Logo Soy Carmin
Quiero volar y no habrá quién me diga que no se puede.
Buena Vida

Quiero volar y no habrá quién me diga que no se puede

Porque en mi camino por disfrutar la vida y conocer el mundo, ya no aceptaré las críticas que me impidan caminar, ni los deseos egoístas que me lastimen hasta cortar mis alas

Por: Brenda Colón Navar

Quiero volar y no habrá quién me diga que no se puede.(Pexels)

Quiero volar y no habrá quién me diga que no se puede. | Pexels

Hoy me cansé de creer que no podía cumplir mis sueños, de pensar que le debía tanto a otros que casi les daba el poder de mi vida y mis decisiones terminarían en el bote de la basura. Quiero volar y no habrá quién me diga que no se puede, no lo acepto y no lo escucharé, mucho menos dejaré que esos límites se aniden en mi corazón.

Por mucho tiempo escuché que las mujeres no podíamos hacer esto o aquello, que me faltaba vivir, aprender, experimentar, pero todas esas ideas se quedaban a medias, eran palabras estancadas porque quien las decía pretendía que aceptara eso como un hecho. ¿Dónde quedaba mi oportunidad de probar hasta dónde podía llegar?

No importa cómo lo queramos ver, con el amor, el trabajo, los estudios, la familia, siempre hay alguien que te jala a creer que mucho de lo que deseas es solo eso, un deseo inalcanzable. Lo siento, pero no volveré a aceptar que me contagien de fracasos ajenos o de miedos vacíos

De verdad, entiendo que la vida no es perfecta, que no siempre lograré lo que quiero porque Dios y el universo son tan buenos que podrían enviar algo mejor, pero quiero descubrirlo, quiero darme la oportunidad y quiero sentir que siempre hice todo lo que pude, todo lo que estuvo en mí para volar alto. 

Y entonces ¿cómo puedo construir mis alas? 

Lo primero que haré es agradecer, sí, por todos esos tropiezos que me enseñaron que siempre puedo levantarme. Entender que soy una mujer fuerte y que jamás estaré ante un problema que no pueda solucionar, no importa el tamaño del monstruo, mi corazón es más grande que él.

Quiero volar y no habrá quién me diga que no se puede. Pexels

Pondré a prueba esa mujer inteligente que vive en mí, lo he hecho antes, ¿por qué no ahora cuando se trata de lo más importante? Hablo de mi felicidad, mi plenitud, mi huella, mi paz, mi estabilidad emocional

Sé que estas ganas de comerme al mundo no viven solo en mí, sino en muchas otras mujeres que aún dudan de su grandeza, es por ello que en esta carta hago una declaración de amor a mí misma, para que ellas también puedan dejar las cadenas y cambiarlas por unas enormes alas

Cada una de nosotras decide cómo, cuándo y hacia donde volar, sé que llegaremos muy alto.

TE RECOMENDAMOS