Logo Soy Carmin
Cuando más sola me sentí, Dios me recordó que estaba conmigo.
Buena Vida

Cuando más sola me sentí, Dios me recordó que estaba conmigo

Si alguna vez te has preguntado cómo es que sacamos fuerzas en los momentos más oscuros, la respuesta está en el cielo, ¿le has agradecido hoy? 

Por: Brenda Colón Navar

Cuando más sola me sentí, Dios me recordó que estaba conmigo.(Pexels)

Cuando más sola me sentí, Dios me recordó que estaba conmigo. | Pexels

Si tuviera una lista de los momentos donde he sentido que no puedo más, probablemente sería infinita. No existe la vida perfecta y aunque hay ocasiones donde otros nos lastiman, hay otras donde nosotras mismas nos enemistamos con el mundo. Lo que sé es que hay algo que no cambia: cuando más sola me sentí, Dios me recordó que estaba conmigo.

Dicen que Dios nos da las batallas más fuertes a quien sabe que puede ganarlas, que no importa la situación, él siempre tendrá planes de bien para nosotros y no de calamidad, pero ¿realmente lo creemos? 

Lo pregunto porque aunque Dios siempre está en el mismo lugar, somos nosotras las que nos alejamos y cuando creemos que nos ha abandonado, de una u otra forma demuestra que siempre estuvo ahí

La misma Biblia es clara, “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, entonces ¿por qué nos abrumamos? Claro que se vale llorar, claro que se vale que las cosas nos duelan, pero todo pasa, lo bueno, lo malo y si seguimos aquí es porque nuestro propósito aún no se cumple.

Esos días donde siento que lo he perdido todo, donde no quiero ni verme al espejo, donde creo que merezco lo malo que me ha pasado o que yo misma lo provoqué, recuerdo que Dios me conocía desde antes de nacer, que cada una de nosotras tiene un propósito y que siempre nos da las herramientas para cumplirlo. 

No se trata del karma o de pedirle a Dios que castigue a los que me lastimaron, sino simplemente de creer en él, de confiar, de descansar en su palabra y dejar que él haga lo que tenga que hacer en el tiempo que lo decida, pues su voluntad es buena, perfecta y agradable. 

Cuando más sola me sentí, Dios me recordó que estaba conmigo. Pexels

Dios siempre nos escucha

En la veces que he orado, que he llorado hasta quedarme dormida o que hasta he cuestionado a Dios por lo que me ha pasado, siempre ha encontrado la manera de responder y de mostrarme que escucha, pero no solo eso, me ha dado lo que necesito y no lo que pido.

Somos buenas para reclamar, para quejarnos, pero no siempre aceptamos lo que tenemos que trabajar en nosotras mismas, aquello que hará la diferencia en el presente y en el futuro. Dios es sabio, por eso no nos da lo que pedimos, se enfoca en lo que necesitamos porque es lo que realmente nos hará crecer. 

Cuando más sola me sentí, Dios me recordó que estaba conmigo. Pexels

Si algún día dudas de ti, de lo valiosa que eres, de la gran inteligencia que tienes o de lo mucho que alguien puede amarte, recuerda que él no ha creado a algo que no ame y si estás aquí, esa es una prueba de amor. ¿Le has agradecido? Agradecer es una manera de reconocer tus bendiciones

Las comparaciones nos hacen olvidar lo mucho que Dios nos ha dado, así que agradece en todo tiempo, recuerda lo amada que eres y verás que todo cambiará, después de todo Dios siempre ha estado ahí y lo único que esperaba era que tú pidieras ayuda.


TE RECOMENDAMOS