Logo Soy Carmin
Y me dije a mi misma: Te amo, te respeto y te voy a hacer grande 
Buena Vida

Y me dije a mí misma: Te amo, te respeto y te voy a hacer grande 

¿Qué tal si empiezas hoy? Si te quieres más que ayer, si te prestas atención y si te pones como prioridad sin importar el problema. Ámate, respétate y hazte grande, porque nadie lo hará por ti. 

 

Por: Karen Villaseñor

Y me dije a mi misma: Te amo, te respeto y te voy a hacer grande (Foto Unsplash)

Y me dije a mi misma: Te amo, te respeto y te voy a hacer grande  | Foto Unsplash

Fue justo ese día, cuando cayeron mis lágrimas, el alma me pesó y sentí que se acabó. Que la mujer que era quedó atrás, que las heridas me estaban carcomiendo e intenté levantarme pero ya no tenía fuerzas. Hasta que toqué fondo, hasta que me cansé de verme derrotada. Y entonces, me dije a mí misma: Te amo, te respeto y te voy a hacer grande. 

Me lo repetí tantas veces, hasta que me lo creí, hasta que me vi frente al espejo con el cabello desaliñado, las ojeras apoderándose de mi rostro y la mirada viendo al piso, como si me apenara, como si yo fuera la culpable y como si no tuviera razones para sentirme orgullosa de mí, de todo lo que soy. 

 

Te amo, te respeto y te voy a hacer grande 

Y así, me prometí que me daría la oportunidad de quererme, quererme bonito hasta que no hiciera otra cosa que sonreír,  disfrutar todo lo que está a mi alrededor. De valorar, de ver, oler, gritar, cantar, olfatear, sentir, me di permiso de empezar de nuevo y saborear cada instante, que ayer perdí por estar llorando una y otra vez. 

No, no me prohibí mostrar mis emociones, voy a llorar lo sé, pero no voy a perder el tiempo en sufrir, el duelo se vive pero no es para siempre. El fallecimiento se supera, las rupturas también, las traiciones, las crisis, todo pasa. Aún así no voy a dejarme caer, no voy a agravar la situación porque sé que tarde o temprano todo estará bien. 

Me dije: Te amo, te respeto y te voy a hacer grande. Porque los años, las experiencias, las personas te enseñan que al final no hay nadie, al final solo te queda tomarte fuerte de la mano, decirte que eres grande, que has pasado por peores y que la vida te golpea pero tú puedes. Porque solo te tienes a ti y eso es más que suficiente. 

No lo dudes, no importa las veces que te lo repitas, dilo: Te amo, te respeto y te voy a hacer grande. Ya lo que viene después llega por consecuencia, por el amor que tienes por ti, por la energía que liberas en cada paso y la seguridad. Cuando menos pienses los amigos, familiares y pareja indicada, son los que se quedaran. 

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS