Logo Soy Carmin
Mujer Fuerte: Cómo dar amor a los demás sin que se aprovechen de ti.
Buena Vida

Mujer Fuerte: Cómo dar amor a los demás sin que se aprovechen de ti

Te compartimos sugerencias para imponer límites, de tu amor por los demás y tus ganas de ayudar no se conviertan en un arma de doble filo que afecte tu vida 

Por: Brenda Colón Navar

Mujer Fuerte: Cómo dar amor a los demás sin que se aprovechen de ti.(Unsplash)

Mujer Fuerte: Cómo dar amor a los demás sin que se aprovechen de ti. | Unsplash

Dicen por ahí que favor con favor se paga, pero la realidad es que en esa frase hay muchos caminos que pueden hacer de ti una víctima de las circunstancias y tus propias elecciones, en lugar de la mujer fuerte que eres. Te decimos cómo dar amor a los demás sin que se aprovechen de ti.

Aunque pudiéramos pensar que las mujeres amorosas, amables, dedicadas a los demás siempre tienen un buen lugar en nuestro entorno, también son las que sufren la mayor cantidad de abusos por cruzarse con personas egoístas, narcisistas y más, personas que son negativas en su vida y que les llevan a círculos viciosos de los que es difícil salir. 

¿Cómo respetar la delgada línea entre la amabilidad a los demás y el amor propio? Los consejos que te compartiremos te serán de gran utilidad y te ayudarán  a despejar tus dudas. Si bien, no se trata de exigirle a los demás que sean como tú, tampoco se trata de convertirte en su marioneta por ser “buena gente”. 

El amor siempre será sano cuando tenemos límites claros 

La clave para poder amar a los demás y serles de ayuda es tener claro nuestro amor propio, la fuerza que nos hace aceptarnos, amarnos y no depender de los demás para ser felices, porque al final del día, se trata de estar bien, no de sufrir por quienes lo no lo merecen, es como si lo hiciéramos por gusto. 

Si quieres ser una mujer fuerte que sepa dar amor a los demás sin que se aprovechen de ti, lo que debes hacer es: 

1.- Considera qué tan presente está esa persona en tu vida

¿En quién estás invirtiendo tus esfuerzos? Es alguien con quien puedes contar en todo tipo de momentos o que solo se queda en lo bueno y desaparece cuando el panorama se nubla? Debes rodeaderte de personas que te dejen buenas lecciones, que te escuchen, te respeten, te valoren y sepan mostrar que el amor es mutuo.

Esto aplica para familia, pareja y amigos, sin excepción.

2.- Expresa lo de que deseas de los demás 

Está bien que des, que eso te haga sentir bien, pero ¿ellos saben lo que tú necesitas? Mientras no lo digas será difícil que alguien pueda suplirlo, así que si son personas que realmente te quieren, deberán hacerlo fácilmente. 

3.- Considera qué obtendrás a cambio 

No se trata de que te pague tal cual el favor o que siempre le recuerdes esa deuda, sino de las consecuencias del acto, de si será una persona que siempre buscará tu ayuda, de su has ganado un nuevo amigo, si has fortalecido la relación que hay entre ustedes dos, esto es muy importante. 

Mujer Fuerte: Cómo dar amor a los demás sin que se aprovechen de ti. Unsplash

4.- Analiza el efecto que tendrán tus acciones ¿realmente le serán de beneficio? 

Muchas veces nos aferramos a lo que deseamos pero no necesariamente es lo que necesitamos. ¿De qué servirá dar lo que el otro te pide en su vida? Si es algo que le ayudará a mantener algún vicio, entonces no tiene caso y te estarás convirtiendo en parte del problema.

5.- No tengas miedo de decir “no”

Muchas veces nos sentimos obligadas a hacer lo que otra persona pide, pero la realidad es que decir que no, no equivale a ser una mala persona. Si lo que te piden afectará tu tiempo, tu relación con otros y te causará problemas, entonces no tiene caso acceder. Quizá el otro se moleste pero después podría entender tus razones si decide pensar en ti y no solo en él. 

Cuando no ponemos límites, sacamos a flote el lado abusivo de nuestros seres queridos, incluso pueden olvidar que no somos una fuente infinita de amor y ayuda, habrá ocasiones donde serás tú quien necesite de ellos, ¿acaso harían lo mismo por ti? 

 

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS