Logo Soy Carmin
Cómo saber si eres la única interesada en salvar tu relación de pareja.
Buena Vida

Cómo saber si eres la única interesada en salvar tu relación de pareja

Expertos revelan cómo saber si tu relación ha llegado a su fin a pesar de tus esfuerzos, pues no es una batalla que debas librar sola y si tu compañero no se interesa, realmente no hay motivos para luchar 

Por: Brenda Colón Navar

Cómo saber si eres la única interesada en salvar tu relación de pareja.(Pexels)

Cómo saber si eres la única interesada en salvar tu relación de pareja. | Pexels

Muchas veces los problemas de pareja duelen y aunque hay momentos donde creemos que el final ha llegado, luchamos contra viento y marea por el bien de la relación pero ¿es algo que estás haciendo sola? Te decimos cómo saber si eres la única interesada en salvar tu relación de pareja.

Y es que aunque duela aceptarlo, es imposible que una relación de pareja cambie cuando uno solo es quien hace el trabajo, simplemente así no funciona el amor y mucho menos podrá haber soluciones. 

Randi Gunter, psicóloga del sur de California, charló con Psychology Today sobre el tema y realizó bastantes observaciones de gran importancia que te ayudarán a tomar las mejores decisiones para tu vida. 

Randi Gunther tiene más de 40 años de experiencia y lo primero que indicó es que para sanar una relación de pareja, reestablecer el amor y el compromiso, depende mucho de la motivación que tengan para hacer el trabajo necesario. Sí, “tengan”, no “tengas”, tu pareja también debe dar su mayor esfuerzo. 

Si tú tienes esta duda pregúntate lo siguiente:

  • ¿Tu pareja y tú pueden hablar honestamente de la forma en que han ayudado a que la situación empeore?
  • ¿Tu pareja y tú aún pueden escucharse?
  • ¿Tu pareja y tú pueden animarse? 

Si respondiste que sí a estas tres preguntas, los pronósticos son muy buenos. Lamentablemente es común que solo uno de los dos opte por hacer el trabajo necesario, es quien trabaja en solitario, además lleva una carga muy grande de frustración y resentimiento, son personas que han invitado a su pareja a trabajar pero no han tenido resultados.

Es difícil que una pareja muestre la voluntad y el compromiso de arreglar una relación cuando hay problemas, pero es el doble de difícil cuando una persona debe hacer el trabajo de dos, son historias que simplemente nos parten el corazón. 

¿Realmente se puede hacer algo cuando nuestra pareja se niega a ayudar? 

¿Se puede salvar una relación sin que ambos participen? Sí, pero no es lo ideal. Si este es tu caso quizá estas indicaciones te puedan ayudar: 

1.- Es mejor dar el ejemplo que rogar

Muchos tiran la toalla cuando hacen lo posible por cambiar y no ven resultados. Frustrados y derrotados, simplemente dejan de buscar el cambio, por lo que cuando por fin buscan ayuda, admiten que no se sienten como una pareja interesante y valorada

El trabajo de los expertos entonces se centra en recomprometernos con nosotros mismos, en volver a ser esa persona que éramos cuando nuestra pareja nos deseaba y era más optimista en temas del amor. Si tu pareja te comenta que luces diferente y pregunta si estás con alguien más, entonces te has convertido nuevamente en la persona que le conquistó.

Cómo saber si eres la única interesada en salvar tu relación de pareja. Pexels

2.- Huir o tomar una nueva dirección 

Cuando una relación está mal, lo primero que hacemos es pensar en lo que ya no podemos soportar, en lugar de la nueva dirección que podríamos tomar. Lo que pasa es que repetimos frases y acciones pero sin cambio alguno.

Si en lugar de ello piensas en quién eres y en las condiciones que te permitirían ser feliz y plena nuevamente, podrás imaginar un plan paralelo del que sí tengas el control.

3.- Examina lo que ha funcionado y lo que no

Cuando una persona intenta salvar una relación, lo primero que siente es el peso de todo lo que ha intentado y que no ha funcionado, especialmente pierden la perspectiva de lo que sí ha funcionado anterioridad. 

Acudir con un experto brindará seguridad y permitirá que re-examinemos lo ocurrido para iniciar de una forma distinta. Muchas veces el compartir lo que aún amamos de la relación hará que nuestra pareja pueda bajar sus barreras y escucharnos de una forma distinta.

4.- El amor es ciego 

A medida que la persona interesada en sanar la relación analiza todo lo que ha vivido al lado de la pareja, se dan cuenta de señales de alerta que ignoraron y que demostraban que la pareja ya no está interesada en la relación, pero que no tenían ni la fuerza ni la honestidad para admitirlo.

Es difícil aceptar esa idea como la verdad, La pareja tiene miedo de decir la verdad, así tiene otras razones para quedarse en la relación pero no quiere decir que necesariamente siga enamorado.

5.- Las cartas sobre la mesa, reconstrucción de la relación

Es común que esas personas estén dolidas y resentidas, por lo que han olvidado las grandes cosas que pueden aportar a una relación y lo que necesitan a cambio, se han comprometido por largo tiempo que han perdido la noción de lo que ya no pueden soportar.

La mayoría de las relaciones comienzan con una gran diferencia entre lo bueno y lo malo, son muy buenas pero eventualmente hay fallas. Desafortunadamente, precisamente esos puntos malos crecen y es lo que ya no podemos soportar.

6.- Expectativas poco probables 

Muchas de estas personas que trabajan por su relación solas, han admitido que tienen deseos que su pareja nunca cumplió y además, que no lo han aceptado, creen que llegará un día donde todo ocurra como lo han esperado. 

El esperar algo poco probable o imposible es una debilidad humana. Muchas personas se aferran a que las cosas van a cambiar sin importar lo difíciles que sean porque no pueden aceptar la decepción, no podrían vivir con ello.

Cómo saber si eres la única interesada en salvar tu relación de pareja. Pexels

7.- Lo justo

Es más fácil encontrar culpa que corregir nuestras propias experiencias. Es crucial analizar relaciones pasadas y asegurarnos de que no tuvimos los mismos sentimientos y pensamientos con parejas del pasado.

Pregúntate lo siguiente: ¿Crees que tu pareja demanda mucho de tu? ¿Te prometieron más al inicio de la relación y ahora lo has obtenido? ¿Sientes que tu pareja se aprovecha de tu? ¿Otras parejas han pensado que pedías demasiado o que no te entregabas por completo?

8.- Habilidades de negociación

Muchas veces las personas no aprendieron a comunicar sus necesidades de una forma efectiva. Sienten que han intentado todo pero han hecho y dicho cosas que simplemente no funcionado porque no huba una mejor forma de hacerlo. 

Aunque siempre es mejor cuando esas cosas se aprendieron anteriormente, una persona puede hacerlo y con ello transformar su relación. Si el otro responde favorablemente, es probable que él o ella acepte ir a las sesiones de terapia. 

9.- El precio de la relación 

Para los seres humanos el intercambio es común y en una relación de pareja no es la excepción. Los nuevos amantes dan y dan y rara vez piden algo que no sea ofrecido. En realidad cada relación realiza ofertas y presenta costos, 

Cuando ambas partes realmente se entienden y se comprometen, establecen un contrato, no hay expectativas que no se hayan presentado, por lo que no son válidas las quejas. La gente cambia, piden el pago de favores que se hicieron al principio de la relación y presentan deseos que van contra el compromiso inicial.

¿Estás dispuesta a pagar el precio de tu relación actual? ¿Hay algo de valor en ella así como esta? 

Siempre es mejor cuando ambos acuden a terapia para mejorar su relación de pareja, pero no siempre es inútil que vayamos solas. El riesgo es que podemos crecer con lo que aprendemos que superamos la relación y decidimos que no vale la pena hacer el esfuerzo si lo haremos solas. 

Hay muchas formas tristes en que las relaciones pueden terminar, pero una de las peores definitivamente es cuando nuestra pareja se negó a luchar por la relación y se da cuenta de lo equivocado que estaba, entonces, es demasiado tarde para trabajar juntos.

Con información de Psychology Today

 

TE RECOMENDAMOS