Logo Soy Carmin
Llegará el día que te conviertas en madre de tus padres, devuélveles el amor que te dieron.
Buena Vida

Llegará el día que te conviertas en madre de tus padres, devuélveles el amor que te dieron 

Ahora que inicia el año estás a tiempo de planear mejor las cosas que realmente merecen tu atención y que le darán riqueza a tu vida y tu corazón, eso incluye honrar a quien te dio la vida

Por: Brenda Colón Navar

Llegará el día que te conviertas en madre de tus padres, devuélveles el amor que te dieron.(Pixabay)

Llegará el día que te conviertas en madre de tus padres, devuélveles el amor que te dieron. | Pixabay

Si pensaras en todo lo que has aprendido desde el día que naciste, desde las habilidades hasta las lecciones sentimentales, seguramente los maestros más grandes serían papá y mamá. Hoy en el segundo día del año, quiero recordarte algo importante: Llegará el día en que te conviertas en madre de tus padres, devuélveles el amor que te dieron.

Se dice que un padre y una madre se siente realizados cuando ven que los hijos tienen una vida plena y feliz, cuando ya no es necesario estarles cuidando porque saben que a pesar de todo siempre encontrarán la forma de superar cualquier obstáculo que la vida nos ponga en frente, pero eso no quiere decir que debemos olvidarles. 

Hay casos en que mamá y/o papá lastiman a los hijos de forma profunda y lo que menos queremos es estar con ellos, pero a pesar de todo, jamás estaríamos en el mundo de no ser por ellos. Aquí lo mejor que podemos hacer es perdonar en la medida de lo posible y seguir adelante sin mirar al pasado, ese es el agradecimiento que merecen.

Pero ¿y el grupo de los afortunados? Hablo de aquellos que conservan a mamá o papá, incluso ambos. Quien se queda con nosotros lo hace por amor, es capaz de quitarse el pan de la boca para que no suframos hambre y capaz de mentir para que no vivamos lo que les duele, lo que les preocupa o lo que no tienen idea de cómo resolver. 

Papá y mamá no solo nos enseñan a caminar, a hablar, a valernos por nosotros mismos, nos enseñan a amar y esa es quizá la lección más grande. ¿Lo ves? Nos dan la vida y nos enseñan a amar, y cuando nuestros padres no están quizá alguien más lo hace, se gana nuestro corazón. 

Cuidar de papá y mamá o quien te haya criado no es una obligación, pero sí una de las más grandes satisfacciones que la vida puede darnos, es una forma de decirles lo mucho que les amamos y cuánto valoramos todo lo que hicieron por nosotros aunque sepamos que realmente no hay manera de pagarlo. 

Mamá y papá dejan su vida atrás por nosotros, particularmente en el caso de nuestra madre, hasta su cuerpo, jamás vuelve a ser como antes de un embarazo, vive un dolor sin igual para traernos al mundo y a pesar de ello promete que siempre estará ahí aunque no vuelva a dormir por pensar en lo que haremos o nos puede pasar. 

Llegará el día que te conviertas en madre de tus padres, devuélveles el amor que te dieron. Unsplash

Que tu propósito de este año sea más amor para tus padres

En estos días permanece fresca en nuestra mente la idea de lo que queremos que nos lleve menos tiempo en el año y lo que creemos que debe ser más importante, en esa lista están tus padres. 

Si vives en la misma ciudad que ellos, cambia las llamadas por visitas, desayunen, coman o cenen juntos, celebren todo lo que puedan, convivan y muéstrale a tus hijos si ya los tienes de dónde viene lo que ahora quieres enseñarles. Papá y mamá no siempre serán los grandes héroes que imaginamos de pequeños, pero cuando ese momento llegue estarás tú.

Por cierto, con el paso del tiempo aprenderás que papá y mamá no son perfectos, pero nosotras tampoco lo somos, simplemente nos amamos y es lo que cuenta. No pierdas tiempo en rencores inútiles, perdona y valora lo que eres hoy gracias a ellos. 

No les dejes solos, no los veas como un obstáculo en tu vida porque ellos son los que crearon las bases de tu camino. No esperes a que no estén para extrañarlos y no poder abrazarles, agradecerles y decirles lo mucho que les amas. 

Llegará el día que te conviertas en madre de tus padres, devuélveles el amor que te dieron. Unsplash

Las lágrimas en una tumba son inútiles cuando sientes que pudiste haber hecho más, que perdiste tiempo valioso y que no hay manera de volver en el tiempo. Vive al ahora con ellos, ayúdalos a cumplir los sueños que quedaron pendientes por darte todo o por cuidar de ti. No es el dinero, son las ganas y el amor. 

Tener padres felices dará plenitud a la familia, más sentido a tu vida y a ellos la satisfacción de que todo ha valido la pena, le han dado un gran regalo al mundo: a ti, una persona de gran calidad humana, amorosa, atenta a la verdaderas prioridades del ser humano. 

Cuidar de papá y mamá cuando sean mayores, te abrirá los ojos a más cosas, porque jamás dejarán de enseñarte. El tiempo con ellos es un tesoro, no lo desperdicies, no lo ignores y mucho menos le restes valor, tenerlos en tu vida es una de las más grandes fortunas que puedes tener. 

 

TE RECOMENDAMOS