Logo Soy Carmin
Aunque la vida nos rompa debemos conservar la fe; son tiempos difíciles pero no serán eternos
Buena Vida

Aunque la vida nos rompa debemos conservar la fe

Es momento de sacurdirnos los temores y encarar la vida, porque estamos vivos y llenos de posibilidades. Lo importante es no rendirse

Por: Marisela Salazar

Aunque la vida nos rompa debemos conservar la fe; son tiempos difíciles pero no serán eternos.(FOTO: UNSPLASH)

Aunque la vida nos rompa debemos conservar la fe; son tiempos difíciles pero no serán eternos. | FOTO: UNSPLASH

La contingencia sanitaria ha dejado una estela de dolor e incertidumbre a su paso. Desde hace más de un año, ha arrasado con vidas, empleos y ahorros, ha frustrado sueños y roto corazones, ha postergado abrazos y celebraciones, ha distanciado almas. El virus no ha dado tregua desde que llegó, pero es preciso seguir, porque aunque la vida nos rompa, estamos vivos y llenos de posibilidades.

Las pérdidas humanas son irreparables y dolorosas, la falta de trabajo y sustento provoca tristeza y desasosiego, las ausencias prolongadas y los propósitos frustrados son abrumadores, pero en días vacíos de esperanza, debemos conservar la fe, creer que algo maravilloso vendrá y que la vida surgirá con más fuerza.

Es momento de sacurdirnos los temores, respirar hondo y encarar la vida. Es momento de agradecer cada despertar, porque la enfermedad nos enseña a apreciar más que nunca. Sí, son tiempos difíciles, pero no serán eternos, mientras tanto, sigamos caminando con la fe puesta en un mejor mañana.

En ocasiones nuestro mundo se desmorona y nos duele el alma, necesitamos serenidad para sobrellevar el dolor, y valor para soportarlo. Es tiempo de disfrutar todo lo bueno que nos encuentra, de ir en busca de los destinos a los que antes renunciamos, de recuperar nuestras ganas de soñar y valorar los reencuentros.

Seguir leyendo: El día que me rompí entendí que no tenía que arreglarlo todo

Casi siempre lo que nos preocupa carece de importancia, debemos aprender a soltar porque lo que se va siempre deja espacio para algo nuevo y debemos creer que algo bueno nos aguarda; algún día amainarán los vientos y la claridad llegará a nuestro encuentro, y será entonces, cuando estemos listos para superar los tumbos del destino.

Es momento de emprender la travesía, de encantarnos, conmovernos, de vivir con gracia, de encontrar la paz. Llegó la hora de gozar cada día hasta que se termine. Despertemos sin angustia y recibamos al alba dichosos porque estamos vivos, debemos amar la vida por encima de todo.

Seguir leyendo: Cómo confiar en los tiempos de Dios aunque sea difícil

Seamos compasivos con nuestros semejantes porque solo Dios sabe las batallas que estamos librando, continuemos nuestro andar alegrando corazones, reconfortando vidas, provocando momentos memorables, dejemos huella, porque a la hora de partir, solo habitaremos en los recuerdos.

Quizás la vida es frágil, inestable e impredecible, pero necesitamos continuar nuestro camino con coraje y el corazón dispuesto. Es momento de abrazar la vida con toda su realidad. Debemos resistir, dejar que la dificultad nos enseñe y nos advierta. Porque somos capaces de hacer, de soñar y de sobreponernos de toda adversidad.

A veces nuestra vida en la tierra es un breve suspiro, procuremos llenarla de momentos felices. Intentemos divertirnos más y hacer todo aquello que nos sacuda el alma. Avancemos con los ojos ilusionados frente a lo antes nunca visto porque solo hasta que nuestra vida se extingue, terminan nuestras posibilidades. Lo importante es no rendirse.

Síguenos en

Temas

Foto del periodista Marisela Salazar

Soy licenciada en Ciencias de la Comunicación, egresada de la Universidad de Occidente, unidad Los Mochis, Sinaloa. Reportera y conductora de TV Azteca Sinaloa. Reportera y conductora de streaming de El Debate de Los Mochis. Me he dedicado a contar historias. Relatar grandezas para inspirar. Narrar dolores y pesares para mitigar y ayudar. Creo en el poder de las palabras, en la bondad de la gente y en la magia de las risas, suspiros e instantes. Soy soñadora, curiosa, risueña y apasionada. Avanzo acarreando anhelos y esperanzas. Mientras dure la vida me resisto a ser indiferente. Todos podemos apartar esa piedra del camino.

Ver más

Comentarios