Logo Soy Carmin
Cómo ser una mujer plena y feliz. Foto: pexels
Buena Vida

Cómo ser una mujer plena y feliz: sin importar que seas casada, soltera o divorciada

Cómo ser una mujer plena y feliz. Una reflexión para tomar en cuenta.

Por: Jazmin Lopez

Cómo ser una mujer plena y feliz. Foto: pexels

Cómo ser una mujer plena y feliz. Foto: pexels

Cómo ser una mujer plena y feliz: sin importar que seas casada, soltera o divorciada. Las casadas se quieren divorciar, las solteras se quieren casar y las divorciadas ya no creen en el amor.

Deja atrás los prejuicios y es momento de entender de una vez por todas que la plenitud de una mujer no radica únicamente en su estado sentimental, sino en algo que va mucho más allá.

El amor es la máxima manifestación para purificar el alma. Foto: unsplash

Soy una mujer plena y feliz porque he aprendido a sentirme plena con mi soledad. Puedo pasar la noche en la cama a solas y aún así, dormir profundamente, disfrutando de mi propia compañía.

Soy una mujer plena y feliz porque tengo tiempo para enfocarme en mi persona, para descubrir lo que realmente me importa y todo aquello que me apasiona. 

Soy una mujer plena y feliz porque he cultivado mi independencia. Tengo suficiente dinero para sustentar mis gastos y la autonomía necesaria para cuidar de mi persona. No tengo prisas ni compromisos que cumplir. Me manejo a mi propio ritmo.

Soy una mujer plena y feliz porque puedo permanecer soltera por largos lapsos de tiempo pero mi amor propio, aumenta día con día y así descubro cuál es mi valor: no necesito una media naranja porque ya estoy completa.

Soy una mujer plena y feliz porque puedo ir de compras y comer a solas sin sentirme incómoda por no tener a nadie cerca para compartir la experiencia. Realmente estoy consciente de que para disfrutar la vida, no se necesito más que estar bien conmigo misma.

Soy una mujer plena y feliz porque camino bajo mis propios ideales y jamás bajo la mirada. Soy una apasionada por la vida y la aventura: nada ni nadie será capaz de desviar mi camino.

Soy una mujer plena y feliz porque en lugar de perseguir a un "príncipe azul", persigo mis metas y sueños. Persigo el futuro que sé que merezco.

TE RECOMENDAMOS