Logo Soy Carmin
10 señales de que estás criando a hijos felices
Buena Vida

10 señales de que estás criando a hijos felices

¿Cuáles son los hábitos que comparten las mamás de hijos felices? Te animamos a ponerlos en práctica.

Por: Jazmín Nuñez

10 señales de que estás criando a hijos felices(Unsplash)

10 señales de que estás criando a hijos felices | Unsplash

La felicidad es un requisito indispensable para el desarrollo de un ser humano, pues esta está directamente ligada con el Amor, el sentimiento origen del que todos provenimos. Una de las mayores preocupaciones de los padres de familia es asegurar la felicidad de sus hijos, pero en muchas ocasiones no conocen del todo las maneras en que pueden mejorar este aspecto junto a sus pequeños.

Obviamente, se debe buscar balancear lo que los hace felices con lo que es bueno para ellos. Cuando un niño o niña es feliz durante su infancia, aumentan las probabilidades de convertirse en un adulto también auténticamente feliz. Por lo cual es muy conveniente seguir algunas pautas para asegurar el bienestar emocional de los hijos.

A continuación vamos a mostrarte algunos puntos que te pueden ayudar a lograrlo, especialmente si te sientes un poco perdida en el tema. Llevarlos a cabo es muy fácil, solo necesitas paciencia, porque sabemos que el amor de madre todo lo puede y lo supera. Hazlo por ti, tu familia y tus hijos y procura que toda la familia se vea involucrada en el proceso. 

10 señales de que estás criando a hijos felices

10. Al menos una vez al día, comen en familia

Aunque te parezca uno de los hábitos más cotidianos, comer en familia refuerza lazos y hace más feliz a tus hijos. Se sienten queridos y protegios por sus padres cuando comen, desayunan, o cenan en su compañía.

9. Crean espacios propicios para la tranquilidad

El medio ambiente influye más de lo que crees para la felicidad y el bienestar de tu hijo. El hecho de que se desarrolle en un ambiente de paz donde no haya gritos y peleas constantes, hace que los niños desarrollen un buen estado emocional. Una casa limpia, ordenada y donde proliferen los juegos más que la televisión, es una de las características de los hogares felices.

8. Conocen de autodisciplina

La capacidad de autodisciplina es un indicador de éxito incluso más útil que la inteligencia. La gente disciplinada alcanza más metas que la gente inteligente. ¿Cómo ayudar a tus hijos a tener autodisciplina? Enséñales a tener voluntad frente a las tentaciones. Esta es una herramienta útil para que sean personas disciplinadas.

7. Enseñas a construir relaciones sanas

No solo se trata de decirle "pórtate bien con tus amigos" sino de mostrarle cómo hacerlo, y sobre todo, predicar con el ejemplo. Enseñarle a tener actos de bondad, tener empatía, saber decir lo siento y ser agradecido. Al enseñar a tus hijos a crear sus propias relaciones y respetarlas, contribuyes a que a creen amistades que les ayudarán en su camino a la felicidad.

6. Reconoces sus esfuerzos

Reconocer sus logros hace que tus hijos quieran alcanzar las metas. Pero ojo, debes poner énfasis en el esfuerzo de lo realizado. De esta manera, aprenderá a valorar mientras aprende, se divierte y logra sus objetivos al mismo tiempo. Que desde pequeños, sepan que nada en esta vida es gratuito ni cae del cielo. Todo esfuerzo tiene su recompensa.

5. El optimismo como base

Sin duda, este es uno de los hábitos más importantes, ya que si desde pequeños les enseñas a tus hijos a ver siempre el lado bueno de las cosas, no encontrarán tantos motivos para enfadarse cuando entren en la adolescencia. La autora de El aprendizaje de la felicidad, apunta: "el optimismo está tan cercanamente relacionado a la felicidad que las dos fácilmente pueden ser equiparadas".

4. Quitas distractores

Las mamás felices no se dan por vencidas fácilmente y refuerzan los buenos hábitos para el bienestar propio, de sus hijos, y de su familia. Esto se logra quitando las distracciones para ayudarles a enfocarse en sus metas. Salir a pasear al parque todos en familia al menos una vez a la semana, es un hábito que refuerza el vínculo familiar significativamente.

3. Motivas a tus hijos a jugar

Jugar es esencial para el aprendizaje de sus hijos, y una mamá feliz lo sabe. Permite que tus hijos se diviertan, que jueguen más y que aprendan mediante prueba y error. A través del juego, conocerán cómo es el mundo que les rodea. Así que dales más tiempo para jugar y déjalos ser felices.

2. No le tomas importancia a cosas vanales

Se enseña con el ejemplo, por eso las madres de hijos felices son felices. Muchos estudios demuestran que las madres deprimidas e insatisfechas con sus vidas tienen hijos con problemas de conducta o depresión. ¿Te suena? Así que tómate un tiempo a la semana para hacer cosas que te diviertan y cultiva tu propia felicidad. Si tú eres feliz, tus hijos también lo serán. Si ellos te ven triste, les contagias esa baja energía, creándoles frustración y confusión.

1. Le enseñas a manejar sue emociones y su inteligencia emocional

La inteligencia emocional es una habilidad que se adquiere. Creer que los niños van a comprender sus sentimientos y los de otras personas de forma natural, es un error. Así que lo primero es que tú como madre, sepas reconocer sus emociones y sentimientos para que puedas ayudar a sus hijos a nombrarlos (y posteriormente, dar solución al problmema, en caso de que lo haya).

+ Así como aceptas nuevos tips para mejorar en tu trabajo, tu carrera o incluso tu aspecto físico, intenta poner en práctica estos consejos para que tus hijos y tu familia vivan más felices. :)

Conócenos en YouTube