuerza y me pondré a hacer ejercicio" o "Estoy deseperada porque el mesero ya se tardó con mi comida, qué les parece si hacemos un juego de A ver quién encuentra", son maneras de evitar que los hijos pierdan el control.

Te puede interesar: Yuya y sus colores favoritos de esmaltes para llevar en las uñas, ideales para otoño-invierno

El ejemplo es el mejor método de crianza respetuosa, si tú te quieres y te respetas sin necesidad de alterarse, en seguida los hijos adoptarán todas esas formas de lidiar con las emociones, claro que cuando lleguen a casa pueden hablar sobre lo que ha sucedido.

Hablar sobre las reglas y cómo debemos comportarnos es también muy importante, se trata de poner ciertos límites y también de cumplirlos, permite que tu hijo sea parte de la solución, escuchalo, atiende sus necesidades y todo marchará mejor.

Síguenos en

Temas

  • Crianza respuetuosa
  • Hijos
  • Groseros

Comentarios