Logo Soy Carmin
Cómo cambiar tu forma de pensar para mejorar tu economía.
Buena Vida

Cómo cambiar tu forma de pensar para mejorar tu economía 

Te compartimos los mejores consejos para que esta temporada no haga estragos y empieces el 2020 con más prosperidad

Por: Brenda Colón Navar

Cómo cambiar tu forma de pensar para mejorar tu economía.(Pexels)

Cómo cambiar tu forma de pensar para mejorar tu economía. | Pexels

El dinero es problema, siempre salen gastos imprevistos, siempre tenemos algo que se nos antoja comprar y que está fuera de nuestras posibilidades o de plano, siempre estamos buscando cómo estirarlo para que rinda más. ¿Te gustaría tener aunque sea un poco más? Te decimos cómo cambiar tu forma de pensar para mejorar tu economía.

Se dice fácil, pero incluso hablando de salud, el dinero es una de las principales fuentes de estrés para el adulto promedio hoy en día, peor aún si le combinamos con el trabajo. A veces parece que por más que nos esforcemos, todo sube menos el dinero que percibimos y de ahí se desencadenan varios problemas. 

Bien, además de los consejos que has aprendido por ahí de finanzas personales, la psicóloga Alice Boyes, brinda consejos muy interesantes sobre el tema para no solo aumentar tus ingresos, sino aprovecharlos de una forma mejor. 

Fue en una charla con el portal Psychology Today donde Alice Boyce reveló que además de las situaciones que cada una de nosotras vive, la mentalidad juega un rol de gran importancia, por lo que es el primer lugar donde debemos hacer cambios antes de buscar la prosperidad a base de puro esfuerzo.

Cinco puntos claves

Alice Boyes señala que hay cinco factores congnitivos que pueden interponerse en nuestro afán por acumular un poco más de dinero, incluso puede ocurrir con quienes tienen buenos salarios. Estos son puntos claves a considerar: 

1.- No quieres lidiar con tiempos difíciles

Muchas personas dudan de sus capacidades psicológicas para lidiar con los momentos estresantes de tener un negocio o inversiones. Siempre habrá cambios en el mercado, problemas con los clientes, los proovedores, siempre habrá gente que se aprovecha, etcétera. Evadiendo todo eso no llegarás lejos.

Lo curioso es que cuando evades todos estos detalles para no estresarte, el estrés aparece en otras formas, la realidad es que no puede evitarse, solo puedes elegir el tipo de estrés que podrás evitar. 

2.- Consideras que las buenas oportunidades son estafas

Tú misma te autosaboteas. Si bien, hay varias estafas, las grandes oportunidades también pueden verse como engaños desde ciertos puntos de vista o simplemente como grandes riesgos. 

Recuerda que en ocasiones, aparecen ofertas que parecen muy buenas para ser verdad y realmente las oportunidades son limitadas, pocos disfrutan de las recompensas. Debes de aprender a confiar en tu capacidad de discernir. 

Cómo cambiar tu forma de pensar para mejorar tu economía. Pexels

3.- Crees que las oportunidades son limitadas

Algunos viven pensando que las buenas oportunidades ya no existen, así se frenan antes de intentar cualquier tipo de inversión. Esta idea también te puede hacer sentir presionada para aceptar ciertos tratos que realmente no son tan convenientes. 

4.- No te interesan los negocios adicionales, las inversiones o algo que te ofrezca dinero extra

Es difícil acumular tus bienes materiales si simplemente ahorras, necesitas combinarlo con algo más como inversiones porque necesitas multiplicar lo que tienes. Aprovecha tu tiempo libre, tus habilidades para hacer algo más. Sí, podrá resultar cansado al principio pero a la larga verás que ha valido la pena. 

5.- Te conformas con lo que te es familiar

Sí, crees que eventualmente llegará la suerte y mientras tanto sigues haciendo todo igual. El que no arriesga no gana. Claro, seguro ahorita hay deudas presionándote, pero si te dejas guiar por ellas, solo saldrás del apuro pero no construirás nada a futuro. 

Entre más éxito tengas con el dinero, más te animarás a ir más allá y las ganancias serán evidentes, además, descubrirás que eres una excelente inversionista, que tienes habilidades y dones para mejorar tu economía. 

Con información de Psychology Today

 

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS