Logo Soy Carmin
Soy orgullosamente mujer, pero no necesito un hombre para ser feliz.
Buena Vida

Soy orgullosamente mujer, pero no necesito un hombre para ser feliz 

Basta de ataques y hablemos con sinceridad, en mi corazón tengo todo para afrontar la vida y si lo hago acompañada es por elección, no por necesidad

Por: Brenda Colón Navar

Soy orgullosamente mujer, pero no necesito un hombre para ser feliz.(Unsplash)

Soy orgullosamente mujer, pero no necesito un hombre para ser feliz. | Unsplash

Llega un momento donde estás decidida a conquistar el mundo, a comerte la vida, disfrutar de sus placeres y dejar atrás todo lo que te frenaba como el tratar de complacer a todos los que te rodean o simplemente lo que ellos piensan de ti. Soy orgullosamente mujer, pero no necesito de un hombre para ser feliz.

No lo niego, con los hombres he vivido momentos maravillosos y también otros bastante amargos, pero no quiero ser una de esas chicas que los ven como el sol de su universo, olvidando que ellas tienen brillo propio y uno bastante impresionante. 

Sí, disfrutar del amor es maravilloso y sé que hay chicos que son excelentes, pero quiero dejar en claro que no necesito a alguno de ellos para cumplir mis sueños o tener algo que me motive a despertar en las mañanas. Todo lo hago por mi propia voluntad, porque soy autosuficiente y porque mis ideas son únicas.

Muchas veces me han preguntado por mi pareja, que si en algún momento planeo hijos o una boda, que con quién quiero envejecer, pero nadie me pregunta si soy feliz, qué sueños quiero cumplir, cuáles son mis metas, no me felicitan por mi buen trabajo y menos por obtener un nuevo grado académico. Mi valor no lo determina un hombre, sino mi corazón.

Estoy en ese punto donde me he cansado de que me digan todo lo que creen que no puedo hacer y me aferro a demostrar que puedo con todo eso y mucho más, incluso que soy capaz de ir por lo que nunca imaginé, pero a medida que conozco más del mundo, nacen nuevas ideas y pareciera que el tiempo no me alcanza.

Soy orgullosamente mujer, pero no necesito un hombre para ser feliz. Unsplash

Amor por elección y no por necesidad

Hay un gran poder en darnos cuenta de lo que somos capaces y en hacerlo por nuestros propios méritos. No se trata de hacer todo solas, pero sí de saber que podemos hacerlo si es necesario, jamás dejemos que esa idea se nos olvide. 

La felicidad es igual, no llegará nadie a arreglarnos la vida, si están bien pero ¿y si no? Esa no es excusa para seguir encerradas en algún problema o en algo que nos lastima más de lo que aporta a nuestra vida. Nosotras somos nuestras propias heroínas.

Si un hombre llega y desea un lugar en mi corazón, bienvenido sea, pero que quiero que entienda que no estaré a su lado porque siento que me haga falta, sino porque estoy convencida de que deseo estar en ese lugar. No es mi dueño ni yo su dueña, simplemente haremos de nuestra elección un modo de vida y será nuestra labor diaria mantenerle así.

 

TE RECOMENDAMOS